Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

Categoría

internacional

Yvan Colonna

Ivanu falleció tres semanas después de una agresión en la cárcel en la que cumplía condena. Muere el 21 de marzo, a los 61 años. Colonna estuvo implicado en el asesinato del prefecto de Córcega, Claude Érignac, un 6 de febrero de 1998.

La prefectura en Francia es responsabilidad de un funcionario público, que representa al Estado, y tiene amplias competencias sobre la demarcación territorial asignada. En busca y captura, Ivanu provocaría la mayor persecución policial de la historia francesa. Terminó siendo detenido, cinco años después, escondido en una choza tradicional de pastores. Se dedicaba a ser cabrero.

Colonna estaba vinculado al FLNC. El Frente de Liberación Nacional de Córcega planteaba la formación de un Estado independiente en esta isla. Y su método era la lucha armada, con bastante actividad durante la década de los ochenta. Divisiones y disputas internas provocaron su abandono de la vía armada en 2014, aunque parece que se mantienen algunos grupos en estado latente.

Se le condenó a cadena perpetua, el siempre negó su implicación en los hechos. Colonna se convirtió en un icono de la lucha corsa y por ello, las múltiples protestas, en relación con su asesinato. Ahí queda este breve esbozo de una historia peculiar y muy particular.

Kāterina Mataira

Hace unos días escribíamos sobre el pueblo maorí, y ya que estamos en la harina morada del 8M vamos a contar algunas cosas de Te Heikōkō Mataira. Una activista que he descubierto repasando la deliciosa obra ilustrada Mujeres radicales del mundo. Vamos a ello.

Que la lengua maorí se conserve es una tarea colectiva, en la que Kāterina cumplió un papel fundamental. Era madre y profesora, buena conocedora de la importancia de la educación como salvaguarda de la lengua y cultura maoríes. En los años setenta, sólo el 5% de la población maorí hablaba su lengua materna, entonces Kāterina tenía sobre cincuenta años y gracias a su plan para crear una red de profesorado, se pudo llevar a cabo un modelo escolar de inmersión de carácter nacional. Es el denominado movimiento Kura Kaupapa. En censos recientes, el 21% de la población nativa habla su lengua autóctona. Kāterina también escribió libros infantiles y es la única persona que ha creado novelas en maorí.

Luchas silenciosas e importantes, para comunidades que han sufrido tanto como la maorí. Ella es un ejemplo y un icono.

Información extraída de Schatz, Kate; Stahl, Miriam Klein (2018): Mujeres radicales del mundo. Madrid, Capitán Swing, pp. 18-19.

Maorís, Aragón y gente que inspira

Lorient (@desiertodesara) es una de esas personas que me inspira, para bien o para mal. Casi siempre siempre en lo primero. Una obviedad. De lo contrario es probable que no perdiera el tiempo en estas breves líneas. Nos conocemos desde hace ya unos cuantos años, ahora no recuerdo el momento exacto. Si no me falla la memoria allá por 2004, más jóvenes y lozanos, y han pasado muchas cosas desde entonces. Personalmente, un referente, del que aprender, con ideas y lecturas, consejos y asuntos varios. Por eso le dedico este post, para que cunda el ejemplo y aprendáis de sus pasos.

Hace ya un tiempo me pasó un artículo de un tema que está investigando y el cual promete mucho. Este trabajo lo tenéis publicado en el boletín Imaginación o barbarie (de la Red Iberoamerica de Investigación en Imaginarios y Representaciones), en 2020.

Lorient escribe sobre los maorís y sus relaciones con la Corona británica, desde la ocupación de sus tierras hasta la actualidad, con una especial relevancia para el denominado Tratado de Waitangi (1840), en el que los colonos resignificaban jurídicamente todos los bienes comunes y recursos naturales de las tribus maorís. Estas relaciones entre neozelandeses y nativos han ido actualizándose con bastante creatividad, y aquí radica lo interesante de las tesis que expone Lorient: una soberanía compartida sobre recursos y territorio que restituye derechos históricos, más allá de la propia creación de Nueva Zelanda como Estado-nación. Hasta aquí os hago leer, por no hacer spoiler del malo. El enfoque sociológico es bárbaro y debe relacionarse con la gestión y derechos de Aragón sobre sus propios recursos.

Este homenaje no es una anécdota, con el colapso del sistema capitalista, que provoca una política extractivista que lleva décadas ejecutándose y actualizándose: grandes pantanos, centrales hidroeléctricas, pistas de esquí, líneas de alta tensión, macrogranjas de todo tipo, gigantes éolicos… ¿Quién custodia el territorio? Lorient lo tiene en la cabeza.

Celtiberia, tan humanizada como salvaje

Anna Gabriel y el exilio

El desconocimiento produce monstruos. Por eso debemos tener presente el pasado para comprender en su justa dimensión lo que sucede actualmente. El hecho de exiliarse va asociado a una cuestión política, una perseción de un régimen que restringe derechos y libertades. Isabel II tuvo que huir. Oh, my god! Y Lenin expone sus famosas Tesis de Abril tras volver del exilio en Finlandia. Puigdemont deambula en el Estado belga. Ahora le toca a Anna Gabriel, así es la historia, y así seguirá siendo. Lo demás, marear la perdiz con pequeñeces. Para que unos cuantos sigan soñando con su capacidad de decidir, otras tantas deben permanecer libres, en otros lares, para moverse sin prisas, para construir república. La restauración borbónica sólo quiere sangre, represión y jaulas. Y así llevamos varios siglas.

anna gabriel

Sardigna: #nacionsinEstado 2

La isla de Cerdeña tiene una extensión de unos 23.000 km2, con una población de un millón y medio de habitantes -la mitad de extensión que Aragón y más densidad humana-. Se trata de un país montañoso, el 80% del territorio son montañas o colinas. Su historia obedece a las continuas ocupaciones por el control del Mediterráneo: vándalos, bizantinos, pisanos, genoveses. Hasta la Corona de Aragón dominó la isla desde finales del siglo XIII hasta 1718. Quizá de ahí le venga su sentido de libertad y autonomía. La creación de Italia como Estado supuso un rápido proceso de italianización, surgiendo movimientos que denunciarían esta colonización. Económicamente, el sector primario sigue teniendo una gran importancia (gracias a la cabra y el criado de oveja); se extrae el 75% del granito del Estado italiano, tiene importantes enclaves petroquímicos y químicos, y por supuesto la hipertrofia del sector servicios, con un importante lugar para el turismo (sol y patrimonio). A pesar de todo esto, la emigración como forma de vida (el paro juvenil alcanza al 56% de sus gentes, uno de los más altos de la Unión Europea).

bandera cerdeña

El sardo es una de las lenguas latinas más arcaícas. Lo habla el 70% de la población de la isla (sobre un millón de personas), y está conformado por un variado conjunto de dialectos.

El sardismo como movimiento, ha tenido tres formas de construir su identidad, la primera, de carácter reactivo, como respuesta a la modernización extranjera, la cual operó en el XIX y se asemejaría al carlismo aragonés. La segunda, aparece como denuncia a la uniformidad impuesta por el Reino de Piamonte-Cerdeña, con lo que se defienden los intereses sardos. Y la tercera corriente, que operará bajo coordenadas autonomistas, relacionadas con toda la cuestión meridional italiana, reproduciendo los privilegios de la élite económica de la isla.

El primer referente político de importancia lo tenemos en el Partito Sardo d’Azione, que surge como grupo agrario-populista en el período de entreguerras, de discurso regionalista, llegó a obtener un 28% de los votos en las elecciones legislativas de 1921.

En la posguerra el sardismo quedará anclado, con un lenguaje y esquema político propio del período anterior. Figuras históricas como Lussu optaron por la izquierda claramente, abandonando al agrario y localista PSdA. El autonomismo impregna a otras fuerzas políticas de obediencia central, como la Democracia Cristiana o el Partido Comunista Italiano. Cerdeña pasa a tener en 1948 un estatuto especial, lo cual contenta a las élites dirigentes del país.

En los sesenta surge el independentismo con fuerza, encabezado por figuras como Michele Columbu o Antonio Simon-Mossa, en una línea táctica que denunciaba la colonización de la isla, la vía sarda al socialismo y la independencia como única solución. Esta izquierda anticolonial hará presión interna en el PSdA. En los setenta, se redefine el sardismo, gracias al trabajo de grupos culturales como Città e Campagna (Ciudad y Campo), o la llegada de una nueva generación de activistas, hijos de emigrantes, que se han socializado bajo valores de la izquierda antisistema. Se crea Su Populu Sardu (El Pueblo Sardo), para actuar en el campo político, combinando el sardismo clásico con las nuevas luchas de inspiración tercermundista. SPS opera de forma similar a Puyalón en Aragón -cada uno en su escala-, tratando de agrupar un bloque social anticolonialista, defendía un estándar para la lengua sarda -ante la complejidad dialectal del país- y electoralmente buscó frentes comunes con sectores indepes del PSdA -sin mucho éxito-.

Los ochenta refuerzan el papel del PSdA, al que acceden cuadros del SPS, llevándolo hacia una línea estratégica en defensa de una república sarda. En paralelo conviven grupos culturalistas, que teorizan desde una óptica mediterránea y libertaria. La defensa del sardo se organiza en torno a la Sotziedade pro sa Limba Sarda. De esta forma el PSdA muta, alejándose del autonomismo institucional y virando hacia posturas más obreras y de identidad, aunque su composición mesocrática no le permite plantear un movimiento popular de cambio (antisistema), lo cual genera frustración entre sus votantes (Roma no hace caso) y situaciones de tensión entre vanguardias jóvenes y viejas.

En la actualidad el movimiento sardo existe en una variada sopa de letras, con el PSdA, Sardigna Natzione -independentistas y socialdemócratas-, Indipendèntzia Repubrica di Sardigna -de centro-izquierda-, Progres Progetu Repùblica, y unos cuantos más. Una histórica tendencia a las escisiones, que vino aderezada por la existencia de grupos paramilitares de liberación -como el Fronte Nazionale de Liberazione de sa Sardigna; socialista; y el derechista Movimentu Nazionalista Sardu-. Los servicios secretos italianos han buscado la forma de relacionar todo el sardismo con la violencia, y esto ha generado nuevas tensiones, como la desaparición en 2015 de A Manca pro s’Indipendentzia.

Más info en:

Núñez Seixas, Xosé M. (1998): Movimientos nacionalistas en Europa. Siglo XX. Madrid, Síntesis. Wikipedia: Nacionalismo sardo.

 

Punto de no retorno

photo6019580782458284862

El tema catalán está en un punto de no retorno. Nada será igual. El Estado ha mostrado todas sus cartas, sobre todo las duras, a la negación de las urnas, le ha seguido la persecución judicial y ahora el inicio del aplastante artículo 155 de la Constitución -una Nueva pero vieja Planta- que reforzará el relato emancipatorio del catalanismo.

El independentismo no tiene mala salida. Electoralmente se puede mantener o incluso aumentar su peso. bien es cierto, que la cocina de los aparatos del Estado puede estar preparando una ilegalización ad hoc para aquellas formaciones que expongan una hoja de ruta en sus programas políticos. Se veía venir. La cárcel como forma de vida. Y si ejecutan ese golpe de estado, el españolismo tratará de colonizar ese micro aparato ideológico de Estado que ha ido gestionando y legitimando Catalunya desde los años ochenta. Violencia simbólica, que diría Bourdieu.

Desde grupos más neutros, bajo el concepto de #hablamos se quiere huir de la leyenda negra, esas «Dos Españas» irreconciliables, buscando el positivismo en movilizaciones que han sido como minireplicas de lo que iba a venir:  las movilizaciones del 11-M, el No a la Guerra y el 15M. Píldoras que demostraron el inmovilismo del grupo «pro-sedición», el que promueve un suicidio bajo las cadenas del Estado, el todo arado y bien atado.

No negaré que esto es la democracia, mal entendido el término, en un Estado fallido -que diría mi querido Fernando-, dentro del marco de representatividad política que nos dejan las élites financieras -con la UE como telón de fondo, otra verja más que saltar-. Una dictablanda, en la que muchas hemos desconectado hace tiempo. La identidad es una decisión personal que se construye colectivamente bajo elementos de variado tipo. Juzguen ustedes, que la cosa se está poniendo muy fea.

Rebelión, represión y fascinación

photo5909148948415752857

Esta semana tocaba escribir del proceso de desconexión catalán y la reacción jurídico-policial por parte del aparato del Estado. Ha sido comenzar el mambo y de repente el choque de trenes se ha convertido en una busca y captura de urnas. Se veía venir que el gobierno del PP tenía su plan de intervención bien preparado desde hace meses. Lo bonito ha sido ver a la gente normal, en las calles, manifestándose, ejerciendo sus derechos y lanzando un mensaje claro: queremos votar, esta rebelión no la para nadie.

El curso de los acontecimientos mueve a todas las piezas del tablero del Estado. La oportunidad de fracturar el régimen del 78 es casi única. Por eso se vetan charlas de apoyo, se arrancan carteles o se trata de perseguir e identificar a toda persona que se salta la línea roja del status quo. Mientras tanto el cuñadismo tragando bilis y ejerciendo de tonto útil para un Estado fascistoide, incapaz y con tintes totalitarios.

Huelga a la occitana

manif-mineurs-oc-61-62
Manifestación de mineros. Pancarta en occitano. Fuente: @Los4Motocarros

El verano es una época de pereza, de descanso, casi lo de escribir se agota con los sudores y excesos del momento. Hacía ya unas semanas que tenía en la cabeza alguna historia sobre las minas turolenses: el cierre, la reconversión y todas estas cuestiones. Me faltaba una palanca y esa vino el sábado 8 de julio, en una magistral charla de @Los4Motocarros para @Puyalon.

Y digo magistral porque puso el acento en lo verdaderamente interesante del asunto: la infinita capacidad que tienen las personas, los trabajadores, para autoorganizarse ante una decisión externa e impuesta. La historia se sitúa en un páramo geográfico en el centro de Occitania, en el Aveyron, en pleno Macizo Central, una zona con grandes yacimientos de carbón y cuya capital (Rodez) no pasa actualmente de los 30.000 habitantes. En esta zona se han desarrollado explotaciones mineras desde antes de la Revolución Industrial. Es decir, un Teruel de la vida.

Con un proceso de aculturación tremendo (desde el Norte impusieron el nombre de Decazeville a una población que se llamaba La Sala), la lucha obrera ya tuvo algún episodio de conflicto alrededor de 1886 cuando tuvieron una serie de huelgas con las que consiguieron reducir la jornada laboral y aumentar el salario. Para 1906, las mujeres de los mineros purgaron físicamente al administrador de la explotación, por una bajada del salario injustificada. El meollo de la cuestión llegó en los años 60, el gobierno De Gaulle, dentro de su plan de modernización económica, trató de sustituir el carbón por el petróleo. Plantearon despidos y reubicación de los obreros lejos de su casa. Era el acta de defunción de la zona. Y ocurrió de todo, encierros de los mineros, 307 alcaldes del departamento que dimitieron, huelga de los profesores, acciones de solidaridad de los estudiantes, manifestaciones masivas, huelgas de hambre, bloqueo de la línea ferroviaria Paris-Toulouse. Durante 45 días el Estado francés desapareció de la zona.

Los contenidos de la charla fueron claros y contundentes. El oxímoron lengua y lucha obrera se mostró de forma explícita, ya que los trabajadores -paisanos occitanos- usaban su lengua patrimonial y esto activó las alarmas más jacobinas de la reacción francesa. Ante una lengua que no existe, los trabajadores se afanaban por usarla ante la prensa y en pancartas y cánticos. Una forma de provocar a la casta republicana. Y así llegó el descubrimiento de lo occitano, con gente como Robert Lafont y su célebre tesis del colonialismo interno. De La Sala al internacionalismo obrero. Una derrota pero digna. De Gaulle decidió potenciar la instalación de centrales nucleares, y así, muerto el perro se acabó la rabia. Actualmente la zona es un erial, despoblación y desestructuración. Eso sí, muy bonito para los urbanitas parisinos amantes de la naturaleza. ¿A qué os suena esto?

Utrillas está hermanada con Decazeville. Supongo que algunos paisanos conocerán esta historia, que durante un tiempo cuestionó al sistema de producción capitalista y a su aliado eterno, el Estado-nación burgués. Hace ya 50 años de eso. El ejemplo está ahi, para quien se quiera acercar y conocerlo. Y aprender. Y construir. Y responder.

Nación Saami: #nacionsinEstado 1

#nacionsinEstado o Naciones sin Estado: versión de prueba 1.

Empezamos el 2017 con una serie de posts sobre naciones sin Estado, pueblos del mundo mundial, que a criterio libre, eligo, con una búsqueda rápida de información para entender la diversidad, sus circunstancias y qué grado de libertad o lucha tienen en estos momentos. Los samis son los primeros, a petición de @los4motocarros:

La nación Saami aparece repartida entre Suecia, Noruega, Finlandia y Rusia en un territorio natural de 380.000 km². Son un pueblo aborigen del norte europeo. En sus orígenes se dedicaban a la caza y recolección, más tarde desarrollaron el pastoreo de renos, una actividad que requiere un alto grado de cooperación, lo cual fomenta el sentimiento de comunidad. Este pueblo ha sido oprimido durante siglos por los que ocupan actualmente su espacio natural, expoliados por sus riquezas, llegaron incluso a sufrir un genocidio planificado desde la «inocente» Suecia, mediante programas de esterilización.

Su escasa población (no hay datos oficiales pero oscila sobre las 80.000 personas), dispersión y carácter pacífico ha podido condicionar que no hayan articulado un movimiento independentista fuerte. Son reconocidos como minoría y quizá eso marca esta debilidad: supongo que la concertación escandinava también ayuda. La palabra “lapón” equivale a andrajoso y sucio, el bien y el mal, el que gana las guerras y el que las pierde. Mediante el Consejo Nórdico Lapón se trabaja por salvaguardar la cultura y lengua sami desde hace más de medio siglo. El idioma sami tiene unos 30.000 hablantes, con una alta complejidad dialectal que ofrece comunidades de hasta 300 personas.

Más info en Sápmi: los aborígenes del norte europeo.

bandera-sami

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑