De Groenlandia a China. 30 años no son nada. En las pasadas elecciones “autonómicas” en Groenlandia (mes de junio), la izquierda soberanista-independentista (el partido Inuit Ataqatigiit) ha arrasado, con un 43,7% de los votos, desbancando a los socialdemócratas (La izquierda soberanista gana en Groenlandia), que llevaban 30 años en el poder de este país bajo administración danesa. En unas condiciones mínimas de libertad, la soberanía tiende a expresarse en términos de izquierda.

En China, 20 años de las movilizaciones de Tiananmén. Y como si nada hubiera pasado. Lucha por controlar la memoria histórica, no se sabe cuanta gente murió bajo la represión de esos días. El caos o el progreso, eso dicen los analistas occidentales, ávidos del nuevo rico (la tercera potencia mundial en valores de productividad). No hay problema. Ni derechos humanos que valgan. De lo visible a lo imposible. Da igual. Ya beben Coca-cola, celebraron unos juegos olímpicos y pueden estudiar en el extranjero. Pero la historia es del poder.

tiananmen

Anuncios