Si gobierna la derecha, el ciclo de ajustes y recortes seguirá su curso. Los poderes “no democráticos” aullarán, y PP, o C’s, o PSOE, agacharán las orejas. Volverán con el hachazo sobre el sector público y la caverna mediática se recreará con sus lemas de siempre: “tienen más derechos que nadie”, “no es justo”, “lo público no funciona”, etc.

En el Estado francés, hay 4,8 personas en activo por cada empleado público. En el Británico, 5,26. En el finlandés, 4,5. En el español, 8. Las cifras hablan solas. El sobredimensionamiento del sector público es una falacia. Entre conciertos y colaboraciones público-privadas, nos están esquilmando. Este es uno de los ejes sobre el que gravita el debate de la remunicipalización en algunas ciudades.

Además, añadir que la tasa de temporalidad mayor se da en el sector público. Y que la privatización o externalización de personal apuntará al binomio educación-sanidad, ya que tres de cada cuatro funcionarios de las Comunidades Autónomas trabaja en estos sectores fundamentales para la formación y calidad de vida de la clase trabajadora.

Disfruten lo votado.

Anuncios