Recién entrados en el año 2010 toca avisar a las fuerzas vivas de lo que se conmemora este año. El 20 de agosto hará 300 años, tres siglos, de la batalla de Zaragoza (conocida como la del Monte Torrero) y para nosotros la Batalla del Barranco de la Muerte. La última victoria de un ejército aragonés antes de ser asimilados por la colonia española con la Nueva Planta. Ganaron los partidarios del archiduque Carlos a los borbónicos de Felipe V. El último vuelo del Ave Fénix.

Somos conscientes de la importancia de la memoria histórica como regeneradora de la conciencia de un pueblo, y más si esta nación se encuentra tan asimilada como es el caso aragonés. Sabemos del aprovechamiento hispanobaturro y localista de Los Sitios de Zaragoza (1808). Sabemos del cabreo sociomediático contra los cambios nominales a la Corona de Aragón (confederación catalano-aragonesa, Corona de Cataluña y Aragón). Hago un llamamiento a los sectores soberanistas e independentistas para que recojan esta propuesta e hilvanemos entre todos algo digno para ese 20 de agosto. Es nuestra historia y la gente debe saberla. Superemos las opiniones vulgares y coloniales de nuestro pasado nacional.

Anuncios