Me ha dado estos días por mirar hacia atrás. Hacia atrás del blog, releer posts, viejas historias, gente que enlaza. Los aplausos, los pitos. Todas estas cosas. Y siento hastío. Ahora que vuelve Otubre17, Aragonando tiene dudas. Serán boiras, de estas otoñales, fantásticas y frias. Pero seguiremos remando, porque siempre hay algo de lo que escribir o quejarse. Como el cierre del diario Equipo, debilidad de los espacios comunicativos aragoneses. O los nuevos aires del independentismo catalán. O quizá nuevas reorganizaciones del MLN (Aragonés). Estas consideraciones sirven para hacer un descanso en el camino y vislumbrar todo lo que queda por construir.

La esperanza es un espejo colgado en el futuro. MAX JIMÉNEZ