Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

Etiqueta

Monegros

1 año de Gran Estafa

granscala11

Hace un año el Gobierno de Aragón firmó un protocolo con los promotores de la “Ciudad del Juego”.
¿Qué hemos conocido en estos meses?:
• La DGA trata con timadores internacionales.
• La DGA se compromete a modificar nuestras leyes y adaptarlas a las inversiones privadas.
• La DGA apoya un proyecto sin analizar todas las consecuencias que tendrá para nuestro territorio.

12 de diciembre. 7,30 tarde en la Plaza de España de Zaragoza.

Concentración de velas y antorcha
¡Queremos que nuestros impuestos sirvan para crear empleo y no para enriquecer a buscavidas!
¡QUE ROMPAN EL PROTOCOLO INDIGNO, YA! ¡STOP GRAN SCALA!

Stop Gran Scala

 

Pese a que durante cierto tiempo evitamos molestar a la ciudadanía con la memez esta de Gran Scala, nos vemos en la obligación de poner en su conocimiento el devenir de este tema a causa de los derroteros surrealistas que está tomando. Permitan ustedes una opinión personal, pero:

  1. Gran Scala, tal como fué presentado, ahora hace casi un año, no se ejecutará jamas y esto por razones de extricta inviabilidad empresarial. No olvidemos que el famoso proyecto de Harras de construir un casino en «Reino Don Quijote» permanece congelado «sine die»
  2. La tozudez en mantener vivo el tema obedece al simple intento de organizar un negocio especulativo, obteniendo terrenos gratuitos, comprometiendo a Aragón a realizar unas infraestructuras innecesarias y, al final de la jugada, vendiendo las opciones de compra del suelo y saliendo de naja con la pasta. No es otra la virtualidad del asunto ni la intención de ILD.
  3. Y no duden ustedes que, aun con solo las firmas de compromiso de que «según vayan las cosas, igual firmo el precontrato de tanteo», estos mendas intentarán mantener viva la trapala y sacarnos los cuartos.
  4. Si ya es peligrosa la tenacidad del tandem Biel-ILD por robarnos los cuartos, más grave resulta todavía la la fórmula de gobierno que se ha implantado en este «virreinato», con el secuestro de los principios básicos que rigen la democracia formal.
  5. Resulta muy ingrato viajar por tierras limítrofes o remotas y encontrarte con gente que te pregunta sobre la «película» esta. Cada vez provoca mayor oprobio reconocer que estos políticos son elegidos por el ciudadano aragonés. Ya se te pasan hasta las ganas de echar risas. 

¿Somos legión?

Como de jetas vive el país, así nos despertamos la semana pasada. José Angel Biel es una legión entera apoyando al proyecto (idea, entelequia) de Gran Scala. Parece ser que la localidad de Ontiñena podría ser la mejor posicionada como lugar de construcción del macrocomplejo. La ley nacional para centros de ocio de alta capacidad podría estar en un mes. A la carta. Los dudosos jerarcas de ILD se frotan las manos. Se sigue vendiendo humo. Y el pueblo llano entregado a ese atroz demonio, el capitalismo individualista, y el final del cuento suele acabar de la misma forma: grandes beneficios para unos pocos, pero cuando la bicha pete, miseria y privaciones para todas. ¡Andá, como la crisis ezhta! Neocons y bananeros para una feliz y desdichada colonia.

 

Vía  // Biel dice que Ontiñena se afianza como la opción para Gran Scala

Gran Estafa: emisiones para no dormir

Ha saltado a la palestra la viabilidad sostenible de Gran Scala. El Periódico de Aragón le dedicó ayer su portada, con una áspera crítica a las emisiones de CO2 que van ligadas al proyecto. En un estudio de la Fundación Ecología y Desarrollo se indica que el movimiento de turistas y trabajadores para Gran Estafa generaría 15 millones de toneladas de CO2. Los vuelos de los aviones necesarios para traer a esos 25 millones de visitantes provocarían emisiones por todo el planeta, favoreciendo el calentamiento global y el cambio climático. ¡Qué más da! Dirán los gorrinos, casinos y progreso. Cifras mareantes por todos los lados, 273 toneladas de CO2 diarias por el transporte de los empleados en Gran Estafa. Hipócritas del Medio Ambiente los del Gobierno de Aragón, luego a gastar dinero público en campañas verdes, uso de la bicicleta, reciclajes y campamentos en el aramonizado Pirineo. A superar records de república bananera, con esas cifras emitiríamos más de la mitad de nuestras emisiones anuales, de perdidos al río y que se mueran los feos. Siempre pueden hacer como los de la Expo, que para compensar su porción de emisiones, se han dedicado a plantar árboles (que absorben esa emisión). Con Gran Estafa no vale. El informe aludido habla de 1.500 millones de sabinas, o sea, dos tercios de la superficie aragonesa. ¡A por ellos!

Gran Scala y el capitalismo ficción

Vivimos en un capitalismo ficción, no sólo hay que producir bienes y servicios sino generar experiencias culturales (leo José Angel Bergua, Concha Martínez, Miguel Montañes, Pilar Negrete y Teresa Martínez en Coolhunting. Diseñadores y multitudes creativas en Aragón, 2007). Consumismo de ficción lo podriamos llamar. Nike, Adidas, Armani, Ferrari, Chanel ¿Las Vegas? Modelos vendidos por el neoliberalismo como pretenciosamente únicos y universales.

Ayer pudimos presenciar en Uesca la poderosa argumentación contraria al megaproyecto monegrino. Mucha gente acudió al salón de actos de la facultad de magisterio (La plataforma Stop Gran Scala pide un debate sobre el proyecto). Hay tantas dudas que “no somos cuatro”, como va diciendo públicamente el virrey Biel. Capitalismo ficción pero no ficción de inversiones. Que la pela la pondremos entre todos los aragoneses y aragonesas. Tomadura de pelo increible. Proyecto nocivo, social, cultural, medioambientalmente. Monegros no se vende. La metáfora de José Angel Biel rascando de nuestros bolsillos expresa todo. O nada. 5.000 millones de euros presupuesta anualmente la DGA. 17.000 pide ILD para empezar a funcionar. 11.000 millones acaba de invertir uno de los capos del juego para unas minucias en Macao. ¿De qué estamos hablando? Aragón, de nación a comunidad autogobernada por las mafias bananeras. Llega la globalización de las costumbres, y también el cambio climático.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑