Aramón (uséase: Sarllé, Formigal, Pandicosa, Xabalambre y Baldelinares) quiere quitarle el primer puesto a Catalunya en el sector de la nieve. 1,7 millones de forfaits se vendieron el año pasado, por 1,8 en el país vecino (sumados los de Candanchú y Astún, que van por libre). Para ello el mercado está en atraer esquiadores occitanos (y algún francés despistado) y también a los vascos, enamorados de la Val d’Arán. Mucha inversión de dinero público, 100 millones de euros en los últimos seis años, sólo en la estación de Formigal ya convertida en la más grande de todo el Estado español. La DGA equilibra el territorio, potenciando la bal de Tena sobre la del Aragón. Encima, en un sector deficitario, eso sí, el precio del forfait más barato que en Catalunya para poder “competir” (39 frente a 44 euros). Eso sí, en el país de las piruletas tenemos, ostentamos, la cinta más larga (de 198 m., en el Anayet), el descenso más largo (de 9 km., en Sarllé) y el mayor dominio esquiable. Hoy leo que ayer hubo retenciones de dos horas en la carretera de Benás a Sarllé. Bonita imagen. Cantidad frente a calidad. Ante ustedes, el Benidorm blanco.

 

Vía  /  Aragón compite con Cataluña para conseguir el trono blanco (El Periódico Aragón, 08.11.08).

 

 

 

dscn2531

Anuncios