La crisis global tiene curiosas consecuencias y ha abierto un conflicto entre Islandia y la Pérfida Albión (United Kingdom), la cosa va por el colapso económico de los islandeses, que han “jodido” el dispendio a 300.000 ciudadanos británicos y 108 ayuntamientos de este Estado. Los tres grandes bancos islandeses (Kaupthing, Landsbanki y Glitnit) han sido nacionalizados, arruinando a accionistas y condenando al paro a gran parte de sus empleados. Un país viviendo en una burbuja irreal, gracias al boom de las finanzas y la banca por internet. Los activos de la banca islandesa equivalen a varias veces su PIB: impresionante macroburbuja. El gobierno islandés no se puede hacer cargo de esos 4.200 millones de euros en depósito. Así que Gordon Brown ha echado mano de la legislación antiterrorista aprobada tras el 11-S para congelar los bienes islandeses en las islas británicas. Habemus conflicto, la avaricia rompe el saco, por un lado y por el otro. A finales de los setenta los british ya enviaron a su flota militar a proteger a sus pescadores, ya que Islandia había decidido extender hasta las 200 millas sus fronteras marítimas. Era la guerra del bacalao. Ahora llega la de la burbuja. Sálvese quien pueda.

 

Vía  /  Londres utiliza la ley antiterrorista para congelar los bienes islandeses (El País, 11.10.08)

Anuncios