Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

Etiqueta

aragonesismo

Posmodernismo e independencia

separatismos-europeos
Blog La república heterodoxa

Dos anécdotas coinciden en mi tiempo personal y ambas se orientan a cuestionar el independentismo. Sin ánimo de teorizar os expongo lo que he leído y lo que pienso al respecto:

1) Releyendo a Michael Billig (Nacionalismo Banal, 2014), aparece la tesis posmodernista de que el nacionalismo ha cambiado de función, ahora destruye las naciones. El posmodernismo no ha eliminado los nacionalismos ni mucho menos. Otra falacia más de la era global. La patria -en palabras de Billig-, el Estado-nación con sus fronteras, su “nosotros” y los “extranjeros” está en auge totalmente. No está en crisis: de hecho, en lo que respecta a armamento no existe ni el Tercer Mundo, ya que su monopolio sigue perteneciendo a los Estados-nación, no a individuos o empresas.

Siempre hubo micro-Estados, a la sombra de superpotencias. Esa es la realidad. No hay ningún indicio en sentido contrario. La construcción de alteridades identitarias dentro de la sociedad posmoderna no cuestiona la nacionalidad: se puede ser afro, asiático o transexual en Estados Unidos pero no niegan su carácter nacional. Si la superpotencia yankee no es negada… ¿adónde va el resto?

2) Y de rebote, a raíz de la fallida concentración aragonesista unitaria que hubo en Zaragoza el pasado sábado, me encontré con este artículo, de una persona vinculada a Cha, la cual venía a afirmar que Aragón no necesita más libertad, necesita otras cosas. Y en ese relato, niega que la independencia sea la solución, ya que en el mundo global todo lo que nos rodea es dependiente. No le falta razón, pero el número de naciones que se han ido incorporando a la ONU desde su fundación va en aumento. La independencia como herramienta, no como fin, ya que para reproducir las relaciones económicas y sociales del capitalismo, no hay viaje que valga. Aragón ya fue independiente hasta 1707 y no vivía en ninguna isla. Este artículo reproduce la cultura del miedo o la conformidad, es decir el discurso de la hegemonía impuesta. Sin más. 

Anuncios

Memoria antirrepresiva: 20 Abiento

Decir mucho con imágenes. Cuatro nada más. La memoria construye identidades y nos muestra el camino. El enemigo ya lo hace y selecciona la suya para mantenernos en la caverna. 1213, en Murèth, Aragón perdió la historia, Occitania, o el sueño transpirenaíco se fue al garete. 1591, se ha escrito mucho, pero la derrota aragonesa provocó un fenómeno de aculturación que seguimos pagando. 2012, Artieda, dignidad y resistencia. El régimen español nos sigue colonizando, y policial o judicialmente, aguantaremos. Mañana, día importante para el aragonesismo. Esperemos que la gente se implique y que los miedos y acomodaciones de algunos permitan construir un espacio nuevo: un Aragón anticolonial. 

Info: Por un Aragón libre.

 

 

Ay, la CHA

chaalreves

En la primera etapa de Aragonando uno de los asuntos recurrentes fue el escribir sobre Cha y sus circunstancias (véase los tags “Crisis CHA” O “CHA”, 53 post dedicados a este partido). Era un momento clave, en mi activismo colectivo, y por eso este sobredimensionamiento de Cha. En 2016 me preocupa menos, pero aún con todo para un blogger que medita y expone sobre pensamiento anticolonial, los últimos acuerdos que ha tomado su Comité Nazional respecto a seguir o no en el gobierno aragonés con el PSOE, son desconcertantes. Aluden a la responsabilidad, a condicionar, a hacer aragonesismo desde las instituciones. En 2003, entró en el ayuntamiento de Zaragoza con un argumentario parecido. Si Podemos e IU se reafirman como oposición, el escenario de un PAR a la izquierda se vuelve absolutamente diáfano para esa vieja Chunta, la de Soro, Briz, Juan Martín… No aprendemos. Y Javier Sada riéndose.

A tope con Labordeta

– Ya sabes que muchos dicen “soy de este país”, “el Estado español”, pero no quieren pronunciar la palabra España [Carbonell].

– Yo soy español. Yo puse Un país en la mochila porque sé que a mucha gente la palabra España le sienta mal, pero a mí cuando me preguntan de dónde soy respondo: soy español. No me avergüenzo porque detrás de mí están Quevedo, Lope de Vega, Cervantes, Picasso, yo que sé. Y yo me siento orgulloso de todos ellos. Y como todos ellos se sentían españoles yo me siento español como ellos [Labordeta].

Vía / “Charla entre José Antonio Labordeta y Joaquín Carbonell”, El Periódico de Aragón, 18.04.10.

Extracto de la entrevista que Carbonell le realizó a Labordeta el día regional (así como les gusta a ellos). Como la ley de Murphy, mitos como el señor Labordeta cada día se desprestigian más a ojos de los aragoneses que no nos sentimos españoles, pero que además admiramos a Kafka, Tolstoi o Rembrandt, sin por ello tener que ser checos, rusos u holandeses. La verdad es que no escribo nada que ya no se sepa o no se intuya de Labordeta. Hace un año comentábamos que el aragonesismo había muerto, gracias a gente como Labordeta, su creador pero también su enterrador, como un juguete roto. Como le pasó a Bernal con Cha. A Labordeta lo admiraré por su labor de activista inconformista, pero como político, dista mucho de la esencia aragonesa, acomodado en esa vaga idea federal española. El tufo apesta.

Elecciones europeas: Aragón pierde carácter nacional

Así es, miren los resultados y comprobarán que hemos pasado de un 9% a un 3% sobre los votos totales. Y digo “hemos”, en primera persona del plural, porque los otros, los colonos van arrasando, con su banalidad, su bipartidismo y su manipulación. En época de crisis el partido en el Gobierno sufre el desgaste: eso explica la victoria (pequeña) del PP sobre el PSOE. La CHA decrece, cuesta abajo y sin frenos, pero tampoco es para tanto (una campaña de perfil bajo, en lo ideológico y en lo simbólico), aderezada con extraños gestos como eliminar a sus compañeros de viaje de las papeletas aragonesas. De Iniziatiba Internazionalista esperaba más en el país, a nivel estatal se salva por el compromiso euskalerriaco (con un 80% de los 175.882 votos), aunque habrá que ser cautos, los olores a pucherazo empiezan a expandirse. Los 941 votos aragoneses me dejan un extraño sabor agridulce, no sé si será lo que comenta Desde Banarus (no se supo llegar, pasotismo, incomprensión de lo que era la candidatura) o quizá esa extraña burbuja de ilusión anticolonial, viendo el proceso de ilegalización, los apoyos… Habrá que analizarlo mejor porque la coyuntura era histórica. Por otro lado, TA y EA hablan del auge del voto nulo y una posible influencia de su apuesta por esta situación, centrando la realidad prefiero entresacar esta frase de Guillen Forcada que define muy bien la encrucijada del aragonesismo: “la idea que debe de prevalecer es el fin del partido y no éste en sí mismo. Este problema y no otro, es el que está matando el aragonesismo. Una idea débil de Aragón, que lucha por adaptarse en un contorno en el que impera una idea fuerte de España”. Tan fuerte como el exito de UPyD, el discurso españolista de la derecha, transformado con el barniz de quien no tiene responsabilidades de gobierno, y que aparece como una tercera vía para el electorado españolista banal, el que sujeta esta cárcel de naciones, dejando migajas a los no-españoles.

SANY0800

Nacionalista o nacionalmente aragonés

Sagrada cuestión la de estar nacionalista aragonés y ser nacionalmente aragonés. La gente suele ser suspicaz con estos temas, unos por quedar bien con entornos más internacionalistas (en el ámbito de la izquierda más alternativa), otros por el miedo patológico “del que dirán nuestros amigos españoles” (léase toda la pléyade aragonesista que jamás marca sus diferencias con el Estado) y otros por desconocimiento conceptual. En todo caso en el terreno de lo simbólico los sentimientos reinan. Dicen que el nacionalismo es un movimiento político que aspira a obtener o ejercer el poder del Estado (cito a John Breuilly), por eso hay partidos que cuando cogen su cacho de Estado ya se quedan contentos con su nacionalismo. El soberanismo subiría un poco más la tensión. Y el independentismo ni te cuento. Lo natural sería ser aragones@s sin más,vivir con naturalidad las cosas pero el problema es cuando los nacionalistas españoles chocan con tu planteamiento de vida (ahí está www.aragoncolonial.es) y te obligan continuamente a justificar tu nacionalidad, tu nacionalismo aragonés en este caso: “así que no te alegras que la Roja gane”, “así que cuando vas a Madrid estás en el extranjero”, “¿porqué sacas esa bandera regional (sic) cuando te haces una foto en Dublin?”. Así son las cosas.

El aragonesismo ha muerto

“Yo creo que en este momento tiene poco sentido un partido nacionalista en Aragón. En las últimas elecciones la CHA sacó 40.000 votos, a lo mejor son 40.000 nacionalistas que hay en todo el territorio. Pocos mimbres para hacer un cesto”.

Vía  /  Las voces más libres del aragonesismo

En un desfase total con muchos precedentes en los últimos años, el ARAGONESISMO muere de viejo o de torpe o de téoricamente poca cosa que llevarse a la boca. En el último fin de semana tanto José Antonio Labordeta como Hipólito Gómez de las Roces han destapado el tarro de las esencias. Del segundo comentaremos poco, sus profundos conocimientos sobre Filología y lenguas románicas me dejan perplejo. Deseo explayarme con El Abuelo, personaje ácrata donde los haya, librepensador que por circunstancias de la vida terminó en Cha. Chunta perdió la mitad de sus apoyos electorales por muchos factores, el jugar a querer representar la periferia del centro, cuando somos la periferia de la perifera, y bueno, el tema del funcionamiento democrático de los partidos políticos (poco colaborativos, jerárquicos, alejados del pueblo). Si tan buena labor realizó Labordeta, ¿porqué no le votó la gente? ¿el pueblo es tonto? ¿o la partida entre nacionalistas del PP y PSOE funcionó mejor?

El ARAGONESISMO ha muerto. Con semejantes liderazgos, así nos va. Hemos sido cómplices de estereotipos, usos, abusos y redenciones que nos llevan a un punto de partida mortal. La negación de nuestro carácter nacional. Sin teoría no hay acción, seguiremos durante muchos años en laberintos, espejos, idolatrando a falsos dioses y como no decirlo, desapareciendo como pueblo. Esperemos que no.

Aragón, país d’españols

En ista crisis cuasi perén d’o nazionalismo aragonés, quiero proposar atro tema que me fa perder o tozuelo istos diyas. A manca d’una comunidá nazional(ista) zereña, con capazidá de bibir e sofrir en iste sosmeso país. No ye una fateza. Como mobimiento a nuestra esistenzia bi ye, presén en a soziedá, con asoziazions, campañas, aizions, etz. Atra cosa ye a comunidá, ixa mena de macro-entorno que mos protexe e mos lechitima.

A crisis se’n fica cuan pasa y pasa chen per o mobimiento, se “crema”, se cansa i t’a casa. Isto no ye como partezipar en una ONG u organización más seutorial. A soziedá colonial azeuta o tuyo treballo, pero o treballo de una presona nacionalista prebará de estar imbisibilizato. Os españols acusan á bascos e catalans de parar comunidaz nazional(istas), e qué! Si busté trata de estricallar-me con a suya cutiana banalidá, qué foi yo?

Per ixo pasan istas estranias cosas en o nazionalismo aragonés: chen que se’n ba ta cutio, setugazions presonals periglosas, manca de esconoximiento coleutibo. Os españols mos afogan sicolochicamén.

8 diyas…

Dos conciertos, dos momentos. El tiempo pasa.

Si hay un fenómeno que ha sabido redimensionar, vertebrar y canalizar muy bien todo el potencial identitario del aragonesismo es la música; una manifestación cultural que aglutina emotividad y referencialidad, haciéndola especialmente adecuada para la socialización de mensajes, discursos y pensamientos.

La semana pasada tuve la oportunidad de presenciar dos espectáculos musicales, ambos separados por escasos dos días y ambos teñidos de aragonesismo, cada uno a su manera. Por un lado estuve en Uesca en el recital de los cantautores aragoneses, los llamados Tres Tenores (Labordeta, Carbonell y Eduardo Paz). Creo que lo pasado, hecho está. Un publico ya mayor, nostálgico de aquellos tiempos, con poco espacio para crecer y luchar. Se les llena la boca con Aragón, con una cartografía rara, asociada al Estado español, a esa libertad soñada, empatía caduca. Me hizo reflexionar mucho sobre las circunstancias.

El sábado 26 estuve en el concierto soñado. 25 años del Ligallo de Fablans, mítica escuela de aragonés. Exaltación del país en estado puro. Dechusban, Prau, Lurte, La Orquestina del Fabirol, Biella Nuei, La Ronda de Boltaña y el Comando Cucaracha. Una mezcla total de Folk, tradición, bailes, cánticos, modernidad. Faltaron algunos. Pero lo esencial estaba allí. Nos hacía falta un baño de masas, ahora que parece volver la temida IDA (léase Izquierda Depresiva Aragonesa).

Dos conciertos que atraen un público aragonesista. Los discursos no tienen nada que ver. Renovarse o morir. Generosa metáfora que me hace recordar a esa oxidada CHA que navega entre el federalismo labordetiano y el soberanismo de Carod (ejem, lo siento). La idea del relevo en el discurso, las personas y las formas. Como apunta Sozialista, sigue habiendo muchísimas contradicciones, como exaltar el himno “nacional republicano” de los españoles (ver “La Ejpaña Guay”). Tenemos que avanzar como nación y superar esos miedos estructurales. Por eso son dos conciertos, dos momentos, dos generaciones, y la más joven quiere crecer ideológica y emotivamente.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑