Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

De Tordelpalo a Pardos

El pasado fin de semana estuve por la antigua Comunidad del Real Señorío de Molino y su Tierra, hoy comarca del Señorío de Molina-Alto Tajo (administrativamente, Castilla-La Mancha). Pude visitar Tordelpalo, una pedanía al lado de la carretera general que une Monreal del Campo con Guadalajara, a 8 kilómetros de la cabecera comarcal, Molina de Aragón. Nos enseñaron el pueblo, mi compañera daba una charla sobre su bisabuelo, del que está tratando de reconstruir su biografía. El caso es que en Tordelpalo viven tres personas en invierno, ahora en agosto, con las fiestas a tope, sus calles están llenas de vida, pero es un espejismo bien conocido por toda la Celtiberia.

Los tordelpalinos pertenecieron a la sexma del Pedregal, en el Real Señorío de Molina, hasta 1833, cuando se crearon las provincias actuales. Una “sexma” era una agrupación de aldeas y pueblos, de realengo, que gestionaba bienes comunes, una especie de autogobierno. En Castilla, Comunidades de villa y tierra, en Aragón, las Comunidades de Aldeas.

Tordelpalo dista de Pardos, en línea recta, unos 35 kilómetros, muy poco. Por carretera el tema se complica. Ambos forman parte de la periferia castellano-aragonesa, un área desestructurada en relaciones socioeconómicas, equilibrio población-poblamiento, accesibilidad, y por lo tanto, con mínimas perspectivas de futuro. Algunos sectores lo llaman la “España vaciada”. Yo diría, que los gobiernos y regímenes políticos españoles se han encargado, con nombres y apellidos, de saquearla, de provocar su casi desaparición.

photo5992521741169177051
Barranco del río Gallo, cerca de Morenilla. Celtiberia pura

Pardos pertenece a Abanto y se encuentra a orillas del arroyo de Trescastillo, en la sierra de Pardos. Al igual que Tordelpalo, pertenecía a una sesma, la de Ibdes (Comunidad de aldeas de Calatayud).

Conserva su estructura de pueblo tradicional aragonés, aunque expoliado por el paso del tiempo. Pardos tenía 180 habitantes en 1939. En 1970, quedó despoblado. Fue llegar el franquismo y apagarse la luz de sus casas. Y eso que la electricidad no llegó hasta 1957, pero ya era tarde. Ya no vive nadie en Pardos, la gente marchó, estaba lejos de todo (Calatayud, Daroca, Calamocha). Una triste realidad.

Era un pueblo con recursos: pequeños propietarios que se dedicaban al cereal y la vid. Había una vega en Las Cerradillas. El carrascal se dividía en lotes para los vecinos (venta de leña en el Jiloca). Tenían alambique para hacer anís y eran famosos sus jamones curados. Todo esto se acabó.

Aquí ya no hay problemas ni conflictos de ningún tipo. Ni osos, ni luchar por el médico o la escuela, ni ganadería extensiva o intensiva. No hay nada. Ni siquiera el reconocimiento de su existencia, Pardos no tiene  ni el estatus de otros pueblos abandonados. Hay muy poca información, pocos recuerdos.

De Tordelpalo a Pardos. ¿Hay futuro?

Un futuro que es de los valientes. Pero tampoco dejan repoblar, buscar alternativas. Bien lo sabe la gente de Fraguas, en Castilla, que mantiene un litigio con el gobierno castellano-manchego, por reconstruir un pueblo abandonado. Seis años de cárcel les piden a seis de sus repobladores. En Aragón hemos tenido los casos de Sasé o La Selba. Así van las cosas, la propiedad privada por encima de todas las cosas, el postureo fácil, y los pueblos lentamente muriendo.

Anuncios

Francisca, la dignidad de Chanobas

A las luchas, a la historia colectiva, hay que ponerles caras, nombres y apellidos, fotos y frases, compromiso y acción. Cuando escribimos sobre la Dignidad de la Montaña, el fenómeno de la despoblación y la resistencia ante los pantanos, mujeres como Francisca emergen de manera silenciosa y contundente.

Emilio-Garces-Paca-Castillo-Janovas_EDIIMA20190719_0345_19
Fuente: eldiario.es

Francisca Castillo nos dejó el pasado 9 de julio, a los 92 años. Pudo ver cómo el pueblo volvía a la vida. Aunque nadie le pidiera perdón por el salvaje desalojo de los años ochenta. Ella y su marido, Emilio Garcés, fueron expulsados un 20 de enero 1984 por la Guardia Civil, dinamitaron su casa para que no pudieran volver. Llevaban resistiendo bajo amenazas dos décadas. En 2005 se desestimaba el proyecto, la CHE inició el proceso de reversión en 2008. Pero la herida estaba hecha, 400 personas expulsadas en su momento de Chanobas, Lavelilla y Lacort. La Solana desvertebrada.

Iberduero (ahora Iberdrola), el gobierno del PSOE, la CHE, anteriormente el dictador Franco y sus gobernadores. Ahora la burocracia administrativa. Todos cómplices de esta sangría.

Paca, la dignidad de un pueblo que no rebla. y que ahora busca confort en una rehabilitación, dolorosa por lo vivido. Para el Estado, hay víctimas de primera clase, y otras víctimas que se tienen que buscar la vida.

Nosotras, te recordaremos. Y no olvidaremos todo lo que sucedió.

Torno t’o PIR

He defendíu dende fa anyos o potenzial d’a cultura popular pa chenerar identidat aragonesa, y un exemplo prou vistero yera o Festival de Mosica y Cultura Pirenaíca -o PIR-. E ixo que os localismos pesan, y ye una pena per o potenzial que teneba iste evento.

PIR 2019

Feba tiempos que no puyaba ta iste chicot festival, a crisis prevocó un retalle en as programazions, anque ye zierto que antis de ixo, ya se veyeba desidia entre os organizadors. A verdat ye que tampó no me importa…, os tiempos han cambiau y agora disfrutar d’o PIR ye sozializar con chen d’o entorno que fa tiempos que no veyes u descubrir collas mosicals (Mosicaires, de Ribagorça; Alidé Sans, d’Arán…).

Con tot y con ixo, dende Esfendemos as Luengas se fa una critica prou enzertada d’a marguinazión de l’aragonés, en a suya varián chesa, d’os discursos publicos en a entrega d’o premio Truco. Os responsables locals y comarcals son d’o PSOE. O rechimen soziata leva en o poder muitas decadas y as suyas iniziativas en rilazión con a defensa d’as luengas propias son una mena de conzesions pa pillar poder.

Fuyir d’a banalidat, un vergel en tiempos difízils:

https://aragonando.wordpress.com/2008/07/04/la-aragonesofobia-del-pir/

https://aragonando.wordpress.com/2007/07/12/xenofobia-espanola-en-echo/

Drogas y clase trabajadora

Leyendo el fantástico libro La movida que te salvó, de Mariano Pinós (editado por Pregunta, en 2017), he llegado a los capítulos que narran los años noventa, cuando llegan las drogas de diseño al Estado español, y los protagonistas de la novela, hijos de obreros del extrarradio zaragozano, se lanzan a una carrera desenfrenada de trapicheos, música electrónica, evasiones y ambientes distópicos. Lo que estaba de moda. Cambios sutiles, ya que a través de esas rutas del bakalao, llegaría la estética neonazi para quedarse y competir, los cabezas peladas y la música militarizante … Para mucha gente era huir “del trabajo asalariado, el aburrimiento y la nada existencial”, tal y como explica Ghost, el prota del libro. La droga como evasión. No se asociaba a gente chunga, los ochenta quedaban lejos. Era algo limpio y guay. Pero sólo en apariencia.

Y por supuesto, llegaron los terribles accidentes de coches, los vampiros diurnos, la “Coliseum”, la cárcel para algunos. Todo muy referencial. Y las campañas contras las drogas totalmente desenfocadas.

autobús coliseum
Autobús de la Coliseum estampado en la Puerta del Carmen. 1997.

Este panorama es novelado en La movida que te salvó desde dentro de un grupo de raperos, hijos e hijas de trabajadores, generación del Baby Boom, la misma del que escribe este post. Todo entremezclado con los clásicos temas de la juventud: amor, sexo, proyectos, ocio. Un grupo de amigos, abiertamente antifascistas, que quedó roto en ese momento.

Las consecuencias sociales de todo esto ya las podemos conocer e intuir. Ha pasado tiempo pero en Aragón, para la gente que conoció esa época, el recuerdo nos lleva a conocidos cercanos que pasaron por esos ambientes.

Eran los noventa. Aznar y el PP al poder. La Thatcher hacía tiempo que había inoculado la hidra individualista y el falso deseo de las clases medias. Llegaban las ETT, la temporalización del trabajo, todo lo que tenemos hoy en día se coció en esta década, y ello explica los barros actuales. Como Chavs y Owen Jones. La estigmatización de la clase obrera y para muchos, una elección de fatales consecuencias.

Somos mayoría pero no tenemos la hegemonía.

El desastre de las confluencias

Ya ha pasado casi un mes desde el superdomingo electoral, tiempo suficiente para leer, contrastar y tomar en su justa medida los resultados de las urnas. Se van configurando los gobiernos de las diferentes instituciones, de hecho puede pasar de todo, pero muy controladito, aunque todo se resume a tres escenarios: PSOE y Ciudadanos; PSOE y formaciones a su izquierda; o PP y fascistas variados. Hablamos de Aragón. Con el PAR dejándose querer, en una situación que le encanta.

BpSIf7TCYAALA4x

El desastre de las confluencias. Se veía venir, desde hacía muchos meses. La desilusión y los juegos de tronos han despedazado unos apoyos electorales que podían haber sido decisivos en esta legislatura. La institucionalización ha dejado a la izquierda hecha jirones. El ejemplo de Zaragoza con ZeC supone dilapidar un embrión de transformación social, en el que sus responsables no fueron valientes.

Sin poder popular no hay sueño posible. Eso ya lo sabíamos. Ni siquiera a corto plazo, en cuatro años se han desvanecido todos los proyectos, manifiestos e iniciativas del cambio. Toca calle, y reflexión. La derecha tiene clarísimo su programa, y desde hace décadas juega con el viento a favor. La clase trabajadora aragonesa se merece más. Pero esto no se dará gestionando las miserias del sistema.

Conclusiones de las elecciones estatales

Los resultados de las generales del pasado 28 de abril constatan y certifican el final del bipartidismo en el Estado español. Se veía venir con la fragmentación del voto conservador, quedaba por concretar como quedaba esta pugna en escaños. El PSOE resurge de sus cenizas, recuperando voto y escaños (de 85 pasa a 123), mientras que PP y Cs quedan igualados en apoyo electoral (el sorpasso cambia de escena). La irrupción de Vox (10%, 24 escaños) genera estupefacción, pero la ultraderecha sociológica siempre ha estado allí. Unidas Podemos ha perdido un millón y medio de votos (su juego de tronos a todos los niveles y las posturas ambiguas han marcado este bajón).

Para el independentismo, los comicios han reforzado sus posiciones (ERC pasa de 9 a 15 escaños, Bildu de 2 a 4); los partidos periféricos moderados suman 16 diputados (JxCAT, PNV, Compromís 2019, CCa-PNC), más las opciones regionalistas de Cantabria y Navarra. El BNG queda fuera, y asturianas, aragonesas y andaluzas también. La participación ha sido alta, pero tampoco es la leche (dos puntos porcentuales por encima de las generales de 2015).

Ha sido una campaña triste, sin programas claros, muy vacía y posmoderna. Todo el mundo más pendiente de los detalles insustanciales, las encuestas trampa y la influencia de los boots vía redes sociales de todo tipo. Un trago indigesto que había que pasar, a pesar de que el futuro es complejo y muy serio (presos políticos, desatascar el conflicto catalán, la clave de forzar a romper el régimen, avanzar en derechos y condiciones para la clase trabajadora).

photo5908936613822574655.jpg

En Aragón el giro a la derecha es bastante preocupante: PP, Cs y Vox agrupan más de un 50% de los votos emitidos. Las elecciones nacionales/autonómicas serán otra historia, pero aquí hay un claro aviso a navegantes. El barranco centralista toma forma, aunque entiendo que los resultados se matizarán cuando el electorado piense más en “local”. En todo caso se refuerza la tendencia a opciones centralistas, una elección que suele sentarle muy mal a nuestro viejo país.

En clave anticolonial, ya podemos digerir este nuevo escenario. Aragón se queda sin voz propia en Madrid, aunque en clave de alianzas la fórmula de Agora Republicas puede ser una buena herramienta para canalizar propuestas e iniciativas. Eso sí, la opción soberanista pura y dura de Puyalón (y aliadas) no ha pasado de mil votos, una muralla que demuestra la crisis (ya larga) del movimiento soberanista y popular aragonés. Sin excusas, aunque habrá que leer entre líneas y relacionar bien esta votación con lo que viene en unas semanas.

 

Á ixena

Siempre me ha llamado la atención esa voluntad férrea del mundo vasco por preservar y cohesionar su identidad. Hace unas semanas estuve por Bilbo y cayó en mis manos un sencillo folleto de promoción del euskera en el fútbol:

photo5902524369383567387

Pensaba en Aragón, en las iniciativas de promoción y difusión, y se me hacía raro que SD Uesca, Real Zaragoza, Teruel y Ejea, pudieran difundir entre sus aficionados algo parecido, con diseños simples y mensajes directos, para empoderar. Traducción de los himnos, un vocabulario básico, alusiones a la rasmia o no reblar. Pero es un sueño, que en Euskal Herria llevan décadas construyendo. Aquí, no da para más, ni voluntad interna ni ganas de ser valiente (las líneas rojas: ya lo vivimos con Turistas descubriendo la realidad). Folklore sí, normalización no. Cosificar. Y todo esto tendrá su traducción directa en las urnas primaverales. Somos así. Un Ohio, ni Toscana ni soviet. Un país extraño al que le robaron el corazón…

Dedicado a todos los predicadores aragonesistas que niegan que vaya a haber una papeleta ídem en las estatales. Hay vendas gigantescas. Así nos va.   

Aragonesizar en tiempos difíciles

En el centro de educación de adultos donde estuve trabajando, me encontré un libro muy curioso y del que no conocía su existencia. Se titula Soy aragonés, y fue publicado por la mítica Guara Editorial allá por 1979, se trata de una obra colectiva muy del gusto de la época. Está dirigido a niñas y niños, proyectando una idea de aragonesizar a las futuras generaciones, en un momento complejo e ilusionante, el de la preautonomía.

photo5841427811057906268

El texto ya era desgarrador, con esa descripción del Aragón vacío, de emigración y éxodo rural, despoblación, país de nulas inversiones, muy costiano todo, y en la línea del relato aragonesista de la época. Por allí aparecen las centrales nucleares, las bases militares, el caciquismo…

photo5841427811057906266

40 años de ese libro. Hoy parecería imposible plantear un texto con unos contenidos tan directos, hablarían de “adoctrinamiento” y el blablabla convencionalista de siempre. Pero ni la Constitución del 78 ni el Estatuto de Autonomía han logrado revertir el panorama de este libro. Y aquí debajo os dejo unos versos de Emilio Gastón, que aparecen en las últimas páginas… ¡Vivimos en bucle!

photo5841427811057906269

In memoriam. Chesús Bernal falleció el pasado 22 de marzo a los 59 años de edad. A pesar de las diferencias, este artículo pretende ser un homenaje a personas como el, a ese aragonesismo que se empezó a labrar durante los años de este viejo libro, la base sobre la que nos hemos apoyado muchas otras.

¿Rompiendo moldes?

De 264 referencias etiquetadas a personas en este blog, sólo 30 son a mujeres. Un 11% en total.

Este terrible dato me sitúa perfectamente en mi pasado personal y creativo. Pensar lo anticolonial, opinar sobre la actualidad, pero olvidando la perspectiva de género. Como los cambios se inician desde uno mismo, vamos poco a poco lanzando una mirada violeta desde este blog.

feminismo
Fuente: Teletrece

Como previa del Día de la Mujer Trabajadora, en el centro de educación donde trabajaba se organizó un acto bajo el título “Rompiendo moldes”, nos juntaron a cinco personas vinculadas a la comunidad (alumnas de distintas edades, profesorado). Y gracias a la invitación pude expresar en voz alta lo que siento/pienso sobre el tema.

En mi breve intervención de tres minutos, incidí en tres verbos para responder a la pregunta clave ¿cómo rompemos moldes?

  • Ser/estar feminista: deconstruir todos los tics heteropatriarcales, cambiando hacia una nueva masculinidad (cuidados, empatía, asertividad…). Estamos en ello.
  • Educar: en lo profesional toca trabajar por la igualdad, un compromiso que viene del primer verbo pero que adquiere dimensiones gigantescas en mi especialidad (Ciencias Sociales). Vídeos, debates, desmontar tópicos y medias verdades, trabajar la invisibilización de la mujer…, en lo educativo, todo un proyecto de vida.
  • Denunciar: por coherencia, la clave colectiva. El capitalismo heteropatriarcal  basa su dominio en  las identidades exclusivas -machistas, racistas, clasistas, lgtbifóbicas-. Ahí tenemos el bus de Hazte Oir para recordarlo.

 

 

 

 

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑