El pasado 30 de enero se realizó en Calatayú una exitosa concentración en protesta contra la instalación de una mina de magnesitas en Borobia. A veces, saturamos la blogosfera con la convocatoria, igual es necesario hablar y difundir que este acto fue un éxito, concentró a 2.000 personas y demostró que la unidad cívica del país en torno a protestas en defensa de la tierra sigue estando más viva que nunca (30 ayuntamientos apoyaron la movilización). 12 días después, reivindicamos esa lucha, porque hay que seguir informando y protestando, contra este capitalismo ecocida que con todo quiere arrasar, y contra las banderas hipócritas de los que defienden la sostenibilidad y luego hacen lo contrario en otros proyectos (léase: dedicado a los 5 partidos del actual parlamento aragonés).

Anuncios