Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

Categoría

Catalunya

Antiguo Régimen a la mediterránea.

Hay cosas que parecen de novela, algo del pasado, pero hay que frotarse los ojos muy fuerte y pensar que estamos en pleno siglo XXI. La realidad nos muestra que los restos del Antiguo Régimen siguen ahí. Vivitos y coleando. Mientras el emérito huye, fiel a la tradición borbónica, la clase parasitaria sigue por estos lares con sus rentas y beneficios. Os explico lo que he visto…

Hace un par de semanas estuve pasando unos días de descanso en el extremo occidental del municipio de Tarragona. Se llama La Móra-Tamarit. Una zona costera, algo abrupta, que deviene en un puzzle de usos del suelo bastante caótico. En un espacio relativamente pequeño conviven chalets, hoteles, campings, explotaciones agrarias, y espacios naturales protegidos -los aiguamolls del Gaiá-. De hecho, llevan una lucha vecinal para que este lugar sea reconocido como Entidad Municipal Descentralizada.

Resulta que este territorio perteneció al Marquesado de Tamarit, otorgado por Carlos II a un tal Francisco de Montserrat y Vives, en atención a sus servicios en el sitio de Tarragona (jejeje). El caso es que el título se rehabilita en 1903, obra y gracia de Alfonso XIII, para dárselo a José de Suelves y de Montagut, terrateniente de la zona, jefe de Comunión Tradicionalista en Tarragona y diputado en el Congreso de la época de la Restauración durante varias legislaturas. El cacique de toda la vida.

Esto es para situarse. Y sospechar por dónde viene el caos de esta zona. Y aún hay más, María, la hermana del actual titular de este título nobiliar, se casó con Francisco Franco y Martínez-Bordiú -nieto del mayor genocida del siglo XX español-. ¡Booommmm! ¡No se podía saber! Dejé de buscar, al fin y al cabo, sólo quería informarme un poco de lo que veían mis ojos de turista. En esta zona también se encuentra el Castillo de Tamarit, una fortificación de tiempos de la conquista cristiana, que pasó a manos del arzobispado de Tarragona en el siglo XIV, el cual lo vendería a Charles Deering -millonario y yankee- en el siglo XX. Actualmente pertenece a una sociedad inmobiliaria.

Me vienen a la memoria ejemplos aproximados en Aragón: la finca de la Baronía de Escriche (en Corbalán, Comunidad de Teruel), el complejo de salinas en Arcos (Gúdar-Javalambre), o los yacimientos de la Cueva de Chabes (Bastarás, Plana de Uesca). Con un denominador común: desidia y abuso de poder.

Como siempre, tomemos conciencia de lo que nos rodea, ya que el tranquilo chiringuito de playa, puede estar sobre un suelo lleno de historia, chanchullos y dinero para los de siempre.

Anna Gabriel y el exilio

El desconocimiento produce monstruos. Por eso debemos tener presente el pasado para comprender en su justa dimensión lo que sucede actualmente. El hecho de exiliarse va asociado a una cuestión política, una perseción de un régimen que restringe derechos y libertades. Isabel II tuvo que huir. Oh, my god! Y Lenin expone sus famosas Tesis de Abril tras volver del exilio en Finlandia. Puigdemont deambula en el Estado belga. Ahora le toca a Anna Gabriel, así es la historia, y así seguirá siendo. Lo demás, marear la perdiz con pequeñeces. Para que unos cuantos sigan soñando con su capacidad de decidir, otras tantas deben permanecer libres, en otros lares, para moverse sin prisas, para construir república. La restauración borbónica sólo quiere sangre, represión y jaulas. Y así llevamos varios siglas.

anna gabriel

Punto de no retorno

photo6019580782458284862

El tema catalán está en un punto de no retorno. Nada será igual. El Estado ha mostrado todas sus cartas, sobre todo las duras, a la negación de las urnas, le ha seguido la persecución judicial y ahora el inicio del aplastante artículo 155 de la Constitución -una Nueva pero vieja Planta- que reforzará el relato emancipatorio del catalanismo.

El independentismo no tiene mala salida. Electoralmente se puede mantener o incluso aumentar su peso. bien es cierto, que la cocina de los aparatos del Estado puede estar preparando una ilegalización ad hoc para aquellas formaciones que expongan una hoja de ruta en sus programas políticos. Se veía venir. La cárcel como forma de vida. Y si ejecutan ese golpe de estado, el españolismo tratará de colonizar ese micro aparato ideológico de Estado que ha ido gestionando y legitimando Catalunya desde los años ochenta. Violencia simbólica, que diría Bourdieu.

Desde grupos más neutros, bajo el concepto de #hablamos se quiere huir de la leyenda negra, esas «Dos Españas» irreconciliables, buscando el positivismo en movilizaciones que han sido como minireplicas de lo que iba a venir:  las movilizaciones del 11-M, el No a la Guerra y el 15M. Píldoras que demostraron el inmovilismo del grupo «pro-sedición», el que promueve un suicidio bajo las cadenas del Estado, el todo arado y bien atado.

No negaré que esto es la democracia, mal entendido el término, en un Estado fallido -que diría mi querido Fernando-, dentro del marco de representatividad política que nos dejan las élites financieras -con la UE como telón de fondo, otra verja más que saltar-. Una dictablanda, en la que muchas hemos desconectado hace tiempo. La identidad es una decisión personal que se construye colectivamente bajo elementos de variado tipo. Juzguen ustedes, que la cosa se está poniendo muy fea.

Saboya, Aragón y Catalunya

 

photo5913409951110376026

Leyendo Reinos desaparecidos (de Norman Davies), os resumo unos párrafos sobre Saboya:

En 1998 la Liga Saboyana realizó una declaración de independencia que todo el mundo ignoró, publicando un proyecto constitucional para la federación de Saboya. El caso es que esta organización había tenido modestos resultados en las elecciones locales (un 5-6% de los votos). No era una locura. Pero una cosa es construir un movimiento independentista y otra tirarse a la piscina ante la mirada «contraria» de tu población. Ese plebiscito, tratado de farsa tiene relación con esto otro que cuento aquí: en 1860 Francia se anexiona la Saboya mediante un referéndum un tanto amañado. En su momento protestaron, ya que no representaba la voluntad del pueblo. París reaccionó rápido, enviando 10.000 soldados para instaurar la pax romana. Así funcionan los Estados-nación. Te asimilan y ni preguntan.

¿Qué ocurrirá el 1-O? No lo sé. Es muy probable que a medio plazo Catalunya se independice. Mientras tanto, el Aragón disidente trata de controlar la purria españolista, que ha pasado de banal a proactiva. Puyalón y Purna organizaron el sábado pasado una votación simbólica. La democracia ante todo, la de verdad, la popular. Otros, se esconden, o azuzan clichés del pasado, lean a la intelectualidad labordetiana esgrimiendo un historicismo mal entendido. Aragón no desaparece, permanece. Pero los tambores de guerra, necesitan de otras herramientas para esta vieja colonia, asimilada desde 1707, y a cuya población nunca se le preguntó lo que quería ser. Decapitado Lanuza. Nueva Planta y a correr.

Rebelión, represión y fascinación

photo5909148948415752857

Esta semana tocaba escribir del proceso de desconexión catalán y la reacción jurídico-policial por parte del aparato del Estado. Ha sido comenzar el mambo y de repente el choque de trenes se ha convertido en una busca y captura de urnas. Se veía venir que el gobierno del PP tenía su plan de intervención bien preparado desde hace meses. Lo bonito ha sido ver a la gente normal, en las calles, manifestándose, ejerciendo sus derechos y lanzando un mensaje claro: queremos votar, esta rebelión no la para nadie.

El curso de los acontecimientos mueve a todas las piezas del tablero del Estado. La oportunidad de fracturar el régimen del 78 es casi única. Por eso se vetan charlas de apoyo, se arrancan carteles o se trata de perseguir e identificar a toda persona que se salta la línea roja del status quo. Mientras tanto el cuñadismo tragando bilis y ejerciendo de tonto útil para un Estado fascistoide, incapaz y con tintes totalitarios.

Banderas que no se agitan

barcelona-marcha-contra-el-terrorismo-entre-abucheos-al-rey-y-esteladas
Mani del 26 de agosto en Barcelona #NoTincPor

Las banderas que no se agitan son las más poderosas. Están siempre presentes, nacionalizando e identificando a la gente, recordando el marco simbólico-nacional en el que se han de mover. Esto lo explica muy bien Billig en su Nacionalismo banal. A raíz de la mani de la semana pasada en Barcelona, se ha dado un vuelco a esta situación en Catalunya: el rechazo al terrorismo yihadista puede tener muchas banderas, y eso a la caverna «que no agita banderas» parece alertarle en exceso.

Todo esto tiene mucha importancia. Como la guerra sucia que se ha planteado entre cuerpos y fuerzas de seguridad. Si el Estado español pierde la hoja de ruta del orden y la seguridad -tal y como viene amparándose en occidente desde los atentados a las torres gemelas-, le queda muy poco. Y en Catalunya lo saben: por eso hay una obsesión por agitar las banderas. Independentistas contra el yihadismo. El orden y la seguridad se tambalean para el nacionalismo español.

Por eso rabia el PP. Sólo les queda la violencia (ejercida por pura praxis), el impedir. Ni urnas, ni banderas, ni monarquías hipócritas. Hay banderas que no se agitan, ya que están podridas.

 

Entre Batea y Molina

photo_2017-08-01_18-28-30
Detalle del mapa de regiones y comarcas, del Partido Socialista de Aragón (1980)

Entre Batea y Molina de Aragón la distancia en línea recta es de unos 200 kilómetros. Si trazamos otra línea entre El Pont de Suert y Ademuz, son unos 300. En medio, un país extenso, despoblado, viejo reino, que muere por la desestructuración demográfica y la asimilación política.

El caso es que el ayuntamiento de Batea (comarca de la Terra Alta) ha planteado emanciparse de Catalunya y pedir su incorporación a la tierra noble. No entraré en posicionamientos sobre el tema, pero cierto es que el artículo 10 del estatutico aragonés (2007) prescribe esta situación para municipios limítrofes o enclavados en suelo nacional: para ello, debe solicitarlo el consistorio respectivo; que se oiga (opinión supongo) a la Comunidad o provincia a la que pertenezca; realizar una consulta autorizada para los habitantes; y que se apruebe en las Cortes aragonesas, pasando después a las Cortes Generales mediante Ley Orgánica. En resumen, casi imposible.

No sé si este es el post más adecuado para hablar de irredentismo, pero debemos exponer que hay territorios que supuran aragonesidad, la historia y las relaciones socioeconómicas así lo dicen… la ribera navarra, la comarca de Molina, las tierras altas de Soria, algunas comarcas del interior valenciano, el Delta de l’Ebre, Alta Ribagorça, Arán. Esta relación la dejamos abierta. Batea supura algo de aragonesidad, fue repoblada en el siglo XII por el fuero de Zaragoza y es zona de frontera: con todo lo que eso conlleva.

Tantos kilómetros de frontera han periferizado administrativamente a estos territorios. Barcelona, Valencia, Toledo o Zaragoza quedan lejos y sus políticas también. Las dos caras de la misma moneda. Echad un vistazo a esos municipios aragoneses que tienen frontera, la mayoría están olvidados -sobre todo en la Celtiberia- y pocos aparecen como ejes de desarrollo -Fraga o Calatayub-. Lo de Batea es una pataleta contra el olvido. En 2013, 22 pueblos de la comarca de Molina de Aragón protestaron para que su hospital de referencia siguiera estando en Zaragoza o Teruel, y no los trasladaran a Ciudad Real. Es decir, un paciente de Aragoncillo tendría que cruzar esa larga línea recta que une Batea con la ilógica colonial.

Las nomenclaturas (casi) desaparecidas

joan regla

Hace poco leía que la «Corona de Aragón» no ha tenido un buen viaje en el tiempo, su legado ha sido descuartizado por unos y otros, la narrativa españolista la presenta como una región histórica de Ejpaña, mientras que la catalanista ha adecuado determinados elementos para construir su imaginario. Los alumnos del Estado español son aleccionados con la historia de Castilla, apareciendo la Corona de Aragón como un apéndice auxiliar de esa visión teleológica. Un fantasma, alejado de la historia, que se ha recuperado a jirones, con las visiones parciales que han gestionado las cuatro Comunidades Autónomas (sic) herederas de ese pasado.

La plurinacionalidad de la Corona sigue siendo algo extraordinariamente complejo, por eso, resulta más fácil aludir a un «imperio catalán» o a los distintos Estados que configuraron la Corona, que a una articulación político-histórica común. A cualquier iniciado sobre el tema siempre le recomiendo el libro Introducció a la história de la Corona d’Aragó (de Joan Reglá, 1979), ya que sitúa las cosas de forma precisa, con una visión de conjunto claramente organizada. 38 años tiene ese librito.

Perdemos demasiado tiempo en debates casi escolásticos, los nombres y esas cosas: las nomenclaturas. Personalmente, no me molestan en exceso neoconceptos como «Pere II el Gran», «corona catalanoaragonesa», o «rey-conde». La gestión de la memoria tiene estos usos. Incluso algún término como «confederación catalano-aragonesa» me gusta. Lo preocupante viene cuando tratan de soterrar la importancia de determinados elementos para ensalzar otros. Y en esta guisa estamos, con relecturas del pasado aragonés para negar su carácter nacional.

A todo el mundo le gusta saber un poco de historia, y eso significa proyectar visiones sobre el pasado en función de intereses determinados. En un artículo del investigador catalán Marc Pons (@marcpons1966), se exponía el origen histórico de la nación aragonesa, que al ser castellanizada, da la sensación de haber desaparecido, conviertiéndose en una extensión del españolismo. Este ejemplo que os pongo es suave, pero detrás esconde el objetivo de negar una articulación de futuro, llámese como se llame…

¿Es el independentismo asunto de jóvenes?

SANY1011
Festibal «Esfendemos a Tierra» de Artieda, 2009 / Archibo presonal

¿Es el independentismo una cosa de jóvenes? Algo así se preguntan en este artículo de análisis del Diario ABC, escandalizados por los porcentajes de apoyo que tiene en Catalunya la ruptura con el Estado español, relacionando este deseo con la enseñanza en catalán, el adoctrinamiento y varias lindezas del estilo de este panfleto del régimen.

Aunque también aparecen parámetros interesantes como el barrio, la familia, el entorno o la crisis capitalista actual. Todos ellos han ayudado al auge del sentimiento rupturista. Apuntan a que la juventud tiende a defender ideas menos conservadoras. Algo poco novedoso. Algunos autores ya hablan de psicobiología como si no fuera el independentismo un deseo objetivo, sino algo irracional, producto de alguna perturbación mental y colectiva. ¿A qué os suena?

En Aragón, a nuestra escala, se puede afirmar que el independentismo nació a finales de los años setenta, al amparo de una militancia que pululaba por diversas organizaciones, algunos de ellos fundarían CHA en 1986, otros siguieron por otros derroteros. Unos años después y al amparo de esa primera generación, llegaría la camada de Chobenalla, que fue capaz de crear la base inicial para un movimiento independentista aragonés. Y de aquellos años hasta hoy, con sus vicisitudes, cambios y contradicciones. Nosotras, seguimos con un apoyo de un 3-4% según las encuestas al uso. Pero el factor joven se revela como la vía fuerte para crecer de manera cuantitativa. Eso sí, los obstáculos son evidentes. El repliegue actual nos muestra como la españolización banal ha provocado que el enfoque pierda fuerza y algunos busquen esa tarea en estrategias más moderadas.

Con un sistema de educación regionalizante, se hace difícil, concienciar a las masas. Llegar a ellas. Tomar conciencia del independentismo en Aragón sigue siendo una tarea de gigantes, en Zaragoza o Cantavieja. El acceso viene marcado por dos vías: el polo identitario (Aragón como país con derecho a decidir al nivel que sea) y el socioeconómico (país explotado. El trasvase como ejemplo clásico). En medio de esto, pululan todas las tendencias, y si se milita en una organización de clase, el camino puede ser más sencillo.

Esperemos que este asunto no sea sólo de jóvenes… Lo contrario nos llevaría a un eterno bucle de desgaste y eternas refundaciones.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑