En estas semanas de movilizaciones, huelgas y reformas en educación, no viene mal recuperar el extracto de una entrevista (El Periódico de Aragón, 27/05/2012) que le hicieron al catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, Julián Casanova. Así deja el asunto:

Todo el crecimiento económico no fue a la educación. Es más, se ofrecía el modelo en el que el profesor le decía al chaval que tenía que estudiar, formarse, aprender idiomas, y el resultado era que esos chavales dejaban los estudios para ir a la construcción, donde en cuatro horas ganaban más que lo que podía soñar el licenciado que le daba clase. Ahí se estableció un modelo que llegó a las familias que sacaron a sus hijos de la escuela, que los medios encumbraron a fenómenos frikis, que dando gritos desde la pantalla se convirtieron en los modelos, rodeados de gentes que les aplaudían. Eso es lo que estamos pagando ahora, que en los años de bonanza no fue ese crecimiento económico a la educación y la investigación. Y además está el factor humano…

El factor humano es un padre que tiene un adolescente de quince años que no puede hacerse con él, sin embargo un maestro tiene que controlar a treinta como ese. Los profesionales se van a ir, van a pasar de sus responsabilidades. Y también va a suceder en sanidad. Tendrían que preguntarse si una sociedad puede avanzar y ser más justa sin tener educación.

No hace falta aclarar más. Vamos camino de la descomposición total.

Anuncios