Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

Categoría

Estado español

Elecciones de Castilla y León… análisis oportunista

La vaina de escribir algo sobre las elecciones del 13F en Castilla y León tiene que ver con todo un poco y con nada en concreto. Hacía tiempo que no dedicaba un post a unas elecciones y me apetecía. Nada más singular o tan poco original como analizar los comicios autonómicos del eje geográfico del Estado español. Aunque esté troceado en desencuentros, pluralismos, traiciones y asimilaciones varias.

La derecha volverá a gobernar esta Comunidad Autónoma. Se veía venir. El PP no es poca cosa en este territorio. Y los programas y debates les han beneficiado, en esta americanización eterna de la política. Sube Vox, una mierda, las cosas como son, pero también entra dentro de lo normal. Un escaparate de 13 procuradores dispuestos a seguir con su carnaval de odio, aprovechando la ola reaccionaria que sacude Europa. Casi desparece Ciudadanos, lo que tampoco es noticia, se deshacen, comicio tras comicio. Al PSOE se le atragantó la campaña, a pesar del extraño keynesianismo del gobierno central. Pierden 7 escaños y esas opciones de cambio, que tampoco eran muy realistas. Lo de Unidas Podemos va en sintonía con Ciudadanos, su izquierdaunidación es clara, el bofetón de la política real los ha dejado sin una hoja de ruta clara.

La sorpresa viene con la irrupción en las cortes de alternativas «regionalistas-autonomistas-provincialistas» de variado signo, que provocan una pluralidad inédita en Castilla y León, pasando a tener 8 partidos parlamentarios, cuando buena parte de su historia autonómica alberga una representación de 3-4 partidos, como mucho. ¿Se están aragonesizando?

Soria ¡Ya! arrasa literalmente en su espacio electoral, con un 42% de apoyos y tres procuradores. Una barbaridad que se sustenta en un movimiento social que lleva luchando por ese territorio desde 2001. Nada que ver con las platajuntas de última hora. Teruel Existe acaparó el 26% del voto de su circunscripción electoral, ojito a las expectativas de unos y otros. UPL en su línea ascendente, con un marcado autonomismo que reivindica un marco propio de autogobierno para el país leonés. Y en Ávila surge Por Ávila, con un procurador y el 16% de los votos, una candidatura que atufa a reacción de la buena. La España Vaciada no encontró espacio, ni en Burgos, ni en Palencia, ni en Salamanca, tampoco en Valladolid o Zamora. Las prisas son malas y a veces, la fórmula de éxito de una reivindicación, está más relacionada con el trabajo diario. Así son las cosas.

Se comentó mucho la importancia de la abstención, el caso es que no creo que haya sido un factor muy significativo en los resultados finales: en 2019 la participación se situó en un 65%, esta vez ha estado dos puntos por debajo. Poca sustancia aunque igual alguno se ha acordado, vista la fragmentación que habrá en el parlamento.

Así que este es mi análisis oportuno y oportunista. Y un buen avisa para lo que pueda llegar en Aragón, a pesar de Lambán.

Parirás con dolor (las de siempre, claro está)

Parirás con dolor. Sentencia famosa, muy bíblica y machista, que viene como anillo al dedo con el esperpento de la votación de la nueva Reforma Laboral. Y digo con dolor, porque el perjuicio del contenido será para los de siempre, la clase trabajadora, los humildes, ya que la bendición de la CEOE marca unas líneas rojas para que nada cambie en lo sustancial.

El cuarto estado, de Giuseppe Pellizza da Volpedo, 1901

Ni Maquiavelo hubiera tenido sueños tan intensos con la equivocación del botoncito del diputado popular Alberto Casero. Todas cometemos errores, pero la trama juega sucio, ante lo ajustado de los apoyos y la derechona «convenciendo» a última hora a los señoros de UPN. Se veía venir pero no en esta magnitud. Es triste en lo que se ha convertido una de las banderas rojas del acuerdo de gobierno de Unidas Podemos con el PSOE. Los aplausos desesperados son un insulto para una reforma que cambia poco, aunque algunas se conforman. Cada una a lo suyo.

Me identifico plenamente con lo expuesto por Puyalón, en la línea de lo que denuncia el sindicalismo alternativo en el conjunto del Estado. El desmarque del bloque de la investidura deja muy claro todo este fregado. Las críticas arrecian por lo de siempre, «quieren chantajear», «son indepes», blablabla. El PSOE feliz, los social-liberales solo quieren hacer campaña con los ricos fondos que llegan de la UE, para modernizar, digitalizar y hacernos más verdes. Así estamos. Tragando sapos, y culebras y de todo un poco.

¿Qué nos está ocurriendo? Hace casi cinco años escribía esto sobre cuestiones muy relacionadas.

La huelga de 1920 en Zaragoza

Mientras en Cádiz andaban sosteniendo una dura huelga en el sector del metal, yo buscaba y trataba de escribir algo consistente sobre 1920 y ese ciclo de huelgas que podía haber precipitado un cambio de régimen. En Zaragoza pasaron cosas interesantes y los puntos de vista siempre cuentan.

Para Sergio Martínez (de la Start-Up «Historia de Aragón») fueron unos hechos trágicos, producto de la sociedad de la época, la «violencia indómita» a la que apela Julián Casanova. Un 23 de agosto, tres funcionarios municipales son asesinados mientras cambiaban el alumbrado público del Paseo de la Independencia. Fue un ataque de un huelguista, en un momento muy complejo y que para el caso de Zaragoza lo relaciona con la fuerte presencia del anarquismo. Sergio alude a los claroscuros sobre el crimen, a la conmoción que provocó a nivel estatal, pero tampoco se sale de la norma. Un equilibrio que deja más dudas que respuestas.

La huelga de 1920 en Zaragoza se explica en el momento de mayor actividad anarcosindicalista en la ciudad. Un artículo de Enrike García lo cuenta con mucho más detalle, contextualizando ese difícil verano de 1920, que traía cola con la huelga de la metalurgia, y a la que se unirían los trabajadores del Gas y también el sector de electricistas. El asesinato mencionado fue respuesta al del presidente de la Sociedad de Obreros Campesinos de Utebo un 16 de agosto. Con las luces encendidas en la ciudad, farolas rotas y la solidaridad de vecinos y otros trabajadores, como los bomberos, que se negaron a realizar esa tarea. Protestas y ambiente enrarecido. Un tema que preocupaba a Gobernación y Ayuntamiento. Y al final, todo explotó.

Los tres esquiroles eran José Yarza -arquitecto municipal, miembro de un grupo ultrarreaccionario y familia de la oligarquía local, hue como ayere…-, Octavio de Toledo, y el ingeniero César Boente -hijo de un gobernador de la ciudad-. Iban bien escoltados, lo que llevaría a pensar en una acción organizada. No algo puntual.

Lo laboral y lo social, los sesgos, la neutralidad. Revolución y orden. El miedo a una valoración de la violencia. La historia y sus aristas. No he buscado más, dos pruebas de los enfoques sobre una huelga y unos sucesos que forman parte de nuestra memoria. Y hay que contarlos.

—— Y gracias a PS os enlazo un artículo suyo sobre el mismo tema: ¡Ponga Dios paz en las luchas sociales!

Visita la web Memoria Libertaria

¿Preocupa quién ocupa?

Quería escribir con algo de sosiego sobre el tema de los pisos ocupados. Ya que el maremágnum de noticias era tremendo hace unas semanas. Por momentos parecía que se iba a acabar el mundo con este tema.

Ya hemos visto que hay un interés por crear miedo en sitios donde no existe este conflicto. Vean el caso de Teruel y la propuesta del concejal de Ciudadanos (Ramón Fuertes) para elaborar un plan municipal para combatir la ocupación. Y las respuestas irónicas desde el Plan de Choque Social de Teruel.

¿Qué hay detrás de la campaña contra la okupación?

En este artículo, el sociólogo Emmanuel Rodríguez nos plantea la verdadera dimensión de este problema, con cifras que demuestran que el incremento de viviendas ocupadas no es especialmente significativo. De 25 millones de viviendas que existen en el Estado español, sólo 1 de cada 3.571 fueron denunciadas por este hecho en 2019.

Por otro lado, la inmensa mayoría de los casos se producen en las grandes urbes -Barcelona y Madrid-. No en Teruel. Evidentemente, el lucrativo negocio de las empresas de seguridad y videovigilancia apela a «si la ocupación te afecta a tí».

Fuente / AraInfo

Es el pánico moral de las clases propietarias. Aquellas que accedieron al crédito antes de la crisis de 2007-2008, con la casa en propiedad y un endeudamiento que ahoga. La falsa prosperidad de tener propiedades. Ya se ha visto con la Sareb o los desahucios.

La sociedad española es de tener propiedades y ese nicho es el que interesa aprovechar económicamente. Empresas de seguridad, especuladores varios, legislación a la carta. Casi que volvemos a 1791… propiedad, propiedad y proteger la propiedad. Nadie piensa en lo que hay detrás de una ocupación… muchas veces desesperanza. ¿O el derecho a una vivienda no está reconocido como un Derecho Humano?

Reflexión de urgencia sobre el coronavirus

 

mapa contagio
Mapa autonómico del problemón

El mapa que justifica este post lo explica todo. Da igual nuestro estado emocional, lo que recomiende la Organización Mundial de la Salud o que Wuhan y Lombardía estén selladas. Ya lo dijo Margarita Robles (ministra de Defensa), «no es un problema de territorio, sino una cuestión (…) que afecta a los ciudadanos». La plena soberanía es esto. De Madrid al cielo. O al infierno.

Nos han querido siempre así. Encarceladas. «Antes roja que rota», nos auguraba, aunque mal, José Calvo Sotelo en 1935. Un sistema radial, que si no frenamos la curva de contagio de aquí a ¿10-15 días? (buen artículo de @Soulful70) , nos dará un tochazo de centralismo irradiador.

¿Qué es un Estado fallido? Salgan de las cavernas y lo verán de forma cristalina.

 

Conclusiones de las elecciones estatales

Los resultados de las generales del pasado 28 de abril constatan y certifican el final del bipartidismo en el Estado español. Se veía venir con la fragmentación del voto conservador, quedaba por concretar como quedaba esta pugna en escaños. El PSOE resurge de sus cenizas, recuperando voto y escaños (de 85 pasa a 123), mientras que PP y Cs quedan igualados en apoyo electoral (el sorpasso cambia de escena). La irrupción de Vox (10%, 24 escaños) genera estupefacción, pero la ultraderecha sociológica siempre ha estado allí. Unidas Podemos ha perdido un millón y medio de votos (su juego de tronos a todos los niveles y las posturas ambiguas han marcado este bajón).

Para el independentismo, los comicios han reforzado sus posiciones (ERC pasa de 9 a 15 escaños, Bildu de 2 a 4); los partidos periféricos moderados suman 16 diputados (JxCAT, PNV, Compromís 2019, CCa-PNC), más las opciones regionalistas de Cantabria y Navarra. El BNG queda fuera, y asturianas, aragonesas y andaluzas también. La participación ha sido alta, pero tampoco es la leche (dos puntos porcentuales por encima de las generales de 2015).

Ha sido una campaña triste, sin programas claros, muy vacía y posmoderna. Todo el mundo más pendiente de los detalles insustanciales, las encuestas trampa y la influencia de los boots vía redes sociales de todo tipo. Un trago indigesto que había que pasar, a pesar de que el futuro es complejo y muy serio (presos políticos, desatascar el conflicto catalán, la clave de forzar a romper el régimen, avanzar en derechos y condiciones para la clase trabajadora).

photo5908936613822574655.jpg

En Aragón el giro a la derecha es bastante preocupante: PP, Cs y Vox agrupan más de un 50% de los votos emitidos. Las elecciones nacionales/autonómicas serán otra historia, pero aquí hay un claro aviso a navegantes. El barranco centralista toma forma, aunque entiendo que los resultados se matizarán cuando el electorado piense más en «local». En todo caso se refuerza la tendencia a opciones centralistas, una elección que suele sentarle muy mal a nuestro viejo país.

En clave anticolonial, ya podemos digerir este nuevo escenario. Aragón se queda sin voz propia en Madrid, aunque en clave de alianzas la fórmula de Agora Republicas puede ser una buena herramienta para canalizar propuestas e iniciativas. Eso sí, la opción soberanista pura y dura de Puyalón (y aliadas) no ha pasado de mil votos, una muralla que demuestra la crisis (ya larga) del movimiento soberanista y popular aragonés. Sin excusas, aunque habrá que leer entre líneas y relacionar bien esta votación con lo que viene en unas semanas.

 

Fobia á los suenios

En un rezién articlo de José Luis Melero aparixe a ideya de que «sólo se puede ser aragonés» en una Espanya autual, crebata e polarizata. Os aragoneses acostumbramos de cayer bien en a resta d’o Estau -a famosa clamor entre Castilla y Catalunya-, un mantra vazío pa chenerar espazios de confort. Si güellamos os datos d’o CIS sobre sentimiento nazionalista en Aragón, a baxada d’a identidat propia contina. 

Melero ye uno d’os inteleutuals autuals que emparan o discurso de Chunta Aragonesista: o seny federalista -país de países-. En Aragón «mái enradigó l’independentismo», per ixo plega o Trebunal Constituzional y atura la Lei de Dreitos Istoricos

photo6048679512306200708
Soro, CHA, PSOE y atras amigas

¿Bi ha vida més dillá de iste aragonesismo? Si repensamos os problemas d’Aragón, ye de dar que sí. O buenismo de Melero ye un «cordón sanitario» pa siñalar á os buenos aragoneses y á os que son periglosos con ixa Espanya desfeita. Entremistanto, Chunta proposa una compleganza de totas as cuchas, ¿seny u sillonitis?

 

Vox y odio

Ya faltaba una entradica sobre Vox, al fin y al cabo la realidad política es el objeto principal de este cado de pensamiento anticolonial. Los monstruos salen de la caverna, tal y como reflexionábamos el año pasado.

La alerta surge en el sur: sobre un 11% de apoyos en las nacionales andaluzas, casi 400.000 votos, cuando hace cuatro años apenas llegaban a los 70.000 en las estatales (2015), con algún concejal consecuencia del transfuguismo.

espanyolista

Vox no es algo extraño, pertenece a la derecha (pseudo)populista europea. Y aquí apunta en tres direcciones su odio: personas migrantes (expulsión y control, ir laminándoles derechos y libertades), ecologismo (defensa de la caza y la tauromaquia), y mujeres (defensa del patriarcado, erosionando la discriminación positiva).

Se trata de un partido de extrema derecha al uso (ultranacionalismo radical: organicismo; su lema «La España Viva» lo dice bien claro; nativismo -el supremacismo racial de toda la vida: «no soy racista, soy ordenado»; islamofobia -la Europa búnker-; castellanocéntrico -antiaragonés-). El ariete ideal para los neoliberales.

El cóctel en el Estado ejpañol está servido: con un repliegue autoritario cocinado a cámara lenta en los últimos años, a través de la Ley Mordaza, el blanqueo del neofascismo por parte de los mass media, o la ausencia de pedagogía respecto a una consulta sobre autodeterminación.

Son los de siempre, con otras máscaras, ¿devolver competencias a papá Estado? ¿privatizar hasta la última farola? Un bluff, que da miedo, en función de la capacidad que tengan de influir en la vida real de la gente.

Fascis, fasces, vox…, vendrán a decirnos que la historia no vuelve, el contexto, bla bla bla…, dar vueltas a lo académico-burgués, pero vienen, y es altamente preocupante.

También puedes leerlo en AraInfo: Vox quod odi.

Anna Gabriel y el exilio

El desconocimiento produce monstruos. Por eso debemos tener presente el pasado para comprender en su justa dimensión lo que sucede actualmente. El hecho de exiliarse va asociado a una cuestión política, una perseción de un régimen que restringe derechos y libertades. Isabel II tuvo que huir. Oh, my god! Y Lenin expone sus famosas Tesis de Abril tras volver del exilio en Finlandia. Puigdemont deambula en el Estado belga. Ahora le toca a Anna Gabriel, así es la historia, y así seguirá siendo. Lo demás, marear la perdiz con pequeñeces. Para que unos cuantos sigan soñando con su capacidad de decidir, otras tantas deben permanecer libres, en otros lares, para moverse sin prisas, para construir república. La restauración borbónica sólo quiere sangre, represión y jaulas. Y así llevamos varios siglas.

anna gabriel

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑