La tremenda derrota del PSOE en Aragón levanta un oscuro horizonte para un partido que había navegado con cierta comodidad durante las tres últimas legislaturas. En paralelo a esos 80.000 votos a nivel nacional, se encuentra la pérdida de ayuntamientos claves como Uesca, Chaca, Calatayú, Monzón, Fraga… La partida de tenis estatal ha llegado como un tsunami a las plácidas playas sociatas de su cado aragonés. Adios al Marcelinato y a Eva Almunia, y también a políticas progre-conservadoras, porque esta gente coloniza como la que más. La única esperanza que pueden tener viene por el ayuntamiento de Zaragoza, con dos chacales como IU y CHA que pueden hacer pasar a Belloch por el aro de sus “programitas”. En todo caso quien genera políticas antisociales acaba pagándolo, sobre todo si su referencialidad es el centro-izquierda. En todo caso el purgatorio le vendrá bien al PSOE, su reformismo termina pagándose caro.

Anuncios