El líder “político” de la izquierda abertzale se encuentra en una encrucijada, fruto del delicado momento por el que pasa el MLNV (en “Otegi pone al descubierto la fuerte división que azota al mundo aberzale”, El Periódico de Aragón, 23.12.09). Su carta escrita desde la prisión, ha disparado las alarmas del sector duro de ETA, los halcones vigilantes. Arnaldo Otegi apuesta firmemente por la vía política, cuestión que estaba siendo legitimada dentro de Batasuna en los últimos meses. Se constata que el ahogo al independentismo vasco cada día es mayor. Nadie dudará de la capacidad de regenerarse, de construirse a sí misma, por parte de la Izquierda Abertzale. Pero también es cierto que están en un momento de debilidad y complejidad (fuera de muchas instituciones, sin financiación económica clara, apoyos que se pierden, el PSE desnacionalizando lo que puede). Aún con todo el “efecto Otegi” marca las líneas y hace avanzar al conjunto de actores: La izquierda abertzale afirma que el comunicado de ETA “viene a impulsar el proceso democrático”.

Anuncios