Hace ya unas semanas saltó la noticia de la vuelta de Ixo Rai! a los escenarios. En una fecha muy especial, 23 de abril, San Chorche. 20 años después de su última actuación. En carne mortal y de propio! Un único concierto que servirá de autohomenaje. Enseguida circuló el notición entre los diversos grupos de Whatsapp que comparto, al fin y al cabo pertenezco a esa generación que vivió la época de Ixo Rai! y todo lo que rodeaba a este mítico grupo. Todo el mundo a comprar entradas y a pensar en una fecha, que denota memoria, y también melancolía.

La clave común de una generación no es compartir el año de nacimiento, sino las implicaciones sociológicas de ese hecho tan al azar. Luego tenemos el componente económico, que diría Marx. Pero a nivel social, el conocimiento y la ideología se pueden legitimar generacionalmente. Estas ideas las saco de Karl Mannheim, quien teorizó sobre estas cuestiones hace casi un siglo. Un grupo concreto y momentos concretos. Eso representa Ixo Rai! y sus canciones.

Esto quiere decir que los miembros de cada generación comparten unas historias colectivas o experimentan unos eventos y vivencias, que los diferencian de otras generaciones. Para bien o para mal. Ixo Rai! representa para muchas ese momento, en torno a la lucha, la música y las fiestas de pueblo. Como en su momento le pasó a una generación anterior con los cantautores. Un aragonesismo primario e ilusionante, que a la generación del Baby Boom nos tocó vivir en una época fundamental en el desarrollo personal, de los 18-25 años.

Así funcionamos, como seres sociales y culturales.

Dedicado a la Generación Chobenalla…

Y como anécdota, os dejo este post del 2008, ¿pudo Ixo Rai! participar en Eurovisión?