Éramos pocos y parió la abuela. Ha generado bastante polémica el nombramiento de Humberto Vadillo como Director General de Cultura. En el último post (Os barafundios de beluns) comentaba que nos equivocábamos de enemigo y los estériles debates en torno a la guerra personal de grafías sólo sirven para constatar que gentuza fascistoide como el tal Vadillo se ria en nuestra cara de nuestras luchas, nuestra identidad, aprovechando el río revuelto actual.

Purnas ya alertaba de la situación, ya que un señor que equipara el aragonés con el klingorn, que habla de la normalización con mucho desprecio, sólo se merece que simple y llanamente nos deje en paz y se vaya a otro país a “muyir fardachos”. Hace unos años Chobenalla Aragonesista sacó una serie de pegatinas con el título de “A mi me dan asco”.  Habrá que tirar del repertorio simbólico porque este nuevo-viejo gobierno del PP viene con ganas de españolizar más si cabe esta colonia aragonesa.

Anuncios