Resulta que la policía, estemos donde estemos, siempre hace la púa. Fuerzas de seguridad. Las protestas en Londres durante la cumbre del G-20 (2 y 3 de abril) se saldaron con un muerto, que en principio “justificaron” como que había sido de infarto, muerte natural. Pues no es así. Un vídeo revela que Ian Tomlinson, cruzaba la City para volver a casa, y un grupo de antidisturbios le seguía, uno de los agentes le golpeó con una porra en las piernas, empujándolo con brutalidad al suelo. Habrá investigación interna, pero siempre estamos igual. Aún está reciente la “pacífica” actuación en Barcelona para reprimir las movilizaciones estudiantiles contra el Plan Bolonia. En 2005, la policia británica abatió con siete disparos en la cabeza al brasileño Jean Charles de Menezes, en plena psicosis capitalista por los atentados del 7 de julio en el metro de Londres. Impunidad, coerción, impotencia. ¿De qué van ustedes?

 

Vía / “La policía británica golpeó a la víctima mortal del G-20”, EPA, 09.04.09.

 

 

 

Anuncios