Leía esta semana la valoración que hace Chunta de las fiestas laurentinas y coincido bastante en el análisis: modelo soso, descafeinado, que pretende sacar las fiestas del centro a la periferia (recinto de las peñas), que se mueve a la deriva y que deja poco hueco a la participación vecinal. CHA considera que las fiestas de San Lorenzo reproducen a la perfección los 10 años de mandato de Fernando Elboj, con una gestión sin ideas y de baja intensidad. Añadiré más cosas: fiestas absolutamente especistas (toros, vaquillas, becerradas, burros), modelo peñista egoísta (guerra de penes en el recinto de peñas, adivinen quién gana) y falta de atractivos en la programación musical. Una fiesta que se ha olvidado del tramo de edad de los 18 a los 35 años. Luego que todo el mundo se va para Teruel. Normal.

DSCN3045

Anuncios