Además, se cantaron vivas a Aragón, al Real Zaragoza y al Huesca, y en el año de los éxitos deportivos de España, que tan popular se ha hecho el cántico “¡Yo soy español, español, español….”, se cambió por el original “¡Yo soy de Aragón, de Aragón, de Aragón…”.

Vía  /  Los azulgranas “golearon” en la jornada de confraternización (07.12.08)

Así son las cosas. Una fiesta, una verbena, canciones de La Bullonera antes del partido. Cheposos p’acá. Fatos p’allá. Este no es un blog de deportes, así que comentaré otro tipo de cosicas. Hace unos días escribía sobre el estallido “españolizante” en Uesca durante las fiestas patronales. Hoy recojemos esos vivas a Aragón y le damos la vuelta a la tortilla. Que de eso se trata. Aragonesidad primaria, muy básica, a ratos emociona pero en el fondo transluce un serio momento de desconstrucción nacional: localismo majadero, soberbia capitalina, ¿y qué pensarán en Teruel?

Anuncios