Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

Categoría

internacional

Posmodernismo e independencia

separatismos-europeos
Blog La república heterodoxa

Dos anécdotas coinciden en mi tiempo personal y ambas se orientan a cuestionar el independentismo. Sin ánimo de teorizar os expongo lo que he leído y lo que pienso al respecto:

1) Releyendo a Michael Billig (Nacionalismo Banal, 2014), aparece la tesis posmodernista de que el nacionalismo ha cambiado de función, ahora destruye las naciones. El posmodernismo no ha eliminado los nacionalismos ni mucho menos. Otra falacia más de la era global. La patria -en palabras de Billig-, el Estado-nación con sus fronteras, su “nosotros” y los “extranjeros” está en auge totalmente. No está en crisis: de hecho, en lo que respecta a armamento no existe ni el Tercer Mundo, ya que su monopolio sigue perteneciendo a los Estados-nación, no a individuos o empresas.

Siempre hubo micro-Estados, a la sombra de superpotencias. Esa es la realidad. No hay ningún indicio en sentido contrario. La construcción de alteridades identitarias dentro de la sociedad posmoderna no cuestiona la nacionalidad: se puede ser afro, asiático o transexual en Estados Unidos pero no niegan su carácter nacional. Si la superpotencia yankee no es negada… ¿adónde va el resto?

2) Y de rebote, a raíz de la fallida concentración aragonesista unitaria que hubo en Zaragoza el pasado sábado, me encontré con este artículo, de una persona vinculada a Cha, la cual venía a afirmar que Aragón no necesita más libertad, necesita otras cosas. Y en ese relato, niega que la independencia sea la solución, ya que en el mundo global todo lo que nos rodea es dependiente. No le falta razón, pero el número de naciones que se han ido incorporando a la ONU desde su fundación va en aumento. La independencia como herramienta, no como fin, ya que para reproducir las relaciones económicas y sociales del capitalismo, no hay viaje que valga. Aragón ya fue independiente hasta 1707 y no vivía en ninguna isla. Este artículo reproduce la cultura del miedo o la conformidad, es decir el discurso de la hegemonía impuesta. Sin más. 

Mis amigos los kurdos

kurdistan-flag
Bandera del Kurdistán

11 parlamentarios del Partido Democrático del Pueblo (HDP) han sido arrestados en los últimos tres meses por el gobierno turco. La deriva autoritaria de Erdogan le está saliendo de perlas, los focos mediáticos apuntando en julio, y ahora, ancha es Castilla. Cierre de más de 100 medios de comunicación, 40.000 personas detenidas tras el intento de golpe de estado, 110.000 empleados públicos perseguidos. Esta situación represiva se focaliza perfectamente contra la nación kurda, con 180 concejales y alcaldes arrestados y centenares de civiles muertos durante la campaña militar contra el Kurdistán.

Del nacionalismo turco ya hemos comentado alguna cosa, en 2008 por el tema del genocidio armenio. A los kurdos, más allá de la lógica solidaridad internacionalista, les tengo un cariño especial. En el 2000, visité Turquía, aprovechando el viaje de estudios de la carrera; el guía que nos acompañó era muy majete, no recuerdo su nombre, pero se sentía incómodo cada vez que le preguntábamos por los kurdos: «no existen», «son turcos del norte», «como vosotros con los vascos»… Un par de años antes, en 1998, mi primera tarea como miembro de Chobenalla fue escribir un texto de opinión sobre los kurdos, Ocalan y el PKK. Tengo que recuperar esas líneas. 

Tony Judt reflexiona

Para la reflexión, lo leí hace un tiempo en un grupo de Facebook, así que no tengo la fuente exacta. Lean y piensen…
«Si los bienes públicos -los servicios públicos, los espacios públicos, los recursos públicos- se devalúan a los ojos de los ciudadanos y son sustituidos por servicios privados pagados al contado, perdemos el sentido de que los intereses y necesidades comunes deben predominar sobre las preferencias particulares y el beneficio individual. Y una vez que dejemos de valorar más lo público que lo privado, seguramente estamos abocados a no entender por qué hemos de valorar más la ley (el bien público por excelencia) que la fuerza.» Palabras de Tony Judt, un defensor inteligente del capitalismo.

ETA cesa en la lucha armada

ETA abandona o cesa en su actividad armada. Una noticia que puede formar parte de la historia y que se dio a conocer el pasado jueves 20 de octubre. Todo el mundo anda con sus análisis, los «demócratas» colgándose medallas en una línea meramente policial. Lo interesante es que se abre un escenario exclusivamente político en Euskal Herria desde la ya lejana y no cerrada Transición borbónica. Como siempre y las cosas no han cambiado mucho, quitando lo mediático, habrá que tener valentía porque las exigencias son las mismas de siempre: territorialidad, autodeterminación y seguramente amnistía. En todo caso el primer paso debiera ser legalizar a Sortu, pero me parece a mí que los «demócratas» están muy a gustito con esta situación, con sus leyes totalitarias y ya sin pistolas ni bombas. Coincido bastante con el comunicado que ha lanzado Puyalón de Cuchas sobre el asunto. de lo poco coherente que he leído desde la Tierra Noble. Poco más.

Vía / http://www.gara.net/eta-anuncia-cese-definitivo-actividad-armada.php

Sortu o no Sortu

Hace un par de semanas la izquierda abertzale presentaba su nuevo proyecto político. Bautizado como Sortu, se trata de un partido que rechaza cualquier violencia, incluida la de ETA. Un paso histórico, si quremos ver el conflicto vasco desde un prisma optimista. Tras el shock inicial la involución sociomediática y los partidos del régimen han empezado a atacar a esta organización, ya no vale con alejarse de ETA, ahora acusan de ser los mismos de siempre, que es un copia-pega de estatutos o una estrategia para presentarse a las municipales. Sea lo que fuere, si se ajusta a la ley, no debería haber ni un problema. Pero las cuentas van por otro lado, el de la calculadora electoral. El sábado pasado miles de personas se juntaron en Bilbao para gritar por la legalización. No creo que el Estado ceda, la prisión sabe perfectamente lo que tiene que hacer. El problema es que los tiempos pueden haber cambiado.

Encuestas de las catalanas

Estamos inmersos en plenas elecciones catalanas, me ha dado por mirar algunas encuestas y parece que CiU puede recuperar (como siempre) la presidencia de la Generalitat. Se encuentra bastante por encima del PSC en intención de voto. De hecho podría gobernar con apoyos externos del PP, llegado el caso. El tripartito sufre el desgaste y sus tres socios pierden intención de voto y escaños. Ciutadans se mantiene, le ha venido bien el ciclo de crisis y españolización banal de los últimos años. Y también podemos mencionar a la Solidaritat de Laporta, que tal vez pueda irrumpir en el parlament. Las sombras banales aparecen con esa puesta en escena del PP, abogando por un contrapacto de Tinell, defendiendo la españolidad de Catalunya, Euskadi y Galiza. Nada tan interesante como banal. Y yo que pensaba que el Mundial había dejado muy claro, para toda esta gente, la identidad de estos territorios. Por si acaso, epidural, y que salga el sol por donde quiera.

Trazos de octubre

Menuda semanita hemos tenido. Con guiños por todos los lados. De Alvarito Arbeloa haciendo de pregonero zaragozano, Copa del Mundo en la mano, para recordar a todos los colonos lo felices que son. Y los mass-media cumpliendo su misión perfectamente. Igual que lo hicieron con la manifestación antitaurina, exponiendo cifras a la baja o ninguneando la pluralidad en sus espacios de desinformación. Entre semana, nos encontramos con el fútbol europeo, un Italia-Serbia y un personaje «siniestro», Ivan Bogdanov, cabecilla mediática de esa conjunción entre deporte y ultranacionalismo. «Es el mejor hijo», decía su madre. Bochornoso espectáculo. De aquí a la eternidad, llega este fin de semana y ya tenemos la composición definitiva del Consejo Superior de las Lenguas de Aragón. De esto escribiremos la semana que viene.

El Sankt Pauli, un equipo diferente

Vamos a cambiar de tercio tras la triste (y emotiva) semana labordetiana. Quiero dedicar unas líneas a un club de fútbol de los más atípicos en toda Europa: el Sankt Pauli de Hamburgo. Un equipo que tiene por bandera una calavera pirata y que además recoge una serie de peculiaridades que lo convierten en un club muy popular en el Estado alemán. Con un pequeño estadio, situado en un barrio obrero de Hamburgo, sus valores contrastan con el club poderoso de la ciudad (el Hamburg), el de las clases acomodadas. La afición del Sankt Pauli se caracteriza por sus convicciones antifascistas y antirracistas, aspectos que el propio club recoge en sus estatutos. Incluso algunos jugadores de este equipo se han implicado en el movimiento okupa de la ciudad o han participado en brigadas de solidaridad por centroamérica. Todo un ejemplo de cómo hacer las cosas con otro estilo en el apestoso y millonario mundo del deporte rey.

Identidad en Cambrils

Un país raro el catalán. Estuve la semana pasada de vacaciones por Cambrils y pude disfrutar de la agradable dualidad en la que se cierne la dialéctica centro-periferia en el estado español. Agradable por imágenes como esta:

Pero extraña también. Los chiringuitos estaban llenos de camisetas de la selección estatal, algo normal, pero la saturación visual era excesiva. Por otro lado, pasear por estos lares con la camiseta de la selección aragonesa es exótico, por muy extraño que parezca: miradas raras como si fuese la camiseta del Magdeburgo y alguna cómplice (aragoneses veraneantes). En todo caso el consuelo es corto, conversaciones entre catalanes, una chica habla en catalán, el hombre en castellano. Hasta ahí todo normal, la cuestión es que cuando el hombre quiso interpelar sobre que eran de Lleida y demás, pasó a hablar en un correcto catalán. Un señor de mediana edad que hablaba con sus hijos en castellano. Y ya de colofón identitario os paso una imagen de nuestros vecinos de parcela, colonos y orgullosos (por el Mundial claro está):

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑