El Bloque Independentista se ha asomado al oscuro agujero negro del llamado por algunos “deporte nacional”, la crítica mordaz, despedazante, con virulencia y rasmia. Se constata la ruptura de la unidad y como siempre lloraremos por tener algo que ni de lejos hemos podido soñar: una comunidad, un espacio nacional(ista). CHA nunca quiso trabajarlo (a la vista está). Y el resto ha ido oscilando entre la incapacidad, los maximalismos, la falta de visión sobre la realidad identitaria del país y la renuncia explícita a una doble vía de aragonesización (lenta y rápida, construir y rebelarse). Ahora Astral, la organización juvenil de Estado Aragonés, abandona el BIC. Que se queda como está. No es poco. Cuando muchos estábamos en Chunta, añorábamos ser más naturales, que nos dejaran expresar nuestro independentismo sin trabas de ningún tipo. Ahora resulta que no somos capaces de llegar a consensos. Supongo, que como siempre, la verdad está en el medio. EA nació con unas lógicas expectativas que no han sido satisfechas. Puyalón está un poco acorralado por las circunstancias. Chobenalla es una vieja señora, con más prestigio que futuro. Y A Enrestida, fluye, lentamente, pero sin dar un salto más. Así son las cosas. Pero mientras tanto los colonos hacen su trabajo a la perfección.  

Anuncios