Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

mes

enero 2018

Emilio Gastón

Un hombre bueno falleció el pasado lunes 22 de enero. Emilio Gastón era algo más que eso. Una característica que ya lo dice todo, pero su dimensión va más allá de la bondad y honestidad. No escribo estas líneas para glosar ni exponer su vida, para eso hay otros medios y fuentes.

Gastón aparece como el único, el verdadero Justicia de Aragón, sin imposturas. La jura de su cargo lo dice todo: en diciembre de 1987, Tarazona, sesión de las Cortes, ante el féretro de Juan de Lanuza. Pocas imágenes tan potentes para el imaginario aragonesista en los últimos cuarenta años.

El Emilio del PSA, germen del autonomismo de izquierdas en Aragón, un movimiento de liberación social y económica, que acompasó un renacimiento cultural en las postrimerías de la dictadura franquista, con ciertos elementos discursivos del colonialismo interno. Le tocó ser diputado en el proceso constituyente de 1977. Barros y lodos. Sembrar y recoger.

Tuve la suerte de conocerlo, hace una década, un grupo de soberanistas decidimos homenajear su trayectoria y dignidad para un 20 d’aviento. Fue un placer escucharle. No se esperaba que gente de generaciones más jóvenes que la suya, fueran capaces de recordar su figura y empoderarla. Esa es la fuerza. La memoria es amarga cuando se olvida.

 

emilio-gaston-517x700
Vía http://www.andalan.es
Anuncios

Teleoperadores

telemarketing

El trabajo de teleoperador es un símbolo de la clase trabajadora del siglo XXI. Un trabajo precario, monopolizado por la temporalidad y que le viene como anillo al dedo al sistema productivo actual.

Podríamos hacer el símil con esas fábricas del XIX: con muchísima gente en salas, en unidades perfectamente separadas. Todos los movimientos están controlados por ordenador. En algunos centros hay que levantar la mano para ir al baño. El trabajador es tratado como un robot, aumentando el nivel de estrés. La hiperreglamentación de los call centers llega a niveles surrealistas.

Owen Jones (Chavs, pp. 180-182) ya se hacía eco de esta comparativa minero-fabril: profunda alienación respecto al trabajo, el cual puede consistir en leer un guión una y otra vez. La rotación anual de las plantillas es gigantesca -te consideran veterano a los pocos meses-. Hay empresas que tienen la política de no colgar el teléfono aunque el cliente esté insultando. Por eso el ver gente llorando es habitual. Todo como una granja de pollos.

En las últimas semanas, nos encontramos con una huelga de 24 horas en Extel, demandando mejoras en todas estas cuestiones. Los paros en Arvato-Qualytel suelen ser frecuentes. En GSS, más de lo mismo. Tres ejemplos en Aragón, para un sector que ocupa a 4.000 trabajadores actualmente. Siempre bajo la amenaza de cierres, despidos y represiones sindicales. El vergel neoliberal. Por eso, sindicatos como SOA suelen hacerse fuertes en estos centros de trabajo. A mayor vulnerabilidad, mayor exigencia de combate.

Así empezamos con el 2018, recordando y exponiendo. Todo crudo, pero real. Compartan y profundicen sobre un trabajo del que desgraciadamente solemos despotricar.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑