foto-mani

El neoliberalismo ha acelerado la destrucción de la sociedad civil. La democracia no se ha de basar en la heroicidad política, no podemos convertirnos en titanes del activismo dedicados permanentemente a asambleas eternas. Necesitamos instituciones mediadoras que permitan distintos niveles de implicación (vecinales, cooperativas, clubes deportivos, sindicatos…).

Odio ese clasismo que se nos ha metido a través del consumo y nos hace desear parecernos a los ricos: condescendencia hacia la clase trabajadora, como si sus vidas, opiniones y gustos fueran insignificantes. Esto es incompatible con la democracia radical.

Entrevista a César Rendueles, Cuaderno del domingo. EPA, 01.11.2015.

En pocas líneas, muchísima sustancia, sobre la forma de organizarnos y la batalla simbólica del clasismo. César Rendueles tiene muy buenas lecturas, todas recomendables, como Sociofobia (2013).

Anuncios