Republicanismo es una forma de gobierno enemiga a la monarquía, por lo que todos sabemos y sobre todo por los privilegios de detentar la jefatura de Estado una familia «elegida por los avatares del pasado». El republicanismo también define el rebrotar de nuevos Estados a finales del XVIII -caso de los EE.UU.-, y en cierta medida el concepto republicano viene a confrontar a las democracias liberales burguesas, con una perspectiva de profundización en los derechos de la ciudadanía (el pueblo): transparencia, consultas, procesos más directos u horizontales…

Una república, puede ser conservadora o progresista, más o menos nacionalista, y también socialista, comunista (lógicamente) o imperialista. Pero nunca puede tener de jefe de Estado a un miembro de una familia X por derecho sanguineo.

El actual presidente de Aragón nos tiene acostumbrados a sus salidas de tono. Debe dormir muy tranquilo el hombre, pensando que es el rey del consenso y el sentido común. Sólo así puede entenderse el tweet (imagen de arriba) en el que felicitaba a Felipe VI (V de Aragón) por sus seis años de monarca, defendiendo valores republicanos (sic).

Lambán realizó su tesis doctoral sobre la reforma agraria aragonesa en la II República. El PSOE no es un partido republicano. El señor X ya se encargó en su momento de dilapidar este eje programático. Es un partido del Régimen. Y sólo así se entiende a Lambán, que se cree bastión de lo español, por eso su tweet. Más le valdría preocuparse de la financiación de Aragón, ya que ese régimen, que tanto le gusta, le escupe en la cara una y otra vez. Y van…