“No voy a interferir en los asuntos internos de los países de la Unión Europea”. Esto respondió la flamante nueva secretaria de Estado de los EE.UU., Hillary Clinton, ante la pregunta de una joven galesa sobre las reivindicaciones de independencia de Gales, Escocia o Cataluña (ver “Clinton pone a cero el marcador de las relaciones con la UE y Rusia”, EPA, 07.03.09). Esto lo dijo en Bruselas, en el parlamento europeo, un poco antes había hablado sobre el cambio climático, Palestina o la crisis de Darfur. Un aviso para navegantes, ya que hay teorías, muy aceptadas dentro del catalanismo (léase a López Bofill), que hacen pasar los procesos emancipatorios a una ayuda o legitimidad internacional, fundamentalmente del gigante norteamericano. Las cosas como son, entre Estados se entienden y la nueva y esperanzadora Era Obama no nos va a acercar a nuestros sueños de libertad. Lo siento. Es lo que hay.  

Anuncios