Lorenza, Narcisa, Inocencia, Josefa, Julia, Isidora, Melania, Felisa, Andresa y Leonor. Y también Martín. Todas con nombres y apellidos. Asesinadas de forma atroz. Hace un mes, tuvieron su homenaje, en una zona muy castigada por la represión franquista, en las Cinco Villas.

La labor de CHARATA y CHAMA, entidades memorialistas, ha sido determinante para la recuperación, investigación, exhumación y dignificación de estas víctimas. Como siempre, un gran trabajo que aún no ha terminado.

Nuestras Trece Rosas aragonesas. Hay tantas, el odio y la impunidad es universal. Fueron encontradas en el cementerio de Farasdués. Diez mujeres, vecinas de Uncastillo. Todas tenían vinculación con militantes de izquierdas durante la II República, es decir, a través de sus parejas o de su compromiso vital. Fueron perseguidas hasta su exterminio. Se sigue buscando, más fosas, más víctimas. Recordamos que este 20 de octubre se aprobó la Ley de Memoria Democrática, la cual puede marcar un antes y un después en este tipo de actuaciones de reparación y justicia.

Y aprovecho la ocasión para recomendar un libro, una novela histórica, muy vinculada a las Cinco Villas. Se trata de Miel amarga, de un buen amigo y compañero de luchas, Emilio Anadón. Publicada hace un año por Ediciones del Cierzo, narra una historia entre biográfica e imaginada, que parte de Cinco Villas, con Manuela y Jacinta haciendo y deshaciendo su vida entre la Guerra Civil y el franquismo. Una delicia.

Los actos de homenaje proliferan, poco a poco, llenan este triste calendario, como el de los 26 anarcosindicalistas de Angüés, que fueron asesinados en Uesca en enero de 1937, o también las exhumaciones de Pomer, en el Aranda, en agosto de 2021, con 17 vecinos que fueron ejecutados. O los que se perdieron y se siguen buscando, tengo muy cercano el caso de el Maestro de Tordelpalo, o la ignonimia del barranco de la Bartolina, con el ADN perdido de un hermano de mi yayo.

Casi todo por hacer.