Pero el caso es que a muchos nacionalistas catalanes de la rama de Tardà -como a algunos nacionalistas aragoneses, que también aquí tenemos tema- les cruje el recuerdo de Felipe V, no pueden soportarlo. Su pecado, al parecer, fue eliminar los fueros de la Corona de Aragón, a los que los actuales secesionistas se sienten –trescientos años después, que ya ha llovido- muy apegados, como si formaran parte de su identidad.

Vía  /  Víctor Orcástegui, “Viva Felipe V”, Heraldo de Aragón, 11.12.08

Los guardianes de la memoria van a lo suyo, a proteger y ensalsar su visión de la historia. Oportunismo al 100%: ganaron las batallas, ahora os aguantáis. Aragón perdió en 1707 hasta los calzoncillos (o las bragas), y por eso Felipe V o Juan Carlos II, son nuestros amigos por los silos de los siglos. Pobres nacionalistas periféricos, reaccionarios ellos, lo moderno es gritar ¡Viva Fraga!, pero no la nuestra sino la del personaje racional y moderado que representa Manolín, con sus desaires, y que se mueran los feos (os recomiendo leer Pa que leer… a el A.F.).

Queda 1 semanita para el Diya Nazional, el 20 d’Abiento, fecha especial, bonita, triste pero dignificante en lo que ha de ser un recordatorio de las aragonesas muertas por defender la libertad de este país, 417 años de memoria. Este año será para que quiten esa banderona española de la Plaza de Aragón, pero podrá ser por cualquier otra cosa que nos haga libres, por utópica que sea: ley de lenguas, derechos de los trabajadores, especulación urbanística, selecciones propias o el derecho a decidir. Abriremos apetito con las charradas organizadas desde el Bloque Independentista de Cuchas: el jueves una de carácter nacional (Lanuza y el revisionismo antiespañol) y el viernes otra más internacional (el Sáhara y su eterno problema). Abran paso, que vamos.

sd-copia

Anuncios