Mientras nos siguen avisando que el Estado español no es Grecia. Igual que Aragón no es Kosovo. Yo pienso que efectivamente no lo es. Aquí hay una tasa de paro de un 19% (frente al 10% de Grecia), con una deuda pública de un 55% del PIB (113% en el país heleno) y un déficit público similar (sobre el 12% en ambos Estados). No lo es. Grecia debe más dinero de la riqueza que genera y gasta más de lo que ingresa. Allí siguen importando casi todo de fuera (de Alemania lo caro, la innovación). Pero las medidas de ajuste empiezan a parecerse y mucho, el “tijeretazo”, además de ser lo más PP del PSOE (poco importa, ver la mutación PPSOE), asume que al final serán las clases medias y bajas las que pagarán el recibo de la crisis: congelar pensiones, reducción de salarios públicos, recorte del gasto, subida del IVA. Lo de siempre. En Grecia están convocando movilizaciones muy fuertes. Esperemos que aquí volvamos a parecernos a ellos. Ya vale que nos tomen el pelo. Ni el gobierno ni la derecha ni los sindicatos colaboracionistas. La calle es del pueblo. Las evidencias son claras: el capitalismo tiene unos límites y sus peajes siempre los pagan los mismos. Cambiemos el sistema.

Anuncios