ttododeporte
Archivo: Ttododeporte

Jorge García Marín fue un ciclista profesional que estuvo cuatro temporadas en activo, de 2004 a 2007. Nacido en Zaragoza aunque su pueblo es Brea de Aragón (Aranda); le tocó pedalear en una época difícil, justo en el epicentro de la caja de brujas llamada Operación Puerto: una trama contra el dopaje que se cerró en falso cuando se filtraron informaciones de deportistas vinculados al tenis o fútbol. Marca España.

Jorge ganó una etapa en la Vuelta a la Comunidad Valenciana, y apenas disputó grandes vueltas (lo que le dio tiempo, haciendo el puesto 65 en la estatal de 2005). Era un buen corredor, gregario y luchador, aunque no tuviera el palmarés del referente aragonés, Fernando Escartín. El caso es que estuvo trabajando para los equipos Cafés Baqué y Relax-GAM, ambos desaparecieron y le fue imposible reubicarse profesionalmente. Es decir, se tuvo que retirar con 27 años, montando un gimnasio en el 2008, que cerró el año pasado -por culpa de una franquicia-. Como podéis leer, una biografía interrumpida bruscamente, ya que la vida media de un ciclista profesional puede alargarse perfectamente hasta los 36-38 años, “Purito” Rodríguez se ha retirado con 37.

Fuente: “¿Qué pasó con… Jorge García?”, revista Ciclismo a fondo, num. 385, 2016, p. 22. 

Quizá hablar de clase trabajadora es un exceso cuando hablamos de profesionales del deporte, pero el extracto social de los esforzados de la ruta nos permite ver que su precariedad es algo normal en estos tiempos: sueldos de mil y poco euros al mes por correr en equipos de segunda categoría, escasos patrocinadores, el azar de las lesiones… Nada que ver con los futbolistas: un jugador del Zaragoza o del Uesca, como sueldo mínimo tiene garantizados los 6.000 euros mensuales. Comparen y saquen conclusiones. Pero seguiremos con este tema.

Anuncios