Por fin leo algo con lo que me identifico casi al 100% respecto a las luchas de fablilandia:

Posición política de Estado Aragonés ante la “cuestión ortográfica”.

Anuncios