Se nos va un espacio clásico del movimiento virtual anticolonial: el blog Aragón Colonial. En cierta medida uno de los inspiradores directos para que yo me atreviera a reflexionar sobre estos aspectos. Agradecer su presencia, su aportación y la clara lucidez en la lucha contra el nacionalismo banal. El blog ha cumplido durante tres largos años con sus objetivos propuestos. Con esto es suficiente. Ahí queda, como hemeroteca, recordatorio u homenaje a posturas identitarias “poco convencionales”. Todo pasa pero todo queda también.

Anuncios