Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

mes

agosto 2020

Alta tensión: la matraca final

El Gobierno de Aragón, abre el melón vacío de agosto, concediendo autorización administrativa al proyecto para repotenciar las líneas de alta tensión Foradada del Toscar-Escalona y Escalona-Escalona. La crisis del COVID-19 ha provocado que desde el Pignatelli se desempolven viejos fantasmas, que dormían el sueño de los justos, u otros en una huida hacia delante, ecocida e irresponsable con el futuro de todas (Castanesa, parques eólicos en el Matarranya, Mularroya).

La Unión Europea lleva tiempo trabajando la matraca de las autopistas eléctricas, justo en un momento en el que estas gigantescas infraestructuras sólo sirven para agravar el calentamiento global y la crisis económica neoliberal. En este caso la matraca es extender las líneas de Muy Alta Tensión.

Hace tres años de esta información.

En este caso volvemos con la machacona matraca de extender la red de líneas de Muy Alta Tensión -conocidas como MAT-, las cuales son el ejemplo perfecto de los intereses oscuros del oligopolio energético. Esto se traduce en crear un mercado único de energía que les permita especular en bolsa con los kilovatios.

En Aragón nos toca el premio gordo con estas líneas: la MAT Samianigo-Marsillon multiplicaría por 11 la capacidad de la línea entre Biescas y Pragneres, prolongándose hasta Magallón por Ejea. Hay otra MAT proyectada entre Peñalba e Isona, y se plantean repotenciar las 4 líneas transversales entre Samianigo y La Pobla de Segur. El Pirineo emparrillado, ni biodiversidad ni turismo ni reserva cultural. Pamplinas. No se podía saber. De repente, y ante el tsunami descendente de ingresos/beneficios que va a generar la pandemia del COVID-19, Lambán prepara el terreno con nocturnidad y alevosía. Territorio colonial, país vacío y vencido. Es lo que quieren y no descansan para ello.

Ya se paró en su día la Aragón-Cazaril y la Graus-Sallente. Se sigue luchando para frenar el despropósito de la autopista eléctrica Peñalba-Isona, de la que poco a poco van saliendo pequeñas inversiones que nos preparan para un futuro que ya está aquí. Muy terrible todo lo que escribamos sobre estos temas…

Antiguo Régimen a la mediterránea.

Hay cosas que parecen de novela, algo del pasado, pero hay que frotarse los ojos muy fuerte y pensar que estamos en pleno siglo XXI. La realidad nos muestra que los restos del Antiguo Régimen siguen ahí. Vivitos y coleando. Mientras el emérito huye, fiel a la tradición borbónica, la clase parasitaria sigue por estos lares con sus rentas y beneficios. Os explico lo que he visto…

Hace un par de semanas estuve pasando unos días de descanso en el extremo occidental del municipio de Tarragona. Se llama La Móra-Tamarit. Una zona costera, algo abrupta, que deviene en un puzzle de usos del suelo bastante caótico. En un espacio relativamente pequeño conviven chalets, hoteles, campings, explotaciones agrarias, y espacios naturales protegidos -los aiguamolls del Gaiá-. De hecho, llevan una lucha vecinal para que este lugar sea reconocido como Entidad Municipal Descentralizada.

Resulta que este territorio perteneció al Marquesado de Tamarit, otorgado por Carlos II a un tal Francisco de Montserrat y Vives, en atención a sus servicios en el sitio de Tarragona (jejeje). El caso es que el título se rehabilita en 1903, obra y gracia de Alfonso XIII, para dárselo a José de Suelves y de Montagut, terrateniente de la zona, jefe de Comunión Tradicionalista en Tarragona y diputado en el Congreso de la época de la Restauración durante varias legislaturas. El cacique de toda la vida.

Esto es para situarse. Y sospechar por dónde viene el caos de esta zona. Y aún hay más, María, la hermana del actual titular de este título nobiliar, se casó con Francisco Franco y Martínez-Bordiú -nieto del mayor genocida del siglo XX español-. ¡Booommmm! ¡No se podía saber! Dejé de buscar, al fin y al cabo, sólo quería informarme un poco de lo que veían mis ojos de turista. En esta zona también se encuentra el Castillo de Tamarit, una fortificación de tiempos de la conquista cristiana, que pasó a manos del arzobispado de Tarragona en el siglo XIV, el cual lo vendería a Charles Deering -millonario y yankee- en el siglo XX. Actualmente pertenece a una sociedad inmobiliaria.

Me vienen a la memoria ejemplos aproximados en Aragón: la finca de la Baronía de Escriche (en Corbalán, Comunidad de Teruel), el complejo de salinas en Arcos (Gúdar-Javalambre), o los yacimientos de la Cueva de Chabes (Bastarás, Plana de Uesca). Con un denominador común: desidia y abuso de poder.

Como siempre, tomemos conciencia de lo que nos rodea, ya que el tranquilo chiringuito de playa, puede estar sobre un suelo lleno de historia, chanchullos y dinero para los de siempre.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑