Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

Anna Gabriel y el exilio

El desconocimiento produce monstruos. Por eso debemos tener presente el pasado para comprender en su justa dimensión lo que sucede actualmente. El hecho de exiliarse va asociado a una cuestión política, una perseción de un régimen que restringe derechos y libertades. Isabel II tuvo que huir. Oh, my god! Y Lenin expone sus famosas Tesis de Abril tras volver del exilio en Finlandia. Puigdemont deambula en el Estado belga. Ahora le toca a Anna Gabriel, así es la historia, y así seguirá siendo. Lo demás, marear la perdiz con pequeñeces. Para que unos cuantos sigan soñando con su capacidad de decidir, otras tantas deben permanecer libres, en otros lares, para moverse sin prisas, para construir república. La restauración borbónica sólo quiere sangre, represión y jaulas. Y así llevamos varios siglas.

anna gabriel

Anuncios

Sardigna: #nacionsinEstado 2

La isla de Cerdeña tiene una extensión de unos 23.000 km2, con una población de un millón y medio de habitantes -la mitad de extensión que Aragón y más densidad humana-. Se trata de un país montañoso, el 80% del territorio son montañas o colinas. Su historia obedece a las continuas ocupaciones por el control del Mediterráneo: vándalos, bizantinos, pisanos, genoveses. Hasta la Corona de Aragón dominó la isla desde finales del siglo XIII hasta 1718. Quizá de ahí le venga su sentido de libertad y autonomía. La creación de Italia como Estado supuso un rápido proceso de italianización, surgiendo movimientos que denunciarían esta colonización. Económicamente, el sector primario sigue teniendo una gran importancia (gracias a la cabra y el criado de oveja); se extrae el 75% del granito del Estado italiano, tiene importantes enclaves petroquímicos y químicos, y por supuesto la hipertrofia del sector servicios, con un importante lugar para el turismo (sol y patrimonio). A pesar de todo esto, la emigración como forma de vida (el paro juvenil alcanza al 56% de sus gentes, uno de los más altos de la Unión Europea). 

bandera cerdeña

El sardo es una de las lenguas latinas más arcaícas. Lo habla el 70% de la población de la isla (sobre un millón de personas), y está conformado por un variado conjunto de dialectos.

El sardismo como movimiento, ha tenido tres formas de construir su identidad, la primera, de carácter reactivo, como respuesta a la modernización extranjera, la cual operó en el XIX y se asemejaría al carlismo aragonés. La segunda, aparece como denuncia a la uniformidad impuesta por el Reino de Piamonte-Cerdeña, con lo que se defienden los intereses sardos. Y la tercera corriente, que operará bajo coordenadas autonomistas, relacionadas con toda la cuestión meridional italiana, reproduciendo los privilegios de la élite económica de la isla.    

El primer referente político de importancia lo tenemos en el Partito Sardo d’Azione, que surge como grupo agrario-populista en el período de entreguerras, de discurso regionalista, llegó a obtener un 28% de los votos en las elecciones legislativas de 1921.

En la posguerra el sardismo quedará anclado, con un lenguaje y esquema político propio del período anterior. Figuras históricas como Lussu optaron por la izquierda claramente, abandonando al agrario y localista PSdA. El autonomismo impregna a otras fuerzas políticas de obediencia central, como la Democracia Cristiana o el Partido Comunista Italiano. Cerdeña pasa a tener en 1948 un estatuto especial, lo cual contenta a las élites dirigentes del país. 

En los sesenta surge el independentismo con fuerza, encabezado por figuras como Michele Columbu o Antonio Simon-Mossa, en una línea táctica que denunciaba la colonización de la isla, la vía sarda al socialismo y la independencia como única solución. Esta izquierda anticolonial hará presión interna en el PSdA. En los setenta, se redefine el sardismo, gracias al trabajo de grupos culturales como Città e Campagna (Ciudad y Campo), o la llegada de una nueva generación de activistas, hijos de emigrantes, que se han socializado bajo valores de la izquierda antisistema. Se crea Su Populu Sardu (El Pueblo Sardo), para actuar en el campo político, combinando el sardismo clásico con las nuevas luchas de inspiración tercermundista. SPS opera de forma similar a Puyalón en Aragón -cada uno en su escala-, tratando de agrupar un bloque social anticolonialista, defendía un estándar para la lengua sarda -ante la complejidad dialectal del país- y electoralmente buscó frentes comunes con sectores indepes del PSdA -sin mucho éxito-.

Los ochenta refuerzan el papel del PSdA, al que acceden cuadros del SPS, llevándolo hacia una línea estratégica en defensa de una república sarda. En paralelo conviven grupos culturalistas, que teorizan desde una óptica mediterránea y libertaria. La defensa del sardo se organiza en torno a la Sotziedade pro sa Limba Sarda. De esta forma el PSdA muta, alejándose del autonomismo institucional y virando hacia posturas más obreras y de identidad, aunque su composición mesocrática no le permite plantear un movimiento popular de cambio (antisistema), lo cual genera frustración entre sus votantes (Roma no hace caso) y situaciones de tensión entre vanguardias jóvenes y viejas.   

En la actualidad el movimiento sardo existe en una variada sopa de letras, con el PSdA, Sardigna Natzione -independentistas y socialdemócratas-, Indipendèntzia Repubrica di Sardigna -de centro-izquierda-, Progres Progetu Repùblica, y unos cuantos más. Una histórica tendencia a las escisiones, que vino aderezada por la existencia de grupos paramilitares de liberación -como el Fronte Nazionale de Liberazione de sa Sardigna; socialista; y el derechista Movimentu Nazionalista Sardu-. Los servicios secretos italianos han buscado la forma de relacionar todo el sardismo con la violencia, y esto ha generado nuevas tensiones, como la desaparición en 2015 de A Manca pro s’Indipendentzia.

Más info en:

Núñez Seixas, Xosé M. (1998): Movimientos nacionalistas en Europa. Siglo XX. Madrid, Síntesis. Wikipedia: Nacionalismo sardo.


Pollos intensivos, Valtorres y soberanía

valtorres

Esta semana vamos a aprovechar el tirón del debate sobre las granjas y el sector porcino para comentar un caso particular. Llevaba semanas pensando en escribir sobre Valtorres, un pequeño municipio en la Comunidat de Calatayub, con 64 personas censadas y un término municipal muy pequeño (3,35 km2).

El anuncio de la instalación de una macrogranja industrial de pollos en la zona ha hecho saltar las alarmas en este tranquilo lugar de la Celtiberia. A escasos 600 metros del pueblo, se construiría una instalación para 72.000 pollos, con todas las afecciones que eso conlleva: fuertes olores, estiércol, riesgos para los cultivos tradicionales (cerezo, melocotón).

Más de 200 alegaciones se han presentado al INAGA, entre particulares y el propio ayuntamiento, todo ello en fase de estudio. Como siempre, la importancia de respetar la soberanía de los que viven en el pueblo afectado, un sitio que ha apostado por otro tipo de vertebración económica (Camino del Cid, turismo rural, arte rural). Aquí no hay que desmantelar nada, simplemente escuchar a la gente que vive en el territorio.

Y ya no entramos en cuestiones de bienestar animal, ética y consumo. Eso lo dejamos para otro artículo.

Emilio Gastón

Un hombre bueno falleció el pasado lunes 22 de enero. Emilio Gastón era algo más que eso. Una característica que ya lo dice todo, pero su dimensión va más allá de la bondad y honestidad. No escribo estas líneas para glosar ni exponer su vida, para eso hay otros medios y fuentes.

Gastón aparece como el único, el verdadero Justicia de Aragón, sin imposturas. La jura de su cargo lo dice todo: en diciembre de 1987, Tarazona, sesión de las Cortes, ante el féretro de Juan de Lanuza. Pocas imágenes tan potentes para el imaginario aragonesista en los últimos cuarenta años.

El Emilio del PSA, germen del autonomismo de izquierdas en Aragón, un movimiento de liberación social y económica, que acompasó un renacimiento cultural en las postrimerías de la dictadura franquista, con ciertos elementos discursivos del colonialismo interno. Le tocó ser diputado en el proceso constituyente de 1977. Barros y lodos. Sembrar y recoger.

Tuve la suerte de conocerlo, hace una década, un grupo de soberanistas decidimos homenajear su trayectoria y dignidad para un 20 d’aviento. Fue un placer escucharle. No se esperaba que gente de generaciones más jóvenes que la suya, fueran capaces de recordar su figura y empoderarla. Esa es la fuerza. La memoria es amarga cuando se olvida.

 

emilio-gaston-517x700
Vía http://www.andalan.es

Teleoperadores

telemarketing

El trabajo de teleoperador es un símbolo de la clase trabajadora del siglo XXI. Un trabajo precario, monopolizado por la temporalidad y que le viene como anillo al dedo al sistema productivo actual.

Podríamos hacer el símil con esas fábricas del XIX: con muchísima gente en salas, en unidades perfectamente separadas. Todos los movimientos están controlados por ordenador. En algunos centros hay que levantar la mano para ir al baño. El trabajador es tratado como un robot, aumentando el nivel de estrés. La hiperreglamentación de los call centers llega a niveles surrealistas.

Owen Jones (Chavs, pp. 180-182) ya se hacía eco de esta comparativa minero-fabril: profunda alienación respecto al trabajo, el cual puede consistir en leer un guión una y otra vez. La rotación anual de las plantillas es gigantesca -te consideran veterano a los pocos meses-. Hay empresas que tienen la política de no colgar el teléfono aunque el cliente esté insultando. Por eso el ver gente llorando es habitual. Todo como una granja de pollos.

En las últimas semanas, nos encontramos con una huelga de 24 horas en Extel, demandando mejoras en todas estas cuestiones. Los paros en Arvato-Qualytel suelen ser frecuentes. En GSS, más de lo mismo. Tres ejemplos en Aragón, para un sector que ocupa a 4.000 trabajadores actualmente. Siempre bajo la amenaza de cierres, despidos y represiones sindicales. El vergel neoliberal. Por eso, sindicatos como SOA suelen hacerse fuertes en estos centros de trabajo. A mayor vulnerabilidad, mayor exigencia de combate.

Así empezamos con el 2018, recordando y exponiendo. Todo crudo, pero real. Compartan y profundicen sobre un trabajo del que desgraciadamente solemos despotricar.

Buenismo aragonés

osca-lleida
Aragón y Catalunya: división comarcal / vía Digiatlas

Quizá podríamos escribir sobre el buen rollo. El caso es que al calor de la devolución forzada de las obras de Sixena, se ha desatado una ola de calor mediático entre aragoneses y catalanes. En lo que me preocupa, atendiendo a este hueco virtual como generador de pensamiento anticolonial, diré que el independentismo aragonés ha pecado históricamente de buenista. Y me voy a explicar.

Como siempre ha habido clases, entre las naciones sin Estado, y los movimientos soberanistas, también se han dado estas degradaciones más o menos supremacistas. En tiempos pasados, con el rollo de Galeuscat. Y nos parecía algo de gente conservadora y derechona. El problema viene cuando desde posturas internacionalistas se busca ningunear al pequeño, como si fuera un menor de edad, inculto, sin derechos, tan españolizado que todo lo hace mal. Eso sí, a respetar los procesos internos, y a tragar con lo que sea.

No somos mayoritarios pero tampoco unos ignorantes. El aragonesismo más soberanista se ha alimentado históricamente de las sinergias y redes que venían desde Euskal Herria o Catalunya. La proximidad con estos países hace que se hayan copiado modelos y modas, algunas de ellas, casi todas, deforman nuestra realidad. Y las panaceas no existen. De forma global hemos pecado de buenistas, con la Franja, nuestra historia compartida, la identidad, el derecho a ser libres. Ha costado que se nos considere nación, antes región o parte de España. Muchas compañeras han sufrido este desprecio: por no saber, o por vernos pequeños, minúsculos. También ayuda nuestra idiosincrasia nacional, llena de memos y unionistas, una casta mezquina y un síndrome de Estocolmo enfermizo. Así estamos. Y no pondré adjetivos ni clasificaré. Estoy cansado de que nos cosifiquen. Ya vale de buenismos. El internacionalismo es otra cosa.

Este blog ha denunciado la catalanofobia en múltiples ocasiones. Así que tampoco me podrán tildar de interesado, como a otros.

PD: no hablaré de “los otros”. Colonizados y orgullosos. Centralistas, arribistas y lerrouxistas, joteros de poca monta, que sólo hacen que desprestigiar lo que somos. Clase trabajadora, un pueblo digno, con su historia, su memoria, sus luchas, ocupados y pisoteados, pero con voluntad de construir un país.

¡Adéu buenismo!

#PerLaLibertat

thumbnail

Se acerca el 20 d’aviento y este año tiene una redimensión especial. Por lo menos para Purna y Puyalón. Luchas sectoriales para definir nuestro sujeto político y social. Todas son igual de válidas para construir un cambio de verdad, revolucionario: LGTB+, solidaridad internacionalista, feminismo, libertad, feminismo, trabajo, cultura, defensa de la tierra. Un Aragón alegre ante una fecha triste, con decapitación incluida.

Y así alejarnos de visiones reducidas de Aragón, en el ostracismo de las mitologías, las eternas derrotas y los particularismos que nos empobrecen. Aún recuerdo al grupo musical A Cadiera Coixa, ofreciendo una narración diferencial en torno al Pirineo. Muchos sectores del viejo aragonesismo siguen con este particular mantra, cuando el país es plural y rico en todas sus regiones (Alto Aragón, Somontanos, Bajo Aragón, Ribera, Celtiberia…). Todas las luchas bajo una misma marea.

Si el objetivo es ampliar las soberanías debemos entender esta exigencia como una herramienta concreta que permita movilizar y visibilizar las luchas territoriales. En octubre, las gentes de La Guarguera protestaron para pedir una mejora de su única carretera (la A-1604), 52 kilómetros de tortura para una redolada con menos de un habitante por kilómetro cuadrado. Eso es soberanía también.

Así que, articulemos todos estos discursos para empoderar este Día Nacional de la Lucha Aragonesa.

Yo sí te creo. Luchemos.

No nací mujer para morir por el hecho de serlo. Preciosa frase en un cartel del instituto donde estoy currando. El 25N y todos los días del año. Son novecientas mujeres asesinadas en los últimos 14 años en el Estado español. Un problema gravísimo, ¿y si fueran ochocientos banqueros? Esa es la cuestión. El nudo del patriarcado que no cesa. Connivencia. Descaro. Y casos como el de “la Manada”. Pura rabia. Mujer, yo sí te creo. Te creo libre, insumisa, despierta, digna y viva. Las cadenas del sistema son pesadas. Un círculo vicioso que condiciona la violencia: el 80% de las familias monoparentales son mujeres. Y el 70% de los contratos temporales son adjudicados a ellas. Todo para ellas pero sin ellas. Despotismo y pleno empleo precarizado. Por eso, se plantea que el próximo 8 de marzo haya una huelga a nivel mundial. Del micromachismo a la vejación, de la explotación a la sumisión. Ellas, libres y combativas, nos guían.

PilaresLibresDeAgresionesMachistas
Foto de @PURNA_ARAGON

El régimen con perspectiva histórica

image012

Tal vez no hayan cambiado demasiado las cosas respecto a las sociedades del conocido como “Antiguo Régimen”. Por aquellos paisajes, se desarrollaban tres estamentos, dos privilegiados (los que luchan y dominan, “bellatores”), los que rezan (“oratores”) y los que trabajan, producen y son el sustento de todo el mundo (“laboratores”). Los privilegiados, que eran el 2% de la población, bien mantenidos por el mayoritario 98%.

Releyendo un artículo de Cándido Marquesán (“Hacia un capitalismo feudal”, El Periódico de Aragón, 07.06.14), parece que la cosa no ha cambiado tanto, por mucha Revolución Francesa y democracia que nos vendan. Ahora tenemos a una élite (financiera, multimillonaria, que vive de sus paraísos fiscales), a un aparato de propaganda que justifica el nuevo régimen (sean economistas o los medios de comunicación de masas), y el resto, el pueblo -sea clase trabajadora, proletarios, clases medias, autónomos-, que mantiene el tinglado para ese 1% de la población. Mientras tanto, los políticos mayordomos jugando a una representatividad falsa. Así estamos, con los viejos lemas que ahora se demonizan. Esto no es una democracia real. Los ricos van ganando, y de goleada.

Recomiendo leer a Antonio Baños, Posteconomía. Hacia un capitalismo feudal.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑