Las luchas por la resistencia, la dignidad, y contra la esquilmación siguen ahí. Hace una semana y pico 5.000 personas se solidarizaban contra la ampliación de Cerler. Ahora toca Borobia y esa terrible mina de magnesitas. Parece ser que la coacción y la amenaza están dando duro sobre algunas personas del movimiento anti mina, sufriendo acoso sobre sus bienes y derechos. Quizá esta información está relacionada con la posibilidad que tiene el alcalde de Borobia (del PP y a favor de la mina, profés que sí), de aprobar el proyecto a través de un convenio que sólo necesitaría la mayoría simple de un pleno del ayuntamiento. Un concejo gobernado en minoría (con 3 de 7 concejales apoyando la mina). Así que ya pueden adivinar a quien le interesa que falte algún edil a una sesión plenaria. Blanco y en botella. ¿Sicilia o Celtiberia? Sea como fuere este 22 de febrero se organiza la IV Marcha contra la Mina de Borobia, se hace un llamamiento para que la gente acuda y apoye esta lucha. Muy necesaria.

 

Más cosas en   http://aguamanubles.blogspot.com/

 

Anuncios