No sé si hay mucho o poco que decir tras este extraño Día Nacional. Un San Chorche esbafado pero que tiene al contornillo político especialmente fértil en declaraciones y estrategias. Biel y Marcelino, a la suya, con su extraño discurso ultrapositivo hacia la aplicación del nuevo (2007) Estatuto: principalidad, financiación acorde con nuestra población, geoestrategia. Las milongas de siempre, mientras el caso La Muela sigue echando fiemo para todos los lados. La república bananera funciona perfectamente. El señor Ridao nos sorprendía el martes en “Tengo una pregunta para usted”, venía a decir que “en España no hay federalistas”. A las gentes de CHA no les habrá sentado excesivamente bien ese exceso y más ante esa alianza que se repite en las elecciones europeas. Háganselo mirar. Tampoco Esquerra está para tirar cohetes. Mientras ZP hizo cambios de gobierno, aprovechando la Semana Santa y ahora resulta que la gran alcaldesa de IU en Córdoba es fichada por el PSOE por compartir objetivos. Está rico el jamón. Menudo careto se le habrá quedado a Cayo Lara, aunque estos movimientos transfuguistas vienen al pelo en una dura lucha interna entre oficialistas del palo (de la marca IU) y el PCE de siempre. Un 23 de abril extraño pero eso no significa que no pasen cosas. Terminamos visibilizando lo más difícil, las apuestas anticoloniales, por lo menos desde Euskal Herria informan: El independentismo aragonés busca articularse y aglutinar fuerzas.

Anuncios