La memoria colectiva de las naciones es olvidadiza. Al poder dominante le interesa. Pensando sobre la Cincomarzada y el mundo carlista me vienen estos datos: el Partido Carlista de Aragón (a la sazón PcaA), se declaró en los años setenta del siglo pasado, federativo, socialista y autogestionario, y de hecho fue de los primeros en el país que reconoció el hecho nacional de las tres provincias que fueron un Reino y que estaban siendo bien dominadas y asimiladas por la dictadura franquista (ver Carlos Serrano y Rubén Ramos, El aragonesismo en la Transición, volumen I, 2002, Zaragoza, p. 44). No es una quimera, es un hecho histórico, contrastable documentalmente. Leyendo la otra versión de los hechos del 5 de marzo en Zaragoza uno llega a comprobar como los liberales defendieron la ciudad con sus casi 3.000 infantes, nada de defensa popular. El carlismo como línea interpretativa oscurecida, defensor de los fueros, las propiedades comunales y un orden social que se estaba desvaneciendo. No soy carlista, pero ese punto emancipador me gusta bastante. Celebrando fechas y gestas, que vienen a entronizar la construcción del Estado español liberal, obviando otras que unen más al perdido pueblo aragonés: 20 de diciembre, 29 de junio…

Anuncios