Mientras el submundo aragonés se enfanga con la crisis que pagan los trabajadores, una inminente alfombra para la ley de lenguas (apoyad en www.leydelenguas.com) y los caprichos, a veces fortuitos de ser colonia (Zaragoza no será sede de una nueva base de la OTAN), el mundo vasco se prepara para unas elecciones nacionales bien calentitas, por el supuesto empate técnico entre PNV y PSE, y ahora con el señor Garzón que se pone a meter mano en las listas electorales de la izquierda abertzale. De ANV a Demokrazia 3 Milioi (D3M) o Askatasuna. Bajo la acusación de sucedáneos volvemos a lo de siempre, una democracia de toma y daca y tiro porque me toca. Algún día escribiremos sobre la postura o aceptación de la violencia como vía hacia (…), ya que es una reflexión siempre necesaria dentro de la izquierda abertzale. Ahora se trata de simplificar el mapa político vasco, para echar de una vez por todas al PNV del poder. Lógica de Estado, la justicia al servicio de ZP. ¿Y cómo se supera el conflicto? A base de ostias seguro que no.

Anuncios