Buscar

Aragonando

Blog aragonés de pensamiento anticolonial

mes

septiembre 2017

Saboya, Aragón y Catalunya

 

photo5913409951110376026

Leyendo Reinos desaparecidos (de Norman Davies), os resumo unos párrafos sobre Saboya:

En 1998 la Liga Saboyana realizó una declaración de independencia que todo el mundo ignoró, publicando un proyecto constitucional para la federación de Saboya. El caso es que esta organización había tenido modestos resultados en las elecciones locales (un 5-6% de los votos). No era una locura. Pero una cosa es construir un movimiento independentista y otra tirarse a la piscina ante la mirada «contraria» de tu población. Ese plebiscito, tratado de farsa tiene relación con esto otro que cuento aquí: en 1860 Francia se anexiona la Saboya mediante un referéndum un tanto amañado. En su momento protestaron, ya que no representaba la voluntad del pueblo. París reaccionó rápido, enviando 10.000 soldados para instaurar la pax romana. Así funcionan los Estados-nación. Te asimilan y ni preguntan.

¿Qué ocurrirá el 1-O? No lo sé. Es muy probable que a medio plazo Catalunya se independice. Mientras tanto, el Aragón disidente trata de controlar la purria españolista, que ha pasado de banal a proactiva. Puyalón y Purna organizaron el sábado pasado una votación simbólica. La democracia ante todo, la de verdad, la popular. Otros, se esconden, o azuzan clichés del pasado, lean a la intelectualidad labordetiana esgrimiendo un historicismo mal entendido. Aragón no desaparece, permanece. Pero los tambores de guerra, necesitan de otras herramientas para esta vieja colonia, asimilada desde 1707, y a cuya población nunca se le preguntó lo que quería ser. Decapitado Lanuza. Nueva Planta y a correr.

Rebelión, represión y fascinación

photo5909148948415752857

Esta semana tocaba escribir del proceso de desconexión catalán y la reacción jurídico-policial por parte del aparato del Estado. Ha sido comenzar el mambo y de repente el choque de trenes se ha convertido en una busca y captura de urnas. Se veía venir que el gobierno del PP tenía su plan de intervención bien preparado desde hace meses. Lo bonito ha sido ver a la gente normal, en las calles, manifestándose, ejerciendo sus derechos y lanzando un mensaje claro: queremos votar, esta rebelión no la para nadie.

El curso de los acontecimientos mueve a todas las piezas del tablero del Estado. La oportunidad de fracturar el régimen del 78 es casi única. Por eso se vetan charlas de apoyo, se arrancan carteles o se trata de perseguir e identificar a toda persona que se salta la línea roja del status quo. Mientras tanto el cuñadismo tragando bilis y ejerciendo de tonto útil para un Estado fascistoide, incapaz y con tintes totalitarios.

Educando a Frankenstein

Empieza otro curso escolar y os dejo una cita muy interesante para reflexionar sobre la educación y su importancia.

“Ahí tienes mi ejercicio de lengua; he hecho lo que me has pedido, con una introducción y una conclusión y sin faltas de ortografía; ahora, me pones la nota que me corresponde y quedamos en paz. No me pidas que, además, me interese por el texto que me has hecho estudiar. Tu vida es tuya. La mía es mía. ¡Hacemos tratos comerciales, no otra cosa!”

MEIRIEU, Philippe (1998): Frankenstein educador. Barcelona, Laertes, p. 27

carrasca

Banderas que no se agitan

barcelona-marcha-contra-el-terrorismo-entre-abucheos-al-rey-y-esteladas
Mani del 26 de agosto en Barcelona #NoTincPor

Las banderas que no se agitan son las más poderosas. Están siempre presentes, nacionalizando e identificando a la gente, recordando el marco simbólico-nacional en el que se han de mover. Esto lo explica muy bien Billig en su Nacionalismo banal. A raíz de la mani de la semana pasada en Barcelona, se ha dado un vuelco a esta situación en Catalunya: el rechazo al terrorismo yihadista puede tener muchas banderas, y eso a la caverna «que no agita banderas» parece alertarle en exceso.

Todo esto tiene mucha importancia. Como la guerra sucia que se ha planteado entre cuerpos y fuerzas de seguridad. Si el Estado español pierde la hoja de ruta del orden y la seguridad -tal y como viene amparándose en occidente desde los atentados a las torres gemelas-, le queda muy poco. Y en Catalunya lo saben: por eso hay una obsesión por agitar las banderas. Independentistas contra el yihadismo. El orden y la seguridad se tambalean para el nacionalismo español.

Por eso rabia el PP. Sólo les queda la violencia (ejercida por pura praxis), el impedir. Ni urnas, ni banderas, ni monarquías hipócritas. Hay banderas que no se agitan, ya que están podridas.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑