Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

El maestro de Tordelpalo

Era conocido como Varela, y en su momento fue una referencia para la gente humilde de Tordelpalo, un pequeño pueblo cercano a Molina de Aragón. Se habla mucho de memoria histórica, de reparación, las fosas, la justicia hístórica… Es muy fácil mirar para otro lado. Todos estos conceptos tienen historias de carne y hueso.

tordelpalo
Tordelpalo / Fuente: Blog de Óscar Pardo de la Salud

“Ya estáis removiendo a los muertos”; la gente quiere saber, reconstruir, la vida azarosa de sus familiares. Es algo natural…, desaparecidos, exiliados, expropiados, encarcelados, en cunetas perdidas. Demasiadas preguntas.

Este relato, llega por mi pareja, que lleva muchísimo tiempo buscando una foto de ese maestro, su bisabuelo, ya que su abuelo, falleció sin tener esa foto de su padre, el recuerdo. La II República, tiempo de esperanza, pero también de alimentar a la bestia caciquil, en un medio rural con urgencias de todo tipo. Cría cuervos y te sacarán los ojos. Un trabajo de investigación, lento, constante, con dudas y lágrimas, que va dando sus frutos a base de correos, archivos digitales, contactos, consejos… Me resulta fascinante, pero la pasión que pone Sandra hace que todo vaya encajando; de hecho, como una primavera en ebullición, conoce a Alejandrina, mujer de avanzada edad pero con una memoria brillante, la cual le abre puertas para reconstruir este relato.

Aún queda mucho por saber. Y las resistencias. Cuando se abre la caja de pandora, quizá encontremos cosas que no nos gustan. Así es la historia. Francia, Alemania, campos de concentración, quizás una visita a la URSS, o a México… ¡quién sabe!

En el expediente de Varela constaría como “peligrosísimo para la enseñanza” o de engañar con propaganda marxista a los inocentes niños; grandes mentiras para depurar. Juan López Villarreal era un hombre bueno, el caso es que escribía mucho en la prensa , artículos del tipo “es bochornoso y hasta escandaloso que solamente haya tres profesores (…) Mis queridos amigos, el pasado curso estuvo el profesorado incompleto, hubo asignaturas como Geografía e Historia que no se dió una lección (…)” (“Ecos Molineses”, Abril: portavoz de las izquierdas, 16.11.1935). Una queja a los políticos, por cierto, de gobierno republicano (del Bienio Conservador, eso sí). Pero sobre todo ayudaba a los necesitados, enseñando a leer a personas adultas, colaborando económicamente, plantando con los niños una chopera en Tordelpalo que aún se recuerda…

¡Ay, el maestro! ¿Qué más historias interesantes tienes guardadas? Juan ejerció la docencia por Galiza, Castilla… como en la peli La lengua de las mariposas, su final fue la pesadilla de un mundo cruel, despiadado, hecho jirones por el fascismo más paleto.

Anuncios

La insoportable levedad del ser aragonesista

Como el día de la marmota…

Los sondeos preelectorales pronostican unos resultados al límite para Cha, en el limbo del 3% para entrar en las Cortes aragonesas, y jugando con ese 5% en las locales de los principales consistorios del país.

Ya no estamos en 2007, cuando argumentábamos sobre estas cuestiones, esa crisis del nacionalismo aragonés, que de hecho es estructural, por esa lenta pero progresiva pérdida de voto (apoyo popular).

Las paradojas de la nueva política, con una Cha gobernando en Aragón, abrazándose fuerte al PSOE de Lambán y Sada; una opción legítima pero que les deja al borde del abismo. De la institucionalización ya hemos hablado en otros posts, y de lo políticamente correcto también.

Han renunciado a disputar el relato, cuando el españolismo -de baja o alta intensidad- recoge, transforma y agrede, empequeñeciendo al aragonesismo -al moderado y al más radical-. El PAR ya ha sido “engullido”, toca reflexión, aunque esto llevará un tiempo.

Gente nueva de verdad, y dejar de mirarse el ombligo, echando balones afuera, con la posverdad del Canfranc (por ejemplo).

Hay alternativas, pero para eso hay que comenzar de cero, y eso significa dejar de pastelear con los poderes. Desde otros partidos como Puyalón de Cuchas -a otra escala-, ya se está empezando a debatir y construir bajo otros parámetros, ¿quién cabe en esta propuesta?

¿Qué pasa en Teruel Existe?

En pocos meses publicaré un ensayo sobre Aragón como construcción nacional. Es una obra que la llevo cocinando a fuego lento durante muchos años, quizá demasiados, por eso algunas de las tesis o ideas-fuerza que argumento se han ido oxidando.

Defiendo la importancia de los movimientos sociales en defensa de la tierra a la hora de articular discurso en (y para) la identidad nacional aragonesa. Los dos ejemplos que desarrollé son el movimiento por la Dignidad de la Montaña, y también Teruel Existe.

Teruel Existe nace en 1999, para denunciar el abandono histórico de los territorios pertenecientes a esta administración provincial. Tuvieron bastante tirón mediático y sus movilizaciones eran frescas e ingeniosas. Les salieron imitadores como Soria Ya, Zamora También Existe, La Otra Guadalajara -(sic), Molina de Aragón-, y hace unos meses realizaron una masiva mani en Zaragoza, expresando la agonía del sur aragonés.

En los últimos tiempos el discurso de Teruel Existe y su entorno ha cambiado mucho respecto a lo que expongo más arriba. Aquí tenéis una “perla” de su entorno, que nada tiene que ver con ese relato aragonesista:

photo5996944122964979211

Y otro toque más, con una contestación al presidente de Chunta, enarbolando la igualdad centralista a la francesa, sin lenguas ni diferencias “artificiales”:

photo6003613674599722608

No sé si esto tendrá algo que ver con la evolución identitaria que se percibe en el CIS (aumento progresivo de la gente que se “siente únicamente española” frente al descenso de los que se “sienten más aragoneses que españoles”), el juego de espejos deformados respecto al proceso soberanista en Catalunya o que nos hemos vuelto locos. Tampoco es que Soro se luzca mucho -así va también la Chunta, reblando en el relato-. Desconocer la historia, te condena a repetirla, o simplemente te engullirá (despoblación). Los problemas de Teruel se agudizaron con el dictador Franco, pero venían de atrás (Primo de Rivera, los turnistas de la Restauración, gobiernos liberales del XIX…), ¿ingredientes comunes? España, España y España. Pero sigan mirando para otro lado. Keep calm…

Fabara

fca_balones_meseguer_fachada

La cuna del balón de fútbol moderno está en Fabara. Con sus 20 hexágonos y 12 pentágonos, ese diseño tan característico es aragonés. Un pueblo bajoaragonés, dentro del ámbito lingüístico catalán (Favara), tan propio como lo que se habla en Bielsa o en Torrelapaja. Con sus mil y pocos habitantes, conocido por ese mausoleo romano de Aemilio Lupo -el mejor conservado de Europa, ¡ojo!-, una depuradora ecológica que fue pionera en su día, y que en 2018 vive del porcino y la agroindustria (en un territorio en el que hay once tocinos por persona, tal y como nos cuenta Guayent Corral en “Chinónia”, (Güesque, 1, 2018).

En la década de los ochenta cerraron las cuatro fábricas de balones de fútbol -Meseguer, Legar Millán, Sentís, Baldomero…-, la globalización arruinó un oficio historico -heredado de los musulmanes-, el de curtido de cuero, técnicas de fabricación de piezas y cosido a mano. Fueron los directivos de Adidas los que vieron la oportunidad perfecta, para fabricar balones, en plan “Domestic System”, una impresionante red de trabajo que ayudaba a las economías familiares -desde Fraga a Alcañiz o Gandesa-. Al final se llevaron la producción a Marruecos y luego a Pakistán. Una pena, queda el recuerdo de las instalaciones, algún vídeo por internet y esa sensación de pérdida, de vacío, de ese peculiar tejido microindustrial que podría haber servido para vertebrar…, para generar bienes y servicios, pero que al final, llegó agonizando al Estado autonómico actual.

En este libro se cuenta esta historia tan peculiar:

Bielsa, Lola (1995): Fabara, capital del “pilotón”. Centro de Estudios Comarcales del Bajo Aragón-Caspe.

Turistas descubriendo la realidad

En nuestro entorno anticolonial también hay noticias veraniegas que nos alegran la vista. En este caso saltó hace un par de semanas, Rubén destapaba un hilo en twitter sobre un turista indignado por descubrir que en el Pirineo aragonés existe una lengua propia, que además tiene cierta protección, como para que la comarca del Alto Galligo edite unos posters de patrimonio. Por otro lado, un tal Carlos Silva (de UPyD) con la misma monserga, en este caso en la ciudad de Uesca, al ver unos carteles de “ubierto/zarrau” en comercios, una herramienta muy positiva para socializar el aragonés (iniciativa de la OLA). Este es el nivel, gente muy tolerante, castellanocéntricos, unionistas, que defienden una Ejpaña intolerante en lo cultural, social y político, que persiguen humo vía lacitos amarillos o que juegan a aplastar desde su hegemonía cualquier atisbo que les rompa sus marcos mentales… Miau miau… un cartelico y un póster.  Eso sí, se destroza la convivencia exhumando los restos de un dictador.

ruben turistas

Me hacen feliz estos destapes, llevamos semanas complicadas en fablilandia, alguna cosa hemos escrito sobre el asunto, ya que el juego de tronos entre CFA-EFA-SLA & compañía sigue su curso, con microdisputas por las redes y una sensación de suma cero. Entre los del 87 y su rodillo, los del II Congreso y su matraca, y los neodialectales vía SLA, tenemos pequeños momentos que deberían hacernos pensar las líneas rojas… en este caso, los españolistas que niegan todo, da igual como lo resignifiquemos, y que si tienen oportunidad dejarán esto hecho un erial. Y a este paso, sin unidad, como el caballo de Troya… ¡Ya tú sabes!

Uesca: unas fiestas de tercera

photo5771812786396048919

Sin polemizar con el título de este post, lo he corroborado charrando con gente vinculada al tejido social oscense. No es algo nuevo, en 2009 ya dejamos constancia de esta deriva.

Todo muy improvisado, sin rumbo claro, el cartel a última hora, una programación musical deficiente. Y el papel de las peñas institucionalizadas, repitiendo las mismas prácticas año tras año. Se salvan las de siempre, aunque queda tajo por hacer.

Horarios nórdicos para el recinto de las peñas, toros y vaquillas, nula imaginación para determinados tramos de edad… ¿cuándo se dejará de subvencionar a las peñas? Comenzar de cero, implicar a la gente, huir de la desidia. Queremos fiestas populares y autoorganizadas.

La mani antitaurina, un éxito, eso les pasa por jugar a lo que no pueden ser. Unas trescientas personas. Gracias. Y los taurinos boicoteadores haciendo el ridículo. Y el pliego de última hora para que puedan mostrar su sadismo un año más. El PSOE haciendo lo que mejor sabe: poner freno para sus intereses particulares, los del conservadurismo pseudosocial.

El colofón en esta “ciudad de primera” nos llegó el nueve, con dos casos de agresión sexual, el extraño silencio del contubernio Uesqueta (ayuntamiento, medios, subdelegación), para que la fiesta no parase. Todo a la altura del betún, generando un ambiente de dudas que no ayuda a nadie. El tema se ha destapado, y lógicamente se piden dimisiones.

Como rapea Kase.O “pueblo silenciado, pueblo sentenciado”. Este desastre sólo lo salva la sociedad civil. El fútbol podrá ser de Champions pero las fiestas van para abajo, año tras año…

Charrando sobre lo común

glotofagia

Llevamos unas semanas agitadas de cartas, artículos y respuestas en la sección “Altavoz” del medio de información libre en Aragón (Arainfo). Me centraré en el de Ramón Lozano, que fue publicado el pasado 20 de julio. Razones tengo, pero la fundamental es conocerlo directamente, y soy consciente que quiere y desea un debate sin prejuicios.

El post va en castellano, de cuya norma gráfica no tengo que preocuparme. Hacerlo en aragonés con mi modelo CFA-DGPL-personalizado, no haría más que atraer a moscas que sólo desean una perfecta máquina de fango.  

Coincido en líneas generales con el planteamiento de Ramón, muy interesantes sus apuntes sobre las lenguas pidgin o criollas, y la defensa del aragonés oriental -subordinado históricamente por determinados sectores-. Centro la critica en dos cuestiones, que se repiten como mantra en determinados sectores de los que aman la lengua: prioridades y normativización.

1: “havria a estar ixe, salvar l’aragonés (el que se parla, que encara no l’han muerto de tot), defender-lo, mirar d’evitar la suya extincion (…)”.

Los objetivos del “movimiento en defensa del aragonés” pueden ser infinitos, pero las capacidades y recursos son los que son. Si la prioridad es “salvar el aragonés real”, habrá que apuntar a otro nivel y exigir a filólogos e investigadores, a que hagan su trabajo de campo, sus encuestas, que se organicen -se lleva décadas haciendo- para recuperar el aragonés como lengua. Es una tarea de titanes, en la que como todas sabemos, el principal daño ha ido viniendo desde el amateurismo/voluntarismo de la gente. Un intrusismo que inicialmente tuvo su lógica pero que actualmente con los conocimientos que se tienen sobre el aragonés, se ha vuelto perverso. Los herederos de todo esto, Ramón y su generación, pero también la gente de mi quinta (1978), debemos reconocer ese intenso trabajo que se acerca al medio siglo, desde Conte, Nagore o Andolz, hasta la actualidad. Y a los precursores, a los Saroïhandy, Kuhn, Elcock…

2: “Més enta devant ya veiremos se nos fa falta un estándar pero ye clar que se nunca en femos un, havrá de representar a totas las variedaz e totas havran d’aportar-hie datos”.

El futuro avanza inexorable para una de las lenguas más minorizadas de toda Europa. Si no hay consenso sobre el modelo de aragonés, se hace complicado tenerlo en una norma común. La desprotección política y legislativa del aragonés nos ha llevado a esta situación; ésto, y los egos/personalismos tanto colectivos como de autoridad entre organizaciones que defienden el aragonés. No digo nada nuevo.

La urgencia apremia, y tenemos una base con la que trabajar. La realidad se construye socialmente. De hecho el conocimiento es un producto social más y también un factor de cambio social (no lo digo yo, es una idea central en la sociología: Berger, Luckmann, 1966). Empezar de cero, con lo avanzado hasta ahora, es un error; los procesos de legitimación y reificación en torno al aragonés ya han sido creados. La cuestión es plantear unas líneas de trabajo en la que todas se sientan cómodas, y generar comunidad de manera positiva para la lengua (cursos, escuela, campañas, toponimia, sociabilidad…). Fijar reservas aisladas de indígenas, sólo nos llevará a la musealización del habla viva, y eso es algo que no deseamos nadie, ¿o no, Ramón? Percibo cierta elitización en los debates que nos alejan de la gente normal (neos y patrimoniales, también castellanoparlantes que ven el aragonés como un elemento positivo de identidad), y eso es muy preocupante.

Por cierto,  ¿para cuándo un manual didáctico y accesible sobre buenos y malos usos del denominado aragonés común?

La tormenta perfecta

descarga

Durante varios años del pasado, desde este blog estuvimos reflexionando sobre los oasis, las generaciones perdidas, los cambios de ciclo y los horizontes que se vislumbraban.

Llevamos un tiempo largo, en el que de una forma o de otra, el modelo que se construyó entonces, estaba caduco, oxidado. De manera lenta, progresiva, sumativa, aparecían nuevos factores y componentes relacionales, que anunciaban la necesidad de crear algo nuevo. Hasta aquí todo más o menos correcto, normal. La vida tiene estas cosas.

Pero cuando llega la tormenta perfecta y te destroza literalmente, el paradigma cambia y todo se redimensiona de una forma o de otra. Esta semana hemos visto esos incendios que han asolado el Ática griega, con pueblos arrasados totalmente. Muy duro. Comenzar de cero, y aquí hay varias opciones: reconstruir el pueblo tal y como estaba antes; otra vía, es abandonarlo para siempre; y la tercera opción quedaría en rehacer el pueblo, con otro aspecto, otro callejero, algo diferente pero en el mismo sitio.

Como educador, llevo un tiempo leyendo sobre comunidades de aprendizaje, y se puede sugerir el hecho de aprender desde los relatos construidos, cuando hay un conflicto tipo tormenta perfecta. La importancia de los cuidados, la generosidad, el pensar desde la empatía… El resto de opciones, desgraciadamente, ya sabemos a donde nos llevan.

 

Cuando los ciclistas eran mecánicos

eugene christophe
Fuente / spoonful

La historia de Eugène Christophe en esos tiempos autodidactas es bella como el ciclismo y todos los relatos que genera. 1913. 9 de julio. El ganador del Tour anterior se había tenido que retirar. Etapa de Bayona a Luchon. Eugène se las promete felices, cuando corona el Aubisque es líder virtual. En el Tourmalet tiene un choque y pierde cinco minutos con el belga Thys. El incidente rompe la horquilla de su bicicleta, el abandono es casi seguro, ya que el reglamento de la época prohíbe cambiar de bicicleta. Orgulloso y herido, carga su bici sobre el hombre y desciende a pie el coloso pirenaico hasta llegar a Sainte-Marie-de-Campan. 14 kilómetros.

Entra en una fragua, vigilado por tres comisarios del Tour para que nadie le ayude. Necesita un tubo de 22 pulgadas para su bici rota, así que empieza a trabajar la pieza entre el humo y el hierro rojo siseando en el agua. Acto seguido, debe limar la pieza. Cansado, pide un trozo de pan, aún le quedan cuatro horas para poder terminar la etapa. Evitó el cierra de control pero se quedó sin el Tour aquel año -fue séptimo en la general-. Esa es su historia. Aunque tiene una anécdota más feliz, en 1919 tuvo el honor de ser el primer portador del maillot amarillo.

Un ciclismo que ya no existe. Un homenaje a los esforzados de la ruta.

He recogido y adaptado esta historia del libro Cumbres de leyenda, de Carlos Arribas y Sergi López-Egea (editado por Cultura Ciclista, segunda edición en 2016).

Blog de WordPress.com.

Subir ↑