Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

Etiqueta

fiestas

L’Albahaca Reberde

Este 2016, en lo que respecta a las fiestas de Uesca, será diferente. Hace unos meses se fundó L’Albahaca Reberde, una peña ecologista, aragonesista, feminista y animalista. Todo lo contrario de lo que suelen representar las peñas al uso (taurinas, machistas, duales tirando a lo español y poco ecologistas). Han organizado un programa de actos digno, una especie de ensayo para el futuro: un festival recogiendo el éxito del No Toro Fest del 2015, bolo-encierro como alternativa al especismo laurentino, un pasabares… El caso es construir.

Hace poco, un compañero de la izquierda independentista, explicaba el modelo de Binéfar, el llamado Interchamizos, con carroza de Labordeta, programa en aragonés, pañoletas cuatribarradas, juegos tradicionales, música del país… Organizado por 300 jóvenes. No sé si veremos eso en Uesca. Soñar es gratis.

albahaca reberde

San Lorién 2010

Un año más. Las fiestas de San Lorién acabaron (leer valoración de 2009). Sin más. Volvemos a la dulce cotidianidad de la rutina. No ocurrió nada muy relevante, más allá de lo esperable: waka-waka a tutiplén, comentarios fato-almendrones, banderitas colonas en los balcones (que seguían allí desde aquel infame 11 de julio) y ya está. Decir que la concentración antitaurina fue un éxito (150 personas, buen ambiente, muchos medios -y pocas noticias-), y que la catalanofobia entró de raso en el teatro de los asesinatos. Y poco más claro, por lo menos al nivel que requiere un blog de pensamiento anticolonial. Hubo visitas nocturnas de algunos compañeros anticoloniales, lo cual siempre es de agradecer, en épocas de exaltación españolista como la que estamos viviendo en este verano.

Fiestas laurentinas: valoraciones

Leía esta semana la valoración que hace Chunta de las fiestas laurentinas y coincido bastante en el análisis: modelo soso, descafeinado, que pretende sacar las fiestas del centro a la periferia (recinto de las peñas), que se mueve a la deriva y que deja poco hueco a la participación vecinal. CHA considera que las fiestas de San Lorenzo reproducen a la perfección los 10 años de mandato de Fernando Elboj, con una gestión sin ideas y de baja intensidad. Añadiré más cosas: fiestas absolutamente especistas (toros, vaquillas, becerradas, burros), modelo peñista egoísta (guerra de penes en el recinto de peñas, adivinen quién gana) y falta de atractivos en la programación musical. Una fiesta que se ha olvidado del tramo de edad de los 18 a los 35 años. Luego que todo el mundo se va para Teruel. Normal.

DSCN3045

El Aragón negro: anécdotas catalanófobas

Este fin de semana estuve con amig@s en un bonito pueblo de la Plana oscense. Buñals (Buñales para los catalanófobos). De fiestas mayores, Santiago y Cierra ¡Ejem! Allí en la plaza, un ambiente grato. Una actuación para amenizar el cotarro, el Trío Malibú, de Lleida. Todo normal. Tan normal (la ignorancia y la malicia son atrevidas), que se nos ocurrió pedir al cantante una canción en su lengua materna (catalán). Inocencia en grado sumo. Al principio dudaba, luego aceptó la idea. Un personaje del público asistente, debió oir algo de la petición porque en el mismo descanso cogió a Manel por banda así se llamaba el cantante y como fuina en celo le amenazó con un “si cantas algo en catalán no vuelves a tocar en este pueblo. En un rato íbamos a poder presenciar un perfecto teatrillo de violencia simbólica y colonizaciones culturales. Los Malibú reanudaron su actuación, al rato, volví a pedir “una canción de su país”. El amable Manel, sufrió unas extrañas convulsiones, y me espetó, micro en mano, que “su país es España”, etc, etc, etc. Lo mejor estaba por llegar ya que pregunté al paisano catalanófobo, educadamente, el porqué de no cantar nada en catalán. Se volvió loco, ojos de ira y ademán de agredirme. Revuelo de gente. Separación de bienes. Me quedé enluzerniau. Aragón da miedo. Cada día más. A lo largo de la noche se comentó que si el tipo se pensaba que éramos catalanes, que si él es chuntero (jejeje), que si en inglés, que si en quechua. Al final lo de siempre, un pueblo a una hora de los Países Catalanes, al lado del África negra como quien dice. Xenofobia interna.        

De banderas españolas y aragonesas

chupinazo.jpeg

Quisiera responder a la carta que escribió Carlos Solano en este diario (18.08.07), en la que criticaba a Francho Nagore por otra carta del día 13 de agosto titulada “Bandera de España en la Catedral”. Me sorprendió mucho la enfermiza visceralidad con la que expresaba su españolismo el citado Carlos, además de la nula argumentación que expuso en relación a la bandera española que ondeaba en la torre de la catedral oscense el pasado 9 de agosto.

 

Para gente como Carlos lo único importante, identitariamente, es el Estado español (perdón, Ejpaña) y si por él fuera parece que Aragón no existiría. Le molesta que exista, a pesar de que es un país medieval bastante más antiguo que la invención española. Lo peor de todo no es que se sienta español o aragonés, sino que encima critique la política de ERC -¿a cuento de qué viene?-, o las banderas que hay en una sede cualquiera de la federalista CHA -por cierto, las que están son las adecuadas a mi modo de ver-. Apenas menciona el objeto de la crítica de Francho Nagore: la ausencia de la bandera nacional (perdón, autonómica) en la torre de la Catedral. Ofensa histórica al servicio de los de siempre, en un espacio que fue sede de Cortes nacionales (perdón, aragonesas), donde el obispo de esta diócesis (Vidal de Canellas) recopiló los fueros aragoneses (nuestros primeros derechos civiles) en el siglo XIII, o donde un 22 de abril de 1978 la entonces recién nacida Diputación General de Aragón prestó juramento en esta misma catedral, habiendo acto seguido una manifestación autonomista por las calles de la segunda ciudad del país. Bastante más justificaciones hay para que ondee la bandera cuatribarrada en la torre catedralicia que la rojigualda. Respeto para todos. Hasta para los que no nos sentimos españoles, a pesar del DNI. Del actual obispo de Uesca poco diré que ya no se sepa, obviando sus actitudes partidistas, es un ejemplo perfecto de persona que aprovecha su cargo para legitimar su visión reaccionaria de la sociedad -léase la reciente polémica con el grupo de música mudéjar en Chaca- y su nacionalismo banalmente español. Ellos ganan. Pero con estas actitudes discriminatorias hacia los símbolos propios sólo hacen que excluir y no incluir. Y es cuestión de tiempo y oportunidades para que el no-españolismo crezca y crezca. Tiempo al tiempo.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑