A veces podemos llegar a pensar que el mundo del arte vive en su burbuja, como si nada pasase, los tiempos de la protesta quedarían lejos, distantes. Por eso me sorprendió mucho descubrir en el Okuparte de 2007 (intervenciones y perfomance artísticas en diversos locales de la ciudad de Uesca) la propuesta de Golfiss. Fotos para pensar. Y un manifiesto-folleto con toda la intención del mundo: denunciar la marbellización del pirineo, del daño irreparable de este ocio masificado, de los sueños enlatados de los paisajes inexistentes. Golfiss apuesta por la conservación, por frenar ese todavía más. Me gusta y por eso le dedico estas líneas, pasaron 2 años de esa intervención artística pero hoy sigue más vigente que nunca: ampliaciones de pistas, conexiones de otras, recrecimiento de Yesa, Biscarrués, Borobia, Gran Scala, el Alfambra. Mucho desarrollismo.

 

Anuncios