Retrocedamos unos meses en el tiempo, al cálido mes de agosto. Dicen que los blogs son bitácoras actuales, que caducan los posts con mucha rapidez. Aragonando se resiste a pensar que la memoria hay que olvidarla lo antes posible. Por eso viajamos a Uesca, día grande, las fiestas de San Lorién, jolgorio, colorido, alegría y el nacionalismo banal español aprovecha para clavar su pica identitaria y así reforzar la asimilación:

 

Los más jóvenes exhibían ante las miradas divertidas de niños y mayores sus rotas camisetas rojas, y recuperaban entre sus cantos títulos inmortales como el Viva España de Manolo Escobar.

Vía  /  “Huesca estalla”, El Periódico de Aragón, 10.08.08

Anuncios