Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

Etiqueta

fútbol

Simplemente Piqué

El señor Piqué hace y dice mucho para ser un hombre de fútbol, un ámbito en el que quedar bien prima por encima de la sinceridad y coherencia. Este jugador, declaradamente catalanista, y a favor de la consulta catalana, ha protagonizado una larga lista de desaires hacia el simbolismo españolista. O al menos eso dicen desde la caverna cuñadista. Ahora salta el tema por una manga recortada en la que aparecía la bandera española. Antes, por una supuesta peineta cuando sonaba el himno. Por sus gestos. Por ir a una mani para reivindicar el poder votar. Siempre hay algo. Todo esto es una muestra de la debilidad simbólica del nacionalismo español, al que solo le queda la coerción: “que no venga”. Jajajaja. El señor Piqué se ha plantado y el Mundial de 2018 será el de su retirada. Le toca por edad. Y por cansancio mental. Está claro que lo mejor es ser un hipócrita y tragar con todo. En Aragón, aún estoy esperando algún episodio de estos: ha llovido mucho desde unas declaraciones que hizo Alberto Zapater. No pasa nada porque Juanjo Camacho luzca la rojigualda con los colores del Uesca. Y aún pasa menos, o ya diez años del último partido de la selección absoluta de fútbol. Piqué y Catalunya están en otra galaxia, arrebatando hegemonía, con razón o sin ella.

www-diariolaventana-com

Anuncios

Españolissimo

Españolissimo. O narcóticos para todos. Nos están mareando progresiva y masivamente con todo el merchandising barato relacionado con los colores del Estado que seguramente tenga que ser intervenido en poco tiempo. Todas estas cosas le vienen bien a la casposa corriente liderada por Esperanza Aguirre, que desea esta cortina de humo para aligerar la pesada losa de las tijeras y la bufonada de la final de la Copa del Cazador. Refugiarse en los logros deportivos siempre es bonito, pero no da de comer. Es cosa de ricos y opulentos. Mientras La Roja supere eliminatorias todo irá perfectamente.

La banalidad identitaria tiene estas cosas. Grecia también sigue viva en la Eurocopa. Aunque le sigan cavando una honda fosa sobre sus antiguos pies. Si los estados depresivos se retroalimentan con calamidades, este escenario simbólico-deportivo puede suponer un drama estatal en toda regla. Si no funciona el gustoso opio, la lucha de clases podría estar llamando a las puertas: con los mineros de avanzadilla.

Oscuros objetos de deseo: el Balón de Oro

Cinco elementos definen el nacionalismo español en la actualidad: 1) LA MONARQUÍA (lean a la prensa en el discurso navideño del Rey); 2) LA CONSTITUCIÓN (en su sentido carcelario y limitante); 3) LA LENGUA (el castellano como arma arrojadiza e imperialista); 4) LA TAUROMAQUIA (tema castizo pero con potencial identitario tal y como se ha visto con la prohibición catalana); y 5) EL DEPORTE (o fútbol).

De este elemento me gusta escribir con relativa frecuencia (Trazos de octubre, La mejor españolización posible) y el españolismo mediático nutre bien hechos como el del pasado mundial de Sudáfrica. Pero la última perla ha venido con la elección de Leo Messi (argentino) como Balón de Oro del 2010, y toda la parafernalia de noticias y opiniones de la prensa deportiva estatal, aludiendo a una conjura antiespañola, como en los buenos tiempos del Caudillo, para justificar que ni Xavi ni Iniesta (los otros dos favoritos al trofeo) hayan sido premiados. Como siempre, quienes mezclan política, identidad y deporte son ellos, es así, saben que socializar españolismo a través de modelos de éxito es una garantía de ciudadanos adoradores del estatus quo y por lo tanto fieles a los valores que sustentan a la españolidad (como los cinco que he nombrado al principio del post).

Trazos de octubre

Menuda semanita hemos tenido. Con guiños por todos los lados. De Alvarito Arbeloa haciendo de pregonero zaragozano, Copa del Mundo en la mano, para recordar a todos los colonos lo felices que son. Y los mass-media cumpliendo su misión perfectamente. Igual que lo hicieron con la manifestación antitaurina, exponiendo cifras a la baja o ninguneando la pluralidad en sus espacios de desinformación. Entre semana, nos encontramos con el fútbol europeo, un Italia-Serbia y un personaje “siniestro”, Ivan Bogdanov, cabecilla mediática de esa conjunción entre deporte y ultranacionalismo. “Es el mejor hijo”, decía su madre. Bochornoso espectáculo. De aquí a la eternidad, llega este fin de semana y ya tenemos la composición definitiva del Consejo Superior de las Lenguas de Aragón. De esto escribiremos la semana que viene.

El Sankt Pauli, un equipo diferente

Vamos a cambiar de tercio tras la triste (y emotiva) semana labordetiana. Quiero dedicar unas líneas a un club de fútbol de los más atípicos en toda Europa: el Sankt Pauli de Hamburgo. Un equipo que tiene por bandera una calavera pirata y que además recoge una serie de peculiaridades que lo convierten en un club muy popular en el Estado alemán. Con un pequeño estadio, situado en un barrio obrero de Hamburgo, sus valores contrastan con el club poderoso de la ciudad (el Hamburg), el de las clases acomodadas. La afición del Sankt Pauli se caracteriza por sus convicciones antifascistas y antirracistas, aspectos que el propio club recoge en sus estatutos. Incluso algunos jugadores de este equipo se han implicado en el movimiento okupa de la ciudad o han participado en brigadas de solidaridad por centroamérica. Todo un ejemplo de cómo hacer las cosas con otro estilo en el apestoso y millonario mundo del deporte rey.

Paradojas deportivas: oscenses en el Zaragoza

10 jugadores procedentes del Alto Aragón (lo que viene siendo provincia de Huesca) han formado parte de la primera plantilla del Real Zaragoza en sus 78 años de historia. Pocos muy pocos, aunque podríamos contar también a los hermanos Lapetra, que en la fuente que he consultado aparecen como “zaragozanos”. Está claro que el fútbol aragonés no ha sido puntero históricamente: la cantera vasca y catalana siempre ha administrado de jugadores a equipos como el Zaragoza. Aunque la proximidad geográfica también hace mucho: de esos 10 futbolistas altoaragoneses, la mitad son de Almudébar. ¿Cantera o cartera? Las provincias impermeabilizando esa identificación entre club y país. Eso sí, habrá que contar cuántos zaragozanos han defendido la elástica oscense. Supongo que serán muchos más, cuestión demográfica. Pero este tema es historia para otro post.

www.heraldo.es

El reverso de la historia

El reverso de la historia es cuando vemos las cosas al revés y la evidencia de que Ejpaña es campeona del mundo del deporte rey está ahí. Ayer, por curiosidad, salí a echar un par de copas, solitario, mentalmente, en un bar, en el que se mezclaban gentes jóvenes con un sentimiento español exaltado, banal pero fuerte: niñas pintadas, garrulos con banderas franquistas-fascistas, veinteañeros con su camiseta roja, inmigrantes con ganas de españolizarse ante un éxito. Recuerdo cánticos en bares, cuando nosotros, provocábamos al personal, con Independenzias y lemas variados. Los duales callaban consternados. Cambian las tornas y hemos de aceptarlo. Hay una nueva generación que se sienten, ante todo y sobre todo, españoles. El modelo autónomico ha sido un “éxito” en cuanto a descentralización pero ha fracasado en el plano simbólico, por lo menos para el pueblo aragonés. Ha nacido el nuevo nacionalismo español, sin complejos, ni ataduras. Como decía hoy una periodista de un canal estatal: “por fin podemos enseñar nuestra bandera sin que nos digan fachas”. Es así. Lo demás, será una impostura. Al tiempo y reflexionemos sobre el nuevo escenario de lucha anticolonial.

El elefante y la mosca

Esta es la fábula del elefante y la mosca, que vivían en idílica y conflictiva relación. El elefante, mamífero por excelencia, pasivo, gigante, se deja “putear” consciente de su fortaleza. La pequeña mosca, activa y constante en su esfuerzo, trata de molestar al elefante, que encima no le deja salir de su territorio, volar en libertad. Ella, tiene que mostrar continuamente sus armas, su identidad, si no fuera así, desaparecería ante la gigantesca masa animal del elefante, el cual, cuando se emborracha o alegra en exceso, tiende a la prepotencia, y hace cosas raras, vanagloriándose de su fuerza, riéndose a carcajadas de la mosca, que ve su libertad cerca pero algo intoxicada. Esta es la fábula de cuando el nacionalismo español, el que no existe, exhibe su banalidad, ante moscas periféricas como la aragonesa.

303 años de la Nueva Planta

Podría copiar y pegar el post del año pasado ya que las sensaciones son tan parecidas que parece que vivimos un eterno día de la marmota. En un día preparado para sufrir otra exaltación nacionalista más, si España ganara a Portugal en los octavos de final del Mundial. Es lo que hay, la blogosfera calla ante esta fecha y las organizaciones sociopolíticas más de lo mismo (ni TA, ni CHA, ni su Fundación 29 de junio, ni BIC ni nada). La crisis en la agenda de unos, las fiestas campestres en otros y la incapacidad en algunos. Viento en popa al absolutismo español. En bandeja de plata.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑