kurdistan-flag
Bandera del Kurdistán

11 parlamentarios del Partido Democrático del Pueblo (HDP) han sido arrestados en los últimos tres meses por el gobierno turco. La deriva autoritaria de Erdogan le está saliendo de perlas, los focos mediáticos apuntando en julio, y ahora, ancha es Castilla. Cierre de más de 100 medios de comunicación, 40.000 personas detenidas tras el intento de golpe de estado, 110.000 empleados públicos perseguidos. Esta situación represiva se focaliza perfectamente contra la nación kurda, con 180 concejales y alcaldes arrestados y centenares de civiles muertos durante la campaña militar contra el Kurdistán.

Del nacionalismo turco ya hemos comentado alguna cosa, en 2008 por el tema del genocidio armenio. A los kurdos, más allá de la lógica solidaridad internacionalista, les tengo un cariño especial. En el 2000, visité Turquía, aprovechando el viaje de estudios de la carrera; el guía que nos acompañó era muy majete, no recuerdo su nombre, pero se sentía incómodo cada vez que le preguntábamos por los kurdos: “no existen”, “son turcos del norte”, “como vosotros con los vascos”… Un par de años antes, en 1998, mi primera tarea como miembro de Chobenalla fue escribir un texto de opinión sobre los kurdos, Ocalan y el PKK. Tengo que recuperar esas líneas. 

Anuncios