Para estos días finales de 2010 andaba escribiendo sobre el PAR y su descomposición cuando me he encontrado con la encuesta del barómetro de invierno de la DGA y las polémicas varias a raíz de la misma (artículo de José Luis Trasobares). Muy novedoso resulta que el PP gane en intención de voto pero el desgaste socialista sigue en su suma y sigue, algo paralelo al azucarillo del PAR (asunto que abordaremos con más profundidad). IU sostiene su paso y CHA mantiene pero lejos de sus porcentajes históricos. Una Chunta que ya no presentará ni a Bernal ni Yuste, ofreciendo un precioso cuadro de corderitos tecnócratas bien llevados por el neoficialismo. Cucha y País quedó excluida de sus listas y eso es un síntoma inequívoco de que las cosas siguen de forma similar al 2008, un bucle, por no saber refundar ni proyectar ni nada parecido. El nacionalismo aragonés a la deriva. Aún con todo, el mapa en mayo puede otorgarles un papel histórico: gobernar desde el Pignatelli. Paradojas de la política.

Anuncios