En la portada de Heraldo del pasado 6 de agosto había una noticia abajo del todo que me llamó la atención por su banal sutileza. Rezaba así:

El Salud opta por una empresa catalana para el transporte sanitario en Huesca

Sutil el que sea “catalana”. La actual concesionaria, Ambulancias Pirineos, no está de acuerdo con los criterios de contratación. Si fuera una empresa extremeña ¿lo hubieran puesto? Como dice un amigo, gota a gota se hace el agujero en la roca. El españolismo mediáticamente regionalizante prepara sus pequeñas dosis diarias de catalanofobia a los lectores de su periódico. El agua de la Expo es catalana, ahora las ambulancias, quieren imponernos el catalán. Tonto, tonto, mierda, mierda. Los ejpañoles, digo.

Anuncios