Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

Etiqueta

refundación

Fer país… (I)

En un cada vez más lejano 1998 comencé a participar activamente en el nacionalismo aragonés de izquierdas a través de una de sus organizaciones (Chobenalla Aragonesista). Desde el primer día que estuve en una reunión he oido hablar del MLNA, como forma de ser, como objetivo futuro, como clandestinidad frentista dentro de la dura realidad colonial que vivimos, o como realidad «in corpore» (que se visualizaría en planteamientos como los que actualmente defiende el Bloque Independentista de Cuchas, más conocido como BIC). A lo largo de este tiempo he podido reflexionar mucho sobre esa gran carencia del aragonesismo de izquierdas: la necesidad de «Fer País», la famosa base social, el poder contar solidariamente con un número (indeterminado) de organizaciones de carácter social o sectorial, de las que nosotros sabemos, de forma explícita o no, que llegado el día, no serían nuestro enemigo. Hablamos de colectivos que reconozcan y/o asuman el hecho nacional aragonés.

Observando el fracaso de CHA en este sentido, con su falta de carácter como partido-nación de masas, y con esas reduccionistas ideas alrededor de la aragonesización de la sociedad. Todo ha quedado en un bluff revisionista pequeño-burgués que encima dinamita y traiciona al aragonesismo de izquierdas rompiendo su unidad con la ya histórica Desvinculación del 15-N.

¿Cómo femos país en esta circunstancia?

VIII asambleya: nacionalismo y aragonesismo

Un proyecto político más fuerte para Aragón. 

Referencia política, social y cultural. 

Ahora, apostamos por desarrollar una estrategia política renovada como proyecto nacionalista, aragonesista y de izquierdas, un proyecto en permanente construcción que debe explorar y rentabilizar todos sus verdaderos potenciales. 

Seguimos comentando aspectos del borrador de la ponencia política de CHA, cuyo plazo para recibir enmiendas se cierra este lunes 17. En negrita, otra joya de la corona. Un deseo, objetivo político, “ser referente”, y tres apuestas ambiguas o descorazonadoras: nacionalismo, aragonesismo e izquierdas. Siempre pensé que nacionalismo era igual a aragonesismo. ¿Catalanismo igual a nacionalismo catalán? Tal vez exprese nacionalismo aragonés y regionalismo aragonesista. O peor, nacionalismo español y aragonesismo per se. ¿A qué jugamos? ¿Al confusionismo? ¿El soberanismo no existe? ¿esa es la nueva pluralidad integradora? ¿Y las izquierdas? ¿socialismo, socialdemocracia o progresismo? 

Tantas incógnitas como hectáreas tiene Gran Scala. 

Y quedan 183 días para la Expo.

Mayorías y minorías (y III)

Justo el día que Chobenalla Aragonesista abre un proceso colaborativo abierto para refundar el nacionalismo aragonés en CHA, voy a ir terminando la tercer parte de las mayorías y minorías en el citado partido.               

Reflexionábamos sobre las evidentes fracturas territoriales, por un alejamiento en la toma de decisiones, pero también por diferentes percepciones de la realidad y por un exceso por parte del oficialismo en vertebrar provincialmente a Chunta. No es una tontería lo que estoy afirmando: para un partido que estatutariamente pretende reestructurar el país mediante una “federación de comarcas” es un error gravísimo el crear cuadros de acción política de carácter provincial (secretarías territoriales) u órganos de debate provinciales (comisiones de coordinación). Dirán que las circunscripciones electorales, que si el mundo estaba montado así cuando llegaron, en fin… Hay que luchar contra el Estado español no acomodarse en él. Federalismo amable.               Por otro lado, el oficialismo bernalista ha oxidado el poco debate de cara a esta VIII Asambleya: la militancia desorientada, la maquinaria desengrasada, los entornos críticos mirando para otro lado. Se observan minorías alternativas de dudosa intensidad refundadora, se habla de excargos públicos del ayuntamiento de Zaragoza. Algo se están moviendo los ligallos meridionales apartados de las toma de decisiones, etc, etc. Poca sustancia, demasiadas tinieblas. ¿Y quién pasará a la oposición postasamblearia?

Mayorías y minorías (II)

La Cha avanzaba al revés, en el momento idóneo para hacer una oposición fuerte y dura, se esbafó como un azucarillo, ¿alguna razón objetiva? El oficialismo bernalista había tocado techo, estaba perdiendo el pulso a la sociedad. Y no había minorías con capacidad de maniobra. Puyalón no podía siquiera mandar un boletín propio al conjunto de la militancia. A Chesús Bernal le quedaba una bala más, ese dedito que le escocía un poco, Chobenalla Aragonesista.               

Del papel de Chobenalla como minoría cualificada ya hemos hablado por otros lugares. El revisionismo ideológico de la mayoría hegemónica en Cha ha generado una curiosa paradoja: es más radical en su discurso de 1986 que en el de 2007, ¿ocurre eso con PNV o ERC? ¡Ah sí, al PSOE le ha pasado lo mismo! No voy a hablar del nacionalismo de baja intensidad que se ha ido practicando, sino que en temas tan simbólicos como el agua, con una postura a la vanguardia (la Nueva Cultura del Agua) también se han detectado ciertas discrepancias entre los Ligallos de la montaña y los de Tierra Plana, ¿se cuestiona la cohesión socio-ideológica de Cha? ¿Es incompatible recrecer Yesa y apostar por los regadíos sociales? Creo que no pero hay tensiones y dudas. La mayoría no sabe sujetar. Y por el sur también ha habido problemas: alejamiento de la toma de decisiones, Zaragoza pincha y corta… (Continuará)

Mayorías y minorías (I)

El juego de las mayorías y las minorías suele ser una amenaza real en el funcionamiento de los colectivos sociales. ¿Qué se esconde detrás de una mayoría? Nos fijaremos en Chunta Aragonesista, Cha-Cha-Cha, un partido político con 21 años de trayectoria y que ha ido avanzando en función de una mayoría (liderada por Fuster y Bernal). Ponen y quitan, como monarcas soberanos. Mientras el tema ha ido bien para el común de los afectados (votos, concejales, gobiernos y diputados) casi nadie se ha movido contra la mayoría “oficial”(ista). Como grupúsculos iban naciendo pequeñas minorías, larvadas dentro de Cha, y que por motivos variopintos (ideológicos, generacionales, reparto de poder…). Surgen Puyalón o Tercera Vía. Divide y vencerás. Para los líderes de la mayoría oficialista era positivo tener pequeñas y anécdóticas “disidencias”, la pluralidad vende. Los primeros se configuran como corriente de opinión en 1999, ya que «se hace patente que ciertos postulados nacionalistas, sobre la autodeterminación, la soberanía, el Aragón-nación o la defensa de la fabla aragonesa, se han ido apartando de nuestro programa político original y se ha empezado a adoptar el discurso socialdemócrata propio de esa nueva, nebulosa y descafeinada izquierda progresista» [cruel profecía ya vaticinada hace ocho años]. Los segundos eran una alianza grupal de cara a la VI Asambleya Nazional.              

Pero todo se pudre. Y degenera. El desgaste es eterno y consustancial al desarrollo de las personas. Justo en la cresta de la ola (mayo de 2003, Cha alcanzaba casi 100.000 votos en los comicios nacionales, un 13,7% del electorado) esa mayoría se volvió “literalmente” loca. El PSOE castigó, cerrando las puertas de la DGA, y cuando la lógica marcaba una radicalización del mensaje y las formas, ocurrió justo lo contrario… (Continuará)

Acomodación contra Revolución

Una reflexión…

¿Cuándo se produce? En un principio, todo va a pequeña escala, con gente joven e idealista, cuando se crece, comienzan los gastos de personal, edificios, mantenimiento etc. Hay que recaudar tanto dinero para seguir funcionando que todo termina siendo un negocio, y como tal forma parte del establishment. Y la naturaleza del establishment es evitar el cambio siempre. Es estático por definición.

Y una frase interesante…

Chesús Bernal: “a quienes estamos ahora en la dirección de CHA la gente nos ha visto trabajar denonadamente y con humildad. Tenemos que seguir sin que se nos suba a la cabeza. (…) Si dejamos de ser gente normal será el principio del fin” (01.07.01)

15-N: Tres años de la no-expulsión

Tres largos años desde la expulsión por decreto-ley de Chobenalla. Un largo tiempo en el que la fruta ha estado madurando lentamente, sabedores de que la mentira y la manipulación provocarían una lenta pero segura derrota. Todo cae en la vida. Cuestión de tiempo. Una pena pero es así. Aragón sufre una gran opresión colonial y parece que hablar de estas cosas sería como perder el tiempo. Pero nada más lejos de la realidad. Veamos. 

Labrándose en la sombra, resistiendo en las catacumbas de la adversidad. Aún más lejano si cabe, aquel mayo del año 2000, en una Asambleya prácticamente de refundación Chobenalla creaba su propia dinámica, la que le ha permitido aguantar 15 años luchando por la liberación nacional. En aquel momento (Castillazuelo, en el Semontano de Balbastro) construía un espacio organizativo más horizontal que nunca (rediseñando la ejecutiva de la organización, que pasaría a llamarse Maya Nazional, una mesa asamblearia de debate permanente); de esa forma buscaba superar esa fase de incredulidad de CHA, reconociéndose abiertamente como sus juventudes, sin menoscabo de su autonomía en la toma de decisiones. De esta forma superaba la etapa en la que Chobenalla era un mero rolde dentro de la estructura chuntera. Cercanía a CHA en la línea de trabajo “a no ser que la situación sea claramente divergente”. En 2001 la Asambleya Nazional de CHA (en Teruel) refrendaba esta situación, creándo un capítulo propio dedicado a Chobenalla dentro de sus estatutos (el capítulo IX), de igual forma esta alianza se desarrollaría con un protocolo de relaciones que beneficiara a ambas partes, se partía de la confianza y el reconocimiento aún sabiendo que los conflictos y las tensiones llegarían tarde o temprano. Una relación federativa para un partido federalista.   

Llegó el Plan Hidrológico Nacional y el mundo se volvió loco. La base social creció demasiado rápido, con una implantación territorial débil y una concienciación bastante irregular. A pesar de todo Chobenalla llegaba a un grado de madurez y cohesión que fue constatado en su V Asambleya (abril de 2002), con un alto desarrollo de ponencias y una vía abierta hacia la reconstrucción nacional. La relación con CHA se construía a diario, no había posiciones estáticas; alguna sí, la sistemática mieditis de la Dirección a cualquier cosa que ellos veían como radical (o sea, hacer nacionalismo sin tapujos ni pedir perdón a nadie por ser como somos). Tampoco se podían quejar: Chobenalla llenaba su escuela de verano, pegaba sus carteles e incluso tenía ideas buenas que se podían copiar (por ejemplo, el Premio a los Derechos y Libertades Nacionales).  

La última etapa se inaugura en 2003, CHA entra a gobernar en el ayuntamiento de Zaragoza. Borrón y cuenta nueva para las expectativas creadas. La fractura se hace terremoto: autonomismo y socialdemocracia para todos. Y cual efecto inverso la mariposa se hizo oruga. Chobenalla continuó con su trabajo en la calle, que además tuvo un hito histórico en la última Asambleya de CHA (enero de 2004, en Zaragoza), la cual tenía un lema sugerente (Haciendo País desde la izquierda, un Aragonesismo para todos), demasiado bombo para tan poca sustancia. Chobenalla participó activamente en la misma, con un intenso trabajo de enmiendas a los textos, se hablaba de “hacer Chobenalla” como un “pilar básico en la construcción nacional”. Fruto de este esfuerzo la organización pasó de uno a cinco representantes en el Comité Nazional (el máximo órgano entre asambleas). Algunos se pusieron demasiado nerviosos. 

Unos meses después, la decapitación. Quien se mueve no sale en la foto. 15 de noviembre de 2004. 35 días antes del aniversario de la decapitación nacional… ya saben, aquel Juan de Lanuza. Que si radicales, anticapitalistas, contrarios a la Expo 2008, desleales. Una imagen distorsionada en un espejo de feria. Nosotros somos lo que ellos eran. ¿Cambió Chobenalla en aquella asambleya de Chaca? Más bien poco. Maduramos y eso significaba discutir planteamientos y desmontar cosas que estaban establecidas. La historia hasta el día de hoy no os la voy a contar: obviamente el bernalismo ha huido hacia delante y donde antes gritaban por la ecología ahora escriben medioambiente. Y todo puede empeorar, y así fue. Montaron unas pseudojuventudes, persiguieron sistemáticamente al diferente, demonizaron la crítica, agredieron al disidente. Política de tierra quemada. En mayo de 2007 CHA perdía más de 40.000 votos a nivel nacional. Jugaron a ser el PSOE y les salió mal. Las bases que tanto repudiaron en los últimos tiempos se desvanecieron. Llegan nuevos tiempos, difíciles para unos, cambiantes para otros, ¿definitivos para la mayoría?. Un nuevo nacionalismo aragonés ha de nacer. Nada que perder, como cantan Pignoise (y perdón por el atrevimiento). 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑