Existen partidos con un claro horizonte nacional y otros que lo pierden por el camino. También puede ir a ciclos. En las naciones sin Estado propio es algo que se repite con mucha frecuencia, sobre todo cuando el partido nacionalista da un apoyo acrítico a otras fuerzas políticas para governar en la institución X. Le pasó a ERC en los ochenta, cuando no planteó un claro horizonte nacional, definiéndose como federalista autodeterminista, y terminó pactando y compitiendo con el autonomismo de CiU. Resultado: se quedaron en 6 diputados en 1988. Crisis y refundación. Algo similar pasó con CHA, con un horizonte nacional más difuso que el de Esquerra, en el momento que pactó (léase con el PSOE en Zaragoza), se acabó cualquier resquicio de país. Mayorías y minorías, me huelo que le va a pasar al BNG, encima estos por segunda vez, ya que en la época de Beiras tuvieron un ciclo ascendente que les llevó a importantes ayuntamientos de la nación gallega, perdieron horizonte y bajón electoral. Ahora piden el voto exigiendo autogobierno y bienestar. Jodo. Y ya el PNV, partido extraño donde los haya, madre de casi todos, partido-nación, pero que también perdió horizonte nacional (esta vez por negligencia suya: Ibarretxe). Quizá lo paguen caro. ¿Llegará el horizonte ejpañol de Patxi López?

Anuncios