Nunca pensé que en este cálido agosto se produjera un debate tan interesante como el de la organización infraestatal de Ejpaña. Rubalcaba habló de suprimir determinadas administraciones provinciales. El PP quiere adelgazar la administración, quizá no suprimir las diputaciones provinciales pero sí las comarcas aragonesas. Y eso que el sistema de representación electoral es provincial y beneficia a estos dos partidos: ver El disputado voto de los más colonizados: PPSOE. En Italia ya quieren quitar las provincias con menos de 300.000 habitantes. En Catalunya hace tiempo que son hermosos jarrones vacíos, sin ningún tipo de competencia política. En Aragón, con ese criterio, las provincias de Uesca y Teruel pasarían a fusionarse con la de Zaragoza, creando algo así como la Diputación Provincial de ¿Aragón? Entonces, suprimamos todas las provincias, feo invento de 1833, que sirvió para cohesionar la coerción y gestión estatal. No tengo dudas sobre el tema. O todas o ninguna. Y que vuelva Cuba, jajaja.

Anuncios